Arquivo do blog

El héroe discreto

Nunca te dejes pisotear por nadie, hijo. Esta es la única herencia que vas a tener.

He de reconocer que cuanto comencé a leer esta novela me sentí un tanto despistado sobre lo que el autor, Mario Vargas Llosa nos quería relatar. Las dos historias principales, la de Felicito Yanaqué e Ismael Carrera, tienen mucho en común pese a tratarse de dos asuntos aparantemente sin relación alguna.

La primer relato es el de un chantaje digno de una banda de mafiosos. D. Felicito Yanaqué dueño de una floreciente empresa de transpotes tanto de mercancias como de viajeros levantada por él con su trabajo y saber hacer, es amenazado con sufrir daños sin fin si no accede al pago de un estipendio mensual, La amenaza es global, alcanza al desarrollo normal de su empresa así como a su convivencia familiar; está casado y tiene dos hijos. Debido a la naturaleza un tanto sorprendente de su matrimonio, la relación con su esposa, mujer de escaso atractivo, ha inducido a Don Feliicito a mantener una amante, mujer de buena planta y belleza. También a ella está amenazada.

Ahora bien, Don Felicito había prometido a su padre que nunca se dejaría avasallar ni tendría temor alguno a lo que pudiera pasarle en un caso semejante y él es un hombre de palabra. Denuncia a la policía lo que le ha sucedido al tiempo que en el diario de mayor tirada de Piura, ciudad de los hechos, hace saber a quienes le amenazan que no se avendrá a trato alguno que le obligue al pago que le demandan. La palabra dada a su padre está ahí, para cumplirla y nada ni nadie le hará cambiar de opinión.

                                                                                       PIURA

El caso de Don Ismael Carrera es diametralmente distinto. Viudo, entrado en años, exitoso hombre de negocios de Lima   y padre de dos hijos, sabe que a su muerte su empresa durará lo que sus descendientes tarden en fundir todo el beneficio en francachelas y malos modos de vida. Él no desea que esto ocurra y para evitarlo decide casarse nuevamente, pero no con alguien de su clase, lo quiere hacer y hace con su asistenta, una mujer, Arminda, 40 años más joven que él. Ella le tiene cariño, lleva siendo su sirvienta mucho tiempo y cuanto se lo propone no duda en decir que sí, aun sabiendo que se mete en un buen berengenal ya que los dos hijos de Ismael no se van a quedar quietos y haran lo imposible por anular el enlace aduciendo demencia senil de su progenitor.

Este que conoce lo que puede suceder le pide a D. Rigoberto, antiguo empleado suyo, hombre de leyes ya jubilado, que  junto con su fiel chofer, Narciso, sean sus testigos de boda. Se celebrá esta tanto por lo civil como por lo religioso para que sea más complicado poder anularla.

                                                                                          LIMA

Tenemos ya dos héroes anónimos, Felicito e Ismael. A estos hay que añadir a Rigoberto y Narciso que se verán implicados en las maniobras torciteras de los hijos de Ismael. Habrá más y la lectura de la novela nos lo  irá desvelando. Lectura de por sí interesante y con la maestría a que nos tiene acostumbrados el autor.

¿Que intenta reflejar con estos relatos, que en un momento en que parece que los principios éticos y morales están en decadencia?, que todavía hay personas que hacen honor a ellos. Que no dudan en arrastrar peligros e incomodidades por mantenerlos aunque queden en el anonimato o sean motivo de un orgullo general que después no se ve reflejado en el día a día de la sociedad que nos ha tocado vivir.

