Arquivo do blog

El abuelo que saltó por la ventana y se largó

“Las cosas son como son y así seguirán siendo”.

Allan Karlsson, nació en Suecia en 1905, tal día como hoy del año 2005 la comunidad en la que vive le va a rendir un merecido homenaje por haber llegado a cumplir los 100 años de vida que es algo que no ocurre todos los días. Todo está preparado en el asilo en el que habita, incluso las autoridades políticas del lugar se personarán en el acto. Todo está listo menos lo más importante, el estado de ánimo del Sr. Karlsson. Él quiere dejar atrás toda su vida anterior y no está dispuesto a servir de protagonista en algo que no le preguntaron ni él propuso. Así que vestido como cualquier día, con un traje marrón y unas zamaedillas marrones, l(zapatillas   llamadas así por que a esa edad rara vez se mea más lejos que sus propios zapatos), en fin, vestido de esa guisa decide largarse y lo hace, empezando de esta manera la historia que configura la novela que su autor Jonas Jonasson nos propone y que se compone de una serie de peripecias que comienzan con el encuentro fortuito con una maleta.
Este es el inicio de las aventuras anunciadas y en las que Allan no estará solo. Sus compañeros son un ladrón de poca monta, un vendedor de salchichas y una mujer con una peculiar mascota. El lío dará pie a que el detective Aronsson, un policía solitario, encuentre indicios suficientes en el caso para que este mantenga en vilo a todo el país.
Para Allan la frase con la que iniciamos esta descripción, pronunciada por su madre, define su filosofía de vida. Si nada va a cambiar lo mejor es poder ir a un sitio tranquilo donde pueda tomar una copa de aguardiente sin necesidad de oír sandeces y mucho menos discursos políticos. Él siempre ha sido un hombre solitario, con mucha suerte, que cuando ha tenido que tomar decisiones lo ha hecho sin pensarlo en demasía. Le gusta conversar pero de temas normales, sin que ni la política ni la religión contaminen esos momentos de serena y apacible charla.

El día a día de este 2005 se alterna con el pasado. Con su historia desde su nacimiento en el lejano 1905. Se irán desgranando sus peripecias a través de curiosos relatos que dejan asombrados a sus nuevos amigos y, por supuesto, al lector, enfrascado en el hilo narrativo. A través de estas historias viajaremos por medio mundo, Suecia, España, EEUU, China, Himalaya, Irán, Rusia, Corea del Norte, Bali, desfilando ante nuestro ojos personajes históricos conocidos de los que nos da una singular versión que extiende a los hechos y circunstancias que han configurado el recientemente terminado siglo XX.

Allan Karlsson es un personaje sencillo con una fuerte personalidad. Él considera su vida igualmente sencilla. Además sus principios no han cambiado desde que se formaron en sus adolescentes años. Sus peripecias estrambóticas y rocambolescas nos harán pasar un buen y divertido rato dejándonos un regusto agradable y un grato recuerdo. Como uno de aquellos cuentos de la niñez que han seguido en nuestras mentes durante toda nuestra existencia.

Su autor define a Allan como un “idiota político” y dice “que esto es lo más peligroso que hay, que no hace falta que salte una vez más, del libro a la realidad”, esto según él “sería peligrosísimo”.

Este no cabe duda es un libro para “abuelos”. El propio autor, Jonas Jonasson nos lo dice en el preámbulo de la obra:

“Nadie era capaz de hechizar a su público como el abuelo, sentado allí, en el banco de madera, inclinado ligeramente sobre su bastón y mascando rapé.

      -Pero ¿es eso cierto, abuelo? -preguntábamos pasmados sus nietos.

