Arquivo do blog

LO QUE CALLAN LOS MUERTOS

Es la primera novela que publica la autora, Ana Lena Rivera y no parece que vaya a ser la última en la que el personaje de Gracia San Sebastián sea la principal protagonista.  En ella la autora nos cuenta una historia de investigación e intriga, que a la vez nos sumerge en la vida cotidiana de unas familias que viven en una capital de provincia, Oviedo concretamente, y cuya cotidianidad relata sin romper en nada la narrativa de la base principal de la novela, la investigación de una estafa a la Seguridad Social por cobro de una pensión indebida durante más de una treintena de años.

Podemos encontrar un tanto peculiar que dicha trama alcance a la familia de la investigadora de forma tangencial debido a la amistad con una familia vecina. Que este hecho haga que los componentes de esta familia, hermana, amigos, conocidos, etc., intervengan en los pormenores de dicha investigación, unas veces más conscientemente que otras, y que el ovillo se vaya deshaciendo con lo que ellos son capaces de descubrir y aportar.

Destacar el papel que en la novela tienen las mujeres. Ellas son las verdaderas protagonistas de la historia y ellas también aportan a la trama sus problemas y visicitudes.

Como ya hemos señalado, a la vez que se desenreda el asunto principal  se hace un recorrido por la vida social en  Oviedo, sus zonas de ocio, costumbres más o menos arraigadas, el el día a día, clima, etc. etc.; lo que da al relato un aire de guia turistica que lo hace ameno y que permitira al lector conocer más sobre esa vida provinciana tan rica en matices.

Es en difinitiva una novela de misterio y a la vez costumbrista y pese a hablarnos de crímines, fraudes, suicidios etc., lo hace sin violencia ni escenas crudas. Lo que sucede parece ser algo normal y lo que importa es conocer lo que motiva a las personas a actuar de la forma que lo hacen.

Ana Lena Rivera (Oviedo, 3 de mayo de 1972) es una escritora española, autora de la serie de intriga protagonizada por la investigadora Gracia San Sebastián.

Licenciada en Derecho y Administración de Empresas por ICADE, después de diecisiete años de carrera profesional en el mundo de los recursos humanos, abandonó su puesto en la alta dirección de una gran multinacional para dedicarse de lleno a la literatura. Después de dos años como escritora y bloguera literaria, se alzó con el Premio Torrente Ballester de Novela por su primera novela, Lo Que Callan los muertos, primer caso de la serie de novela policíaca protagonizada por la investigadora financiera Gracia San Sebastián. Ese mismo año, la novela quedó Finalista del Premio Fernando Lara 2017.

Obra

Serie Gracia San Sebastian

Gracia San Sebastián es una investigadora de fraudes financieros. Después de pasar diez años en el FiDi, el distrito financiero de Nueva York, defendiendo la legalidad de productos financieros complejos en un gran banco de inversión, termina desencantada al producirse la crisis financiera en Estados Unidos y Europa. Después de morir su hijo, dejó atrás su casa en Brooklyn Heighs para mudarse con su marido a pocos kilómetros del Mar  Cantábrico. Pronto empieza una estrecha colaboración con la policía nacional, de la mano de Rafa Miralles, comisario y marido de una compañera de colegio, Geni “La Chismes”, que le encarga investigaciones financieras puntuales relacionadas con casos abiertos.

Distinciones

 

 

 

Nada se opone a la noche

Mi madre llevaba varios días muerta.

Ese hecho, el encuentro de su madre Lucile muerta, es el motivo que lleva a la autora Delphine de Vigan  a indagar en su pasado  y por extensión en el pasado de la familia Poirier. Es el deseo de conocer como fue la vida de sus abuelos, George y Liane y la de sus numerosos hijos Lisbeth, Barthélémy, Lucile, Antonin, Jean-Marc, Milo, Justine, Violette y Tom. Narrada en primera persona, es una novela intimista y dura, que fácilmente llega al corazón. Y es que los sentimientos están ahí y aunque contenidos, no dejan de impresionar y emocionar; tanto por su crudeza como por el amor filial que destilan por encima de cualquier otra consideración.

A lo largo de la narración nos va también hablando de su propia niñez y de la de su hermana Manon. Nos esboza como fue la infancia y pubertad de ambas, sus miedos, alegrías, indecisiones y extrañezas sobre los sucesos que a su alrededor se producían, el divorcio de sus padres, Lucile y Gabriel y la relación que ellas tuvieron con él después de aquel hecho.