Hay otro personaje digno de mención. Es Edilberto Torres. A cualquier hora y en cualquier circunstancia se le presenta a Fonchito, hijo de Don Rigoberto y al que conocemos por estar enamorado de Doña Lucrecia, su madrastra, tal como se relata en la obra del autor Elogio de la madrastra. Parece no tener relación con las historias que se cuentan pero preguntado el autor, reveló que lo incluyó por ser otro defensor a ultranza del bien hacer y la honradez por encima de todo. El representa al biografo Rubén Dario, Edelberto Torres. Un tercer héroe discreto. Defensor de las libertades y de la enseñanza. En un viaje dentre Guatemala y San José de Costa Rica, un vuelo de la Panamerican, el avión complacientemente aterriró en Managua donde fue apresado y encarcelado. Estuvo un año en prisión. Al salir demandó a la compañía aerea y la indemnización recibida se repartió entre sus abogados y su casua revolucionaria. Él siguio siendo pobre pero había demostrado que nadie debe dejarse pisotear.

Jorge Mario Pedro Vargas Llosa (Arequipa, 28 de marzo de 1936), i marqués de Vargas Llosa,12​ conocido como Mario Vargas Llosa, es un escritor peruano que cuenta también con la nacionalidad española desde 1993. Considerado uno de los más importantes novelistas y ensayistas contemporáneos, su obra ha cosechado numerosos premios, entre los que destacan el Nobel de Literatura 2010, el Cervantes (1994) —entendido como el más importante en lengua española—, el Premio Leopoldo Alas (1959), el Biblioteca Breve (1962), el Rómulo Gallegos (1967), el Príncipe de Asturias de las Letras (1986) y el Planeta (1993), entre otros. Desde 2011 recibe el tratamiento protocolar de Ilustrísimo señor al recibir de Juan Carlos I de España el título de Marqués de Vargas Llosa.

Vargas Llosa alcanzó la fama en la década de 1960 con novelas como La ciudad y los perros (1962), La casa verde (1965) y Conversación en La Catedral (1969). Continuó escribiendo prolíficamente en varios géneros literarios, incluyendo la crítica literaria y el periodismo. Entre sus libros se encuentran obras de teatro, novelas policiacas, históricas y políticas. Varias de sus novelas, como Pantaleón y las visitadoras (1973) y La fiesta del Chivo (2000), han sido adaptadas y llevadas al cine.

Muchas de las obras de Vargas Llosa están influidas por la percepción del escritor sobre la sociedad peruana y por sus propias experiencias como peruano; sin embargo, de forma creciente ha tratado temas de otras partes del mundo. Desde que inició su carrera literaria en 1958 reside en Europa (entre España, Gran Bretaña, Suiza y Francia) la mayor parte del tiempo, de modo que en su obra se percibe también una cierta influencia europea.

Al igual que otros autores hispanoamericanos, ha participado en política. Luego de simpatizar con el comunismo en su juventud, a partir de la década de 1970 se adscribió al liberalismo. Fue candidato a la presidencia del Perú en las elecciones de 1990 por la coalición política de centroderecha Frente Democrático (Fredemo). Perdió la elección en segunda vuelta frente al independiente Alberto Fujimori.

Dada su dilatada biografía dejamos aquí la dirección de Wikipeida para el que esté interesado en conocer mas a fondo todo lo relacionado con este gran escritor hispanoa

https://es.wikipedia.org/wiki/Mario_Vargas_Llosa

 

Los desorientados

Más vale equivocarse en la esperanza que acertar en la desesperación

La novela es de Amin Maalouf. Libanés de nacimiento, exiliado en Francia donde desarrolló toda su actividad literaria que tiene un único fin, el de estrechar lazos entre Oriente y Occidente.

La frase resaltada figura en la contraportada del libro y a mi modo de ver refleja el contenido del mismo. La lucha por lograr un mundo libre y tolerante donde las personas que lo habiten no tengan que temer persecución alguna por ser de esta o aquella manera, por pensar así o asa, por pertenecer a una u otra raza.

Adam, un profesor árabe de Historia, ubicado en París y con la vida asentada en dicha capital, recibe la llamada de una antigua amiga, Tania, en la que le solicita que vaya a Libano ya que su marido y también viejo amigo Mourad  se esta muriendo y quiere verle. Adam, después de sopesarlo brevemente, decide ponerse en camino, sabiendo que se va a reencontrar con su pasado, que volverá a vivir las emociones que le hicieron dejar aquella su tierra y abandonar de la noche a la mañana a las amistades de toda su joven vida, decisión que le enfrentó con el que ahora le llama a su lecho de muerte. Igualmente tuvo que renunciar a su única familiar, su abuela, mujer que se alegró de la decisión que había tomado dado el peligro que entrañaba permanecer allí debido al estallido de la guerra.