      -Quienes sólo saben contar la verdad no merecen ser escuchados -contestaba el abuelo.
Pär-Ola Jonas Jonasson, nacido en 1961, es un periodista y escritor sueco que se ha dado a conocer en todo el mundo mediante la novela que nos ocupa, El abuelo que salto por la ventana y se largó.
Nació y se crió en Växjö, en el sur de Suecia. Estudio en la Universidad de Gotemburgo y trabajó como periodista en su ciudad natal. También para el vespertino sueco Expressen, en el que permaneció hasta 1994. En 1996 fundó una exitosa compañía de medios de comunicación, la OTW, a la que, tanto él como sus empleados han dedicado su tiempo de forma generosa.
Por razones de salud debe cambiar de forma de vivir. Vendió su empresa y se traslado a vivir a Sörmland en la costa sur de Suecia. En el año 2007 y después de contraer matrimonio se traslada a Ticino, en Suiza, lugar en que concentró en la escritura del libro que nos ocupa. Divorciado de su esposa y obtenida la custodia de su hijo, pasó a residir en la isla de Gotlan en el país de su nacimiento.
Entre sus proyectos está la publicación de una nueva novela de índole parecido a la que nos ocupa en lo que divertimento se refiere.

El abuelo que saltó por la ventana y se largó está traducida a 30 idiomas y tiene vendidos sus derechos cinematográficos a una productora sueca que espera tener lista la película a finales de 2013.

La obra ha recibido los premios siguientes: Libreros de Suecia de 2010; German Prioner Price de 2011; Premio Audiobook danés de 2011 y el Escapades Prix de 2012.

El abuelo que saltó por la ventana y se largó

“Las cosas son como son y así seguirán siendo”.

Allan Karlsson, nació en Suecia en 1905, tal día como hoy del año 2005 la comunidad en la que vive le va a rendir un merecido homenaje por haber llegado a cumplir los 100 años de vida que es algo que no ocurre todos los días. Todo está preparado en el asilo en el que habita, incluso las autoridades políticas del lugar se personarán en el acto. Todo está listo menos lo más importante, el estado de ánimo del Sr. Karlsson. Él quiere dejar atrás toda su vida anterior y no está dispuesto a servir de protagonista en algo que no le preguntaron ni el propuso. Así que vestido como cualquier día, con un traje marrón y unas zamaedillas  (zapatillas también marrones, llamadas así por que a esa edad rara vez se mea más lejos que sus propios zapatos), en fin, vestido de esa guisa decide largarse y lo hace, empezando de esta manera la historia que configura la novela que su autor Jonas Jonasson nos propone y que se compone de una serie de peripecias que comienzan con el encuentro fortuito con una maleta.

Este es el inicio de las aventuras anunciadas y en las que Allan no estará solo. Sus compañeros son un ladrón de poca monta, un vendedor de salchichas y una mujer con una peculiar mascota. El lío dará pie a que el detective Aronsson, un policía solitario, encuentre indicios suficientes en el caso que está investigando que lo reactivan y mantendrá  en vilo a todo el país.

Para Allan la frase con la que iniciamos esta descripción, pronunciada por su madre, define su filosofía de vida. Si nada va a cambiar lo mejor es poder ir a un sitio tranquilo donde pueda tomar una copa de aguardiente sin necesidad de oír sandeces y mucho menos discursos políticos. Él siempre ha sido un hombre solitario, con mucha suerte, que cuando ha tenido que tomar decisiones lo ha hecho sin pensarlo en demasía. Le gusta conversar pero de temas normales, sin que ni la política ni la religión contaminen esos momentos de serena y apacible charla.

El día a día de este 2005 se alterna con el pasado. Con su historia desde su nacimiento en el lejano 1905.  Se irán desgranando su peripecias a través de curiosos relatos que dejan asombrados a sus nuevos amigos y, por supuesto, al lector enfrascado en el  hilo narrativo. A través de estas historias viajaremos por medio mundo, Suecia, España, EEUU, China, Himalaya, Irán, Rusia, Corea, Balí desfilando ante nuestro ojos personajes históricos conocidos de los que nos da una   singular versión que extiende a los hechos y circunstancias que han configurado el recientemente terminado siglo XX.