Divide la historia en tres partes. En la primera nos narra la infancia y juventud de Lucile y sus hermanos, los sucesos que alegraron aquellos momentos y los que los entristecieron, en especial la muerte de Antonin. Como eran sus padres, aparentemente una pareja feliz y emprendedora, acogedora y entregada a sus hijos. Por destacar algo diremos que Lucile era una exitosa modelo de ropa infantil. De la lectura de esta parte podemos sacar las primeras impresiones de como será su futuro.

En la segunda parte nos detalla su vida juvenil, un tanto bohemia. También como  fue la infancia de Delphine; sus recuerdos, la relación con su hermana Manon y sobre todo la sensación que la autora tiene de que su madre se ha apartado de ella al cumplir más o menos diez años. Relata igualmente los primeros síntomas  de la enfermedad de    Lucile.

La tercera nos describe la madurez de Delphine, el nacimiento de sus hijos y la lucha de su madre contra la enfermedad que la consume.

A lo largo de toda la narración nos va detallando las dificultades que encuentra para desarrollar la historia. Los esfuerzos para que las personas que conocieron y vivieron los hechos hablen de los mismos y le entreguen aquello que pueda servir para describirlos, fotos, diarios, grabaciones. La lucha contra los miedos a rememorar lo pasado, a enfrentarse con sus actitudes de entonces, a preguntarse el grado de responsabilidad que tuvieron en lo acaecido. Es una terapia de todos, de la familia entera. Es el sillón del psicoanálisis al que les convoca la llamada de Delphine y al que acuden, pese a saber que volver sobre aquellos días no va a ser siempre  agradable y puede abrir heridas que se creían muy cicatrizadas.

En el relato la autora pone distancia entre ella y los diferentes personajes que aparecen. Son familia, pero al describirlos  evita todo juicio de valor que sobre ellos pueda tener. Los detalla por lo que cuentan, por las aportaciones que hacen al común. Y, sinceramente, creo que acierta. Esa postura hace más creíble la historia que nos brinda.

Este  esfuerzo colectivo de evocación tiene un efecto colateral que la autora comenta. Nos dice que alguno de sus familiares le confesó que el  ejercicio de memoria llevado a cabo ha tenido el sorprendente efecto de conseguir que volvieran a hablar. La vida los había distanciado, emocional y físicamente. Lo hecho ha logrado que vuelvan a comunicarse y estar más unidos. Se han reencontrado

Animo a leer el libro con calma y con la mente muy abierta. Sin juicios de valor. El lector puede implicarse en lo que sucedió y juzgar,  pero siempre le faltará conocer  todos los matices. Lo que se narra de memoria por muchas pruebas físicas en que se base, viene filtrado por el paso del tiempo que, por mucho que nos esforcemos y sin ser conscientes de ello, distorsionan nuestra actual visión de lo sucedido.

Delphine de Vigan (Boulogne-Billancourt, 1966) . Novelista francesa. Actualmente vive en París.

Creció en una familia “difícil” lo que hizo que se refugiara en la lectura. Tras varios pequeños empleos, ocupó en Alfortville un puesto de ejecutivo en un instituto de encuestas. Más tarde retomó sus estudios; una licenciatura y un máster en recursos humanos y comunicación interna. En la actualidad, madre de dos hijos, vive de su pluma desde 2007.

Su primera novela, Jours sans faim, en la que contaba su lucha contra la anorexia, apareció en 2001 bajo el seudónimo de Lou Delvig. Siguió escribiendo bajo su verdadero nombre y su novela No y yo (2007), se convirtió en un best seller que recibió el Premio de los libreros y fue llevado a la pantalla por Zabou Breitman en 2010.

Las horas subterráneas (2009), con un gran éxito de crítica y muchos lectores figuró en la lista de obras seleccionadas para el Premio Goncourt y obtuvo el Premio de los lectores de Córcega. Nada se opone a la noche (2011) ha obtenido el Premio de novela FNAC, el Premio de novela de las Televisiones Francesas, el Premio Renaudot de los Institutos de Francia, el Gran Premio de la heroína Madame Figaro y el Gran Premio de los lectores de Elle. Ha tenido un éxito arrollador en Francia donde ha superado el medio millón de ejemplares y ha estado durante muchos meses en el raaking de las novelas más vendidas. Además ha sido o está siendo publicada por varías editoriales extranjeras.