                                                                            Imagenes de aquella guerra en 1975

En aquellos días y junto con otros compañeros de colegio y universidad habían formado un club al que llamaban “Círculo de los Bizantinos”. Sus reuniones en casa de uno o de otro se distinguian por el buen ambiente y la tolerancia. Eran de diversas creencias e incluso razas, pero nada de esto hasta entonces había supuesto un inconveniente para la convivencia y el cariño mútuo. Pero aquel 1975 todo lo cambió. El país entero se rompió, ya nadie estaba seguro; de un barrio a otro podía haber una invisible línea de separación que era a la vez la frontera entre la vida y la muerte. En este estado de cosas Adam tomo la decisión comentada y dejó su patria. No fue ni el primero ni el único.  El Círculo quedó condenado y las opiniones sobre lo que acontecía provocaron que entre ellos comenzasen los reproches. Ahora, veinticino años después, y por dar satisfacción a ese antiguo amigo, con el que desde hace mucho tiene rota su relación, vuelve a aquellos lugares.

Allí está otra vez y todo vuelve a estar presente. No puede cumplir el deseo de hablar con Mourad, cuando él llega ya ha fallecido, pero su estancia en aquel lugar despierta en él el deseo de volver a reunir a los Bizantinos, por lo menos a los que puedan estar  vivos. Y a esa labor se entrega con todo su empeño ayudado por otra de las componentes del Círculo, la bella Semíramis. De este esfuerzo va el relato que de paso nos hará reflexionar sobre la amistad, el exilio, el amor, la memoria, la identidad y la necesidad de tender puentes entre nosotros mismos como individuos y como entes culturales, algo que como he dicho ya, es una constante en la obra del autor.

La historia tiene dos narradores, el propio Adam y una tercera persona. El tipo de escritura señala cuando es uno y otro el que cuenta lo que sucede, si bien podemos decir que cuando es Adam lo que escribe son sus propios recuerdos y pensamientos íntimos mientras que el tercero relata lo que va sucediendo en tiempo real. En todo caso el libro se lee con interés y sus frases matizando conceptos que nos parecen rotundos, como es el caso de Patria, Estado, bienestar, etc. hace que la lectura nos seduzca y obligue a recapacitar sobre lo que el autor plasma en el papel.

Amin Maalouf (Beirut 25 de febrero de 1949), es un escritor libanés de lengua francesa, que reside en París. Ha sido galardonado con el Premio Príncipe de Asturias  de las Letras en 2010.

Aunque nació en Beirut, los primeros años de su infancia los pasó en Egipto, país donde vivía su abuelo materno. Amin Maalouf estudió la primaria en su ciudad natal en un colegio francés de jesuitas (su madre era católica y francesa). Cuando estudiaba en la Universidad conoció a Andreé, con la que se casaría en 1971.

Poco después empezó a trabajar como periodista para el principal diario libanés An Nahar. Fue enviado especial a zonas problemáticas como VietnamEtiopía. Con el estallido en 1975 de la guerra civil en Libano, Maalouf decide abandonar su patria y refugiarse en París. En 2oo6 trasladó al resto de su familia a esa capital.

En sus libros mezcla la realidad histórica con la ficción, y aspectos de dos culturas diversas como la occidental y la oriental. En 1993 recibió el Premio Goncourt por su novela La roca de Tanios. En 2004 publicó un notable libro de memorias: Orígenes.

Además de novelas ha escrito varios ensayos y libretos de ópera. Sus libros han sido traducidos a numerosos idiomas.

El 23 de Junio de 2011 fue elegido miembro de la Academia Francesa en la silla 29, que antes ocupó, hasta su muerte en 2009, Claude Lévi-Strauss.

En el año 2012 editó la novela que nos ocupa.