Allan Karlsson es un personaje sencillo con una  fuerte personalidad. Él  considera su vida igualmente sencilla. Además sus principios no han cambiado  desde que se formaron en sus adolescentes años. Sus peripecias estrambóticas y rocambolescas nos harán pasar un buen y divertido rato dejándonos un regusto agradable y un grato recuerdo. Como uno de aquellos cuentos de la niñez que  han seguido en nuestras mentes durante toda nuestra existencia.

Su autor define a Allan como un “idiota político” y dice “que esto es lo más peligroso que hay, que no hace falta que salte una vez más, del libro a la realidad”, esto según él “sería peligrosísimo”.

Pär-Ola Jonas Jonasson, nacido en 1961, es un periodista y escritor sueco que se ha dado a conocer en todo el mundo mediante la novela que nos ocupa, El abuelo que salto por la ventana y se largó.

Nació y se crió en Växjö, en el sur de Suecia.  Estudio en la Universidad de Gotemburgo y trabajó como periodista en su ciudad natal. También para el vespertino sueco Expressen, en el que  permaneció hasta 1994. En 1996 fundó una exitosa compañía de medios de comunicación, la OTW, a la que, tanto él como sus empleados han dedicado su tiempo de forma generosa.

Por razones de salud debe cambiar de forma de vivir. Vendió su empresa y se traslado a vivir a Sörmland en la costa sur de Suecia. En el año 2007 y después de contraer matrimonio se traslada a Ticino, en Suiza, lugar en que concentró en la escritura del libro que nos ocupa. Divorciado de su esposa y obtenida la custodia de su hijo, pasó a residir en la isla de Gotlan en el país de su nacimiento.

Entre sus proyectos está la publicación de una nueva novela de índole parecido a la que nos ocupa en lo que divertimento se refiere.

El abuelo que saltó por la ventana y se largó está traducida a 30 idiomas y tiene vendidos sus derechos cinematográficos a una productora sueca que espera tener lista la película a finales de 2013.

La obra ha recibido los premios siguientes: Libreros de Suecia de 2010; German Prioner Price de 2011; Premio Audiobook danés de 2011 y el Escapades Prix de 2012

Crímenes exquisitos

Esta novela la teníamos que haber leído el trimestre anterior. Por diversas causas no ha llegado a nosotros hasta ahora por lo que es un libro esperado y confiamos que su contenido nos alegre y haga pasar buenos ratos de comentarios y, como no, apuestas sobre quien es el asesino.

Por que de eso va la historia y su título lo deja claro, va de asesinatos  y ademas  para todos nosotros hay una motivación especial,  la ciudad en la que varios de estos hechos se producen es la nuestra, La Coruña, y naturalmente los lugares que cita como teatro de los mismo son sitios que todos conocemos y por los que seguro hemos paseado.

He de confesar que este tipo de literatura me gusta. Es frecuente que la narrativa me enganche y me cueste dejar de leer.  Pues bien, el libro que tenemos entre manos es de los que enganchan;  según van desarrollándose los acontecimiento el interés se mantiene e incluso aumenta, haciendo que nuestro deseo de llegar al finar y conocer el desenlace de la trama sea más pronto que tarde.

La narración es fluida pese a que narra actuaciones y situaciones simultáneas en diferentes escenarios. Esta forma de estar desarrollada a mi modo de ver ayuda a mantener la tensión del lector en lo que sucede sin que se sienta desorientado sobre donde y como ocurren los hechos.

El personaje central es una inspectora del cuerpo general de policía, Valentina Negro. Su presentación se hace mediante la resolución de un suceso ajeno y que nada tiene que ver con lo que después acontece, el apresamiento en Vigo de un violador. A partir de ahí comienza el desarrollo de la trama,  asesinatos de mujeres y la manera que el asesino tiene de darlos a conocer, siempre con un componente artístico y un discutible gusto escénico. Sus víctimas son mujeres jóvenes con puntos de coincidencia en cuanto a su vida y gustos sexuales se refiere. Las pistas son muy débiles y la inspectora Negro  recibirá la ayuda del   reputado criminólogo Javier Sanjuan. Juntos se devanarán los sesos para resolver los casos que se presentan y que les llevará no solo a investigar en A Coruña , también en Inglaterra.

