Arquivo do blog

Tierra desacostumbrada

La naturaleza humana no dará fruto, al igual que la patata, si se planta una y otra vez, durante demasiadas generaciones en la misma tierra agotada. Mis hijos han tenido otros lugares de nacimiento y, hasta donde alcance mi control sobre su fortuna, echarán raíces en tierra desacostumbrada. (Nathaniel Hawthorne )  

La frase es lo primero que se lee en el libro que hemos escogido en el Club para iniciar las sesiones en 2013. Sinceramente me parece un canto a la movilidad y adaptación humana, a sentirse ciudadanos del mundo, a saber que, sin tener que olvidar nuestra propia cultura, podemos integrarnos en otras desde el respeto mutuo y sin imposiciones.

De eso tratan las historias que se cuentan en esta novela. Las acciones en todas ellas son protagonizadas por personas nacidas en Estados Unidos cuyos padres son originarios de India, son lo que comúnmente se llaman de segunda generación. Están perfectamente integrados en la cultura occidental pero no han perdido sus raíces y se siente vinculados a costumbres familiares y sociales que les entroncan con sus padres y con sus raíces en el  país de origen de estos. Costumbres de las que no pueden o no quieren desvincularse totalmente.

El libro lo componen 8 relatos. Los cinco primero son inconexos, si exceptuamos el hecho de estar protagonizados por inmigrantes indios de segunda generación que pertenecen a una cierta élite cultural. Los tres últimos, la historia de Hema y Kaushik, configuran una pequeña novela en tres capítulos. En todos ellos el tema central es la condición humana y las relaciones familiares. Esas cadenas que unen a todos los de una misma estirpe. Nos habla de las relaciones de padres e hijos, de encuentros y abandonos, de renuncias obligadas y dolorosas  que les permiten seguir su camino en la nueva tierra, de todo aquello que les ayuda a comprender la realidad que les rodea y a la que deben  adaptarse para ser lo más felices posible y también a la que deben  transmitir  sus propios valores y conseguir que estos no interfieran en esa adaptación y desarrollo comentado.

Son historias de inmigración, de personas fuera de su entorno cultural, en tierra desacostumbrada;  historias que cuentan la dificultad de sustraerse a los vínculos  que les son propios y que es preciso dejar al margen para crecer en esa nueva tierra. No será fácil para nadie, pero como antes se comenta, es necesario hacer, para que los nuevos vínculos afectivos den el fruto deseado aunque ello conlleve silencios y renuncias.

El libro está escrito con fluidez y su lectura resulta fácil. Los temas emocionan quizás porque tratan de asuntos íntimos como son las comentadas relaciones,  familiares, de pareja y sociales, comunes a todos los humanos, pero a la vez condicionadas por razones de raza, cultura o religión.

Jhumpa Lahiri nació en Londres en julio de 1967, hija de inmigrantes del estado indio de Bengala Occidental. Su familia se mudó a Estados Unidos, concretamente a Rhode Island, cuando tenía tres años de edad. Ella se considera estadounidense. De hecho dice “yo no nací aquí pero bien podría haber hecho“. Creció en Kingston. Su padre Amar Lahiri era el bibliotecario  de la Universidad de Rhode Island. Su madre quería que sus hijos no olvidasen su lengua bengalí y durante su juventud realizó frecuentemente viajes a Calculta para visitar a la familia.

Su nombre propio es el de Nilanjana Sudeshana. Al comenzar a frecuentar el jardín de infancia, su padre decidió llamarla por el nombre de su mascota Jhumpa añadiendo el Lahiri familiar, ya que consideraba estos nombres más fáciles que el verdadero. Ella recuerda que siempre se sintió avergonzada por su nombre, como si causara dolor a alguien por ser quien eres.

Se licenció en Literatura Inglesa en el Barnard College en 1989. Después recibió múltiples grados en la Universidad de Bostón, como MFA en escritura creativa, Master en Literatura Comparada y Doctora en Estudios del Renacimiento. Ha enseñado escritura creativa  en la Universidad de Bostón y en la Escuela de Diseño de Rhode Island.

En 2001 se casó con Alberto Vourvoulias-Bush. Comentar que su marido es guatemalteco, nacido en México de padre estadounidense de origen griego. Actualmente vive en Fort Greene, Brooklyn con su marido y sus dos hijos.

Inicialmente sus escritos no fueron del agrado de los editores.  Su primera colección de cuentos Intérprete de emociones  se publicó en 1999. Elogiada por la crítica norteamericana, recibió por contra alguna críticas en el país de origen de sus padres. Aborda en ellos temas delicados sobre la vida de los inmigrantes indios, temas como las dificultades maritales, abortos y el despego entre la primera y segunda generación de estos inmigrantes. Vendió 600 mil ejemplares y en el año 2000 recibió por esta obra el Premio Pulitzer. (Era la séptima vez que una colección de cuentos ganaba el prestigioso premio).

En 2003 lanzó al mercado su primera novela, El buen hombre, en la que relata la vida durante más de treinta años de una familia de inmigrantes indios y la brecha que padres e hijos experimentan en su relación durante ese prolongado período. La novela fue adaptada al cine en 2007. Rodada en Bollywood, dirigida por Mira Nair. Jhumpa Lahiri actúa en ella como “tia Jhumpa“.

La que nos ocupa, Tierra desacostumbrada, se publicó el 1 de Abril de 2008 y tiene el mérito de haberse encaramado al primer puesto de la lista de best seller del New York Times de forma inmediata.

Desde 2005 es vicepresidenta de la PEN American Center, una organización diseñada para promover la amistad y la cooperación entre escritores.

Ha realizado esporádicos trabajos para la televisión. Concretamente para la productora HBO.

