Arquivo do blog

El vino de la soledad de Irène Némirovsky

El vino de la soledadEl vino de la soledad es la novela más personal y autobiográfica de  Irène Némirovsky (Kiev, 11 de febrero de 1903 – Campo de concentración de Auschwitz, 17 de agosto de 1942).

Publicada en el año 1935,  narra la vida de una adinerada familia ruso-judía, los Karol, que se refugia en París cuando estalla la Revolución. Desde Ucrania hasta San Petersburgo, Finlandia y finalmente París donde se instala la familia, Irène nos recrea la vida de Elena desde los ocho años a la mayoría de edad, en un recorrido paralelo al que atravesó la propia Némirovsky.

Con una mirada inteligente y ácida, la autora nos va narrando la historia de odio y venganza de la niña y luego joven Elena contra su madre, Bella, una guapa y frívola rusa de familia noble, pero sin poder adquisitivo para mantener su posición social, motivo por el cual se casa por dinero con el potentado judío Boris Karol  al que desprecia tanto como a su hija. Bella es una mujer joven, mimada por su padre, su marido, sus amantes.. y no está dispuesta a renunciar a la buena vida que ha llevado siempre, por eso viaja continuamente a París, donde tiene aventuras excitantes. El cuidado de la casa y de la hija le horroriza. Prefiere estar sola y disfrutar de su libertad, así es feliz, aún en una habitación de hotel sin más muebles que una cama y una maleta…. eso sí,  en París.

Elena atraviesa entonces una infancia triste y solitaria ya que tampoco cuenta con el cariño del padre al que apenas ve, siempre de viaje. Quiere a su padre pero él tiene su propia historia entre fructíferos negocios y su pasión por los casinos. De modo que la única persona que le presta atención es la institutriz, en la que depositará todo ese amor que no es correspondido por ninguno de sus progenitores.  Como consecuencia, la niña se resigna ante lo que hay, se siente vieja cuando es niña y crece marcada por el rechazo.

Al morir Rose, la institutriz, la vida de la niña se hace más difícil, sobre todo cuando Bella instala en la casa a  Max Safronov, un primo quince años más joven, que se convertirá en su amante. El tiempo va pasando y cuando Elena, ya convertida en una bella joven, descubre que atrae al amante de su madre, comprende que ha llegado el momento de vengarse.

Estudiaba el rostro de su madre prolongada y cruelmente. Podía observarla cuanto quisiera, pues los duros ojos maternos nunca se posaban en ella. Bella parecía estar continuamente pendiente de Max; espiaba con apasionada atención cada movimiento de sus facciones, mientras que él volvía la cara, como si le costara soportar su mirada.

Bella empezaba a envejecer; los músculos de su rostro se aflojaban; bajo los afeites, su hija veía aparecer las arrugas, que el maquillaje embadurnaba sin enmascarar, y resurgían en forma de finas y profundas líneas en las sienes y en las comisuras de los labios. La superficie maquillada se agrietaba, perdía su aspecto terso y cremoso, se volvía grumosa, más basta y áspera. en el cuello, empezaba a aparecer el triple surco de la cuarentena.

El tema de la venganza ya lo había desarrollado en El baile donde narra el difícil paso de una adolescente a la edad adulta, así como la difícil relación con su madre; sin embargo, aquí llega a unos niveles difíciles de igualar, relatando magistralmente cómo el abandono y la indiferencia nos pueden llevar a sentir un intenso odio.

En este relato nos acercamos a la vida de Némirovsky, desde su infancia hasta los veintiun años: unas memorias amargas, con una protagonista torturada por la vida. A diferencia de otros libros que recrean una niñez difícil, como Las cenizas de Angela o Un árbol crece en Brooklyn, aquí el problema no es la pobreza sino la falta de cariño por parte de una madre que la menosprecia y también por parte del padre que en alguna ocasión llega a decir que había deseado un varón .

En cuanto al contexto histórico de El vino de la soledad, asistimos a la Guerra Civil Rusa entre 1917 y 1922 en el territorio del disuelto Imperio Ruso, entre el nuevo gobierno bolchevique y su Ejército Rojo, en el poder, y del otro lado los militares del ex ejército zarista agrupados en el denominado Movimiento Blanco, compuesto por conservadores y liberales favorables a la monarquía y socialistas contrarios a la Revolución de Octubre y relacionados estrechamente con la Iglesia Ortodoxa rusa. 

Irene Nèmirósky

Irène Némirovsky

Si queréis conocer más la obra y vida de esta escritora podéis leer el post que publiqué cuando leímos Suite francesa, novela sobre la que Saul Dibb ha hecho una estupenda película que se estrena en España el próximo ocho de mayo y que os animo a ver.

Recordad que en nuestras Bibliotecas Municipales podéis encontrar este libro así como otras obras de esta autora.

Consultad su disponibilidad en nuestro catálogo.

Suite francesa de Irène Némirovsky

Este lunes 17 de marzo comenzamos a compartir, en el Club de Sagrada Familia, la lectura de Suite francesa de Irène Némirovsky.

Para empezar, me gustaría constextualizar la novela, ya que lo acontecido se desarrolla en la llamada Francia de Vichy.” Cuando oímos hablar del “Gobierno de Vichy” o la “Francia de Vichy,” nos viene a la cabeza una palabra: traición; un personaje, Petain; y un régimen instaurado en el 55% del territorio francés y en la totalidad de sus colonias tras la firma del armisticio con la Alemania nazi, en el marco de la 2ª Guerra Mundial.

Así pues, el gobierno de Vichy fue un régimen de carácter colaboracionista establecido en julio de 1940, cuya duración se prolongaría hasta agosto de 1944, siendo su sede la ciudad del mismo nombre. En ese período de tiempo se suspendió la democracia parlamentaria de la III República francesa, se estableció un régimen autoritario y será el marco en el que tienen lugar los acontecimientos de esta novela.

La autora

Irene Nèmirósky

Irène Némirovsky (Kiev, 1903-Auschwitz, 1942), de origen ruso, padre banquero y ascendencia judía,  recibió una educación exquisita. Sin embargo fue una niña infeliz y solitaria, sobre todo por la falta de cariño por parte de su madre. Irène reflejará en alguna de sus obras, sobre todo en El vino de la soledad,  el odio y rechazo que sintió hacia aquella mujer narcisista demasiado preocupada por su físico y por detener el paso del tiempo en su cuerpo. Aunque nace en Kiev (Ucrania), se crió en San Petersburgo hasta que huyen de la Revolución rusa en 1917.

Tras escapar de la revolución bolchevique, su padre logró salvar parte de su fortuna, permanecen un tiempo en Finlandia hasta que se establecen en París en 1919, donde Irène estudia Letras en la Sorbona. León, su padre, prosperó en sus negocios y los Némirovsky  vivieron holgadamente. Irène adoraba el baile y las recepciones mundanas, en una fiesta conoció a Michel Epstein con quien se casa y tuvo a Denise y Elisabeth que, libradas del holocausto, darían a conocer el texto inédito en el que su madre trabajaba cuando fue arrestada, Suite Francesa, que vería la luz mucho más tarde, en el año 2004.

En 1929 escribe su primera novela, David Golderdando comienzo a una brillante carrera literaria que la consagraría como una de las escritoras de mayor prestigio de Francia.

El editor parisino Bernard Grasset quedó tan deslumbrado por el manuscrito recibido por correo que decidió su publicación inmediata. Entonces se dio cuenta de que David Golder no incluía nombre o domicilio, con lo cual no le quedó otro recurso que reclamar al autor mediante avisos en los diarios . Cuando tuvo ante él a Irène Némirovsky quedó atónito e incrédulo: ¿era posible que esta joven de 26 años  hubiese escrito un libro tan atrevido, cruel y maduro? Tras dialogar con ella la sorpresa creció: Irene era dueña de un francés perfecto (aprendido de niña en Kiev con una institutriz) y además podía expresarse en ruso, polaco, inglés, finés y vidish.

David Golder fue un gran éxito , aclamado por la crítica, admirado por colegas escritores, llevado a la gran pantalla (Julien Duvivier se hizo cargo de la versión) y al teatro, pero a Némirovsky el éxito no se le subió a la cabeza.

Después vendrían El vino de la soledad, Las moscas del otoño, El baile, Un niño prodigio, Jezabel, El niño prodigio…  dos series de cuentos y una biografía de Anton Chéjov. Y, por supuesto Suite Francesa.

La Segunda Guerra Mundial marca trágicamente su destino: es deportada a Auschwitz en 1942, donde sería asesinada igual que su marido, Michel Epstein.  Por mucho tiempo se pensó que Irène había fallecido de tifus, pero hoy se sabe que fue llevada a los hornos crematorios el 17 de agosto de 1942. Dejó a sus dos hijas, Denise y Elizabeth de 13 y 7 años respectivamente, una maleta que éstas conservaron durante decenios. Sus hijas se salvaron gracias a la  tutora  (su propia abuela materna no quiso ayudarlas), la policía las buscó para deportarlas pero lograron escapar.

En la valija que les dejó su madre se encontraba, entre otros, el manuscrito de Suite francesa, cuya publicación, mucho más tarde, en el año 2004, desencadenó un fenómeno editorial y cultural sin precedentes: la novela se tradujo a treinta y nueve idiomas, obtuvo numerosos premios —entre ellos el Premio Renaudot, otorgado por primera vez a un autor fallecido— y fue uno de los libros más leídos en todos los países donde se publicó, con más de un millón de ejemplares vendidos en todo el mundo. En España fue galardonada con el Premio del Gremio de Libreros de Madrid y también cosechó un sorprendente éxito comercial.

La obra: Suite Francesa

suite_francesa

Suite francesa es un libro incompleto. Irène quería escribir una gran novela en cinco partes, a modo de sinfonía, con sus ritmos y tonalidades, tomando como modelo la Quinta Sinfonía de Beethoven,  para narrar la situación en la Francia ocupada por los alemanes, pero lo único que llegó a la posteridad fueron las dos primeras piezas de su composición, “Tempestad en junio” y “Dolce.”

Suite Francesa ha sido una lectura escogida anteriormente por los integrantes del Club de Lectura de la Biblioteca del Ágora, por ello  os remito a la reseña de mi compañera Maru Cardiel con el título: Suite francesa, la obra inacabada de Iréne Némirovsky

Conmovedor el trailer de la peli-documental, en una versión anterior a la del 2014 que se hizo sobre la novela,  donde podemos ver la cruedad y la realidad de la época

)

Interesantes para conocer la obra y la vida de esta gran escritora son los artículos recogidos por el periódico El País sobre Iréne Némirovsky

Inere nemirosOs recuerdo que en nuestras bibliotecas municipales podéis encontrar las obras de esta gran autora así como bibliografía sobre esta época que desgraciadamente le tocó vivir, consultad la disponibilidad en el catálogo de Bibliotecas Muncipales de A Coruña.

Por último, me gustaría enseñaros el  artículo: “Oscura acusación contra Némirovsky” que aparece en el blog Puente Aéreo de Gustavo Faverón Patriau, en el que se lanzan duras críticas contra Némirovsky, para mí injustas pero no así para otros. Poco me importa que tachen a  Némirovsky de antisemita, lo importante es la recreación tan espeluznante que la autora hace de la Francia ocupada. Además, el comentario antisemita que se le atribuye es de la prologuista (de la edición francesa) Myriam Anissimov, no creo que sea de Irène Némirovsky. ¿Qué opináis? Y, de ser cierto, qué ironía de la vida llegar a ser víctima de las propias leyes antisemitas promulgadas por el gobierno de Vichy en 1940, que le impidieron seguir publicando, siendo deportada a Auschwitz dos años después.

Pienso en la suerte de poder tener este libro, leerlo