Relacionado con las víctimas aparece el mundo de la droga, la prostitución, la corrupción inmobiliaria y la especulación. Estos lares son el caldo donde se mueven otros protagonistas Pedro Mendiluce, un magnate sin escrúpulos, su lacayo Sebastián Delgado y una brillante y ambiciosa abogado Raquel Conde.

La prensa nos da otros intervinientes en los sucesos. Empezamos por Lua Castro, joven, inteligente, audaz y poco escrupulosa a la hora de conseguir exclusivas periodísticas para La Gaceta en donde trabaja. Le ayuda su amigo Jaime Anido, fotógrafo freelance y con doble vida, según se encuentre en aquí o en Inglaterra.

El aspecto artístico de los asesinatos nos proporciona a otro protagonista,  Cristian Morgado, catedrático de la escuela de arquitectura, artista pictórico y erudito en el arte prerafaelista, y un Don Juan redomado. A él acude la pareja de investigadores para a través de sus conocimientos del mencionado arte y su contactos en el mundo de los pintores y principales marchantes recabar algún dato que ayude a resolver la vorágine en que se encuentran.

Prostitutas, otros policías,  familiares cercanos, etc.,  aportan el resto de figurantes que los autores saben manejar adecuadamente haciendo que su participación no desmerezca el guión trazado.

No sabemos si con esta novela se ha iniciado una saga detectivesca. Todo apunta a que esto suceda ya que el final de la que estamos leyendo queda abierto y la autora en la presentación de la misma en Forum Metropolitano no desmintió que esto fuese a suceder. Esperemos.

Nieves Abarca Corral nació en A Coruña en un simbólico mes de Mayo, el del año 1968. Estudió Historia del Arte y tiene un Master en Periodismo. Realizó un curso de especialista en perfiles criminales bajo la dirección de Vicente Garrido. Vivió en Londrés alrededor de dos años. Ha sido directora de una revista de información cultural y ha colaborado en varias publicaciones de A Coruña y Ponferrada. Trabajó durante 13 años en el cuartel de la policía local de A Coruña.

Actualmente está estudiando criminología y sigue trabajando en el Ayuntamiento de la ciudad herculina. Crímenes exquisitos es su primera novela.

Vicente Garrido Genovés nació  en 1958. Es un criminólogo y psicólogo español. En 1980 se graduó en ciminología en el instituto de esta especialidad en la Universidad Complutense de Madrid, publicando dos extraordinarias tesinas: Psicología y tratamiento penitenciario, una aproximación y Delincuencia y sociedad. Con esta última se doctoró en Psicología por la Universidad de Valencia, de la que es profesor asociado. En 1986 completó sus estudios con un posgrado en la Universidad de Ottawa, Canadá. Desde 1991 es profesor visitante de la Sociedad Británica de Psiología en la Universidad de Salford, Reino Unido.

Ha sido colaborador con la Administración de Justicia de España y con la Generalitat de Cataluña en temas de delincuencia y prevención. También fue Consultor de Naciones Unidas en el programa de la prevención de la delincuencia juvenil en Latinoamérica, supervisando los programas de Argentina, Chile, Costa Rica y Uruguay. Está en posesión de la Cruz de San Raimundo de Peñafort, que el Ministerio de Justicia la concedió en 1999 “por sus méritos en el desarrollo de una justicia más humana y eficaz”.

Garrido cuenta con un amplio reconocimiento en el ámbito de la literatura de divulgación de la criminología forense y estudios sobre la violencia. Tiene numerosas publicaciones sobre estos temas y es autor de un buen número de artículos en revistas y periódicos de  España, Reino Unido y USA.

Ha realizado trabajos para la televisión y colabora en la investigación de las conductas de acoso y violencia contra la mujer, asesorando a diversos centros de atención a estas víctimas en España.