Carta de una desconocida


Stefan Zweig
nos cuenta  una historia intimista. La historia de un amor total, sublime, de absoluta entrega y generosidad. Y su maestría al escribir el relato hace que lo creamos. Que estemos convencidos de que fue así, de que existió.

Esto es lo primero que nos sorprende. Que pese a lo imposible que pueda parecernos el hecho, no dudamos en que pudo haberse producido. Es la forma de narrarlo, de hilvanarlo, de hacer que todo case lo que nos apasiona de la historia. La de una mujer enamorada de un hombre al que tiene idealizado y por el que es capaz de todo tipo de sacrificios.  Él, una persona que pese a haber tenido encuentros íntimos con ella, de uno a otro de esos momentos no la reconoce. Ella, toda generosidad y entrega, está enamorada de un hombre  egocéntrico que solo vive para su profesión y  placer. Además de describir el amor total que siente por él, la carta nos deja entrever  la lejanía con la que su amado trata a las personas con las que se relaciona. Solo un trato prolongado hace que las pueda  considerar, todo lo demás son momentos que para él no tienen más valor que el placer que pudo obtener, sin necesidad de recuerdo posterior alguno.

Hay otro hecho singular. Los personajes son totalmente anónimos. Ni un solo nombre personal aparece en toda la narración. Sabemos que transcurre en Viena, pero la época es indefinida y los actores intemporales. Quizás en estos tiempos fuese difícil que el caso se diera, pero no me atrevo a asegurarlo.

El autor despliega todo un ejercicio imaginativo. Se traslada mentalmente al alma de una mujer y nos da cuenta de sus más profundos sentimientos, haciendo que vivamos la trama como unos interesados y emocionados espectadores.

La historia fue llevada al cine en 1948. Dirigida por Max Ophüls e interpretada por Joan Fontaine y Louis Jourdan.

El tomo contiene otros dos relatos cortos, Leporella y El refugiado.

Leporella nos cuenta la historia de Crescencia, una joven tirolesa al servicio de una pareja aristocrática. La unión de estas dos personas carece de amor y es tensa.

La vida diaria de Crescencia transcurre con normalidad sin darle importancia al hecho antes comentado, a ella solo le interesa su labor y ahorra para una vejez tranquila. Pero la interrupción de su patrón mediante gestos de interés hacia ella en ausencia de su esposa cambia esta situación. Después de esforzarse por complacer a su amo, la vuelta de su mujer truncará esta situación. Destruida por el dolor Crescencia terminará abruptamente su padecimiento.

El refugiado nos cuenta una historia que se inicia cuando un pescador encuentra sobre unas tablas en el lago de Ginebra el cuerpo de un naufrago. La acción se sitúa en 1918. Al llegar a tierra se difunde la noticia y se averigua que el naufrago es un desertor del frente. Un culto empresario consigue comunicarse con él en ruso.  Así se enteran de su historia que va desde las estepas rusas al frente francés, donde cayó herido y deseó volver a su tierra. Creía estar en el lago Baikial cuando solo había llegado al de Ginebra. Pese al trato cordial de la gente él se siente perdido, temeroso y hasta avergonzado.

Finalmente pretende regresar a un hogar que ya difiere del que dejó y al que le será imposible llegar.

 Stefan Zweig fue un escritor austriaco. Nació en Viena el 29 de noviembre de 1881 y murió en  Petrópolis, Brasil, el 22 de febrero de 1941.

Fue hijo de una familia de judíos acomodada. Su padre era un próspero y acaudalado fabricante del textil y su madre venía de una familia de banqueros italianos.

Se doctoró en filosofía en la Universidad de Viena. También realizó cursos de literatura que le permitieron codearse con la vanguardia cultura vienesa.

En 1920 se casó con Friderike María Burger von Minternitz a quien había conocido ocho años antes. Ella era una admiradora de su obra.

Azares de la vida le habían llevado a exiliarse en Zurich. Lo hizo durante la primera guerra mundial pese a que al no ser declarado apto para el frente estaba destinado en retaguardia, en la oficina de guerra. Fueron sus convicciones antibelicitas los que empujaron al joven escritor a exiliarse en Suiza. Allí conoció y trabo amistad con Hermann Hesse Thomas Man y Max Reinhardt.

Persona de fuertes ideas antinacionalistas tuvo problemas con la llegada al poder de Hitler.  Cuando la influencia nacionalsocialista se hizo patente en Austria se trasladó a Londres durante un tiempo.Pese a que la religión judía no había formado parte de su educación fue declarado “no ario“.

En 1936 sus libros fueron prohibidos en la Alemania nazi.

En 1938 se divorció de su primera esposa. Un año después se volvió a casar con Charlotte Elisabeth Altmann. Al inicio de la segunda guerra mundial se trasladó a Paris y posteriormente a Inglaterra, en donde obtuvo la ciudadanía. Viajó después a América norte y sur dando un ciclo de conferencias.

En 1941 se mudo a Brasil.  En Petropolis, junto a su esposa, desesperados ante el futuro de Europa y su cultura, pues creían de verdad que el nazismo se extendería a todo el planeta, un 22 de Febrero se suicidaron. Zweig había escrito:

“Creo que es mejor finalizar en un buen momento y de pie una vida en la cual la labor intelectual significó el goce más puro y la libertad personal el bien más preciado sobre la tierra”.

Su autobiografía “El mundo de ayer”,  con publicación póstuma hacía 1944, es un panegírico a la cultura europea que consideraba para siempre perdida.

Tiene una extensa obra publicada entre novelas, relatos, teatro, ensayo y biografías. Pese a ser un escritor de éxito, desde su muerte ha decaído mucho el interés por la lectura de su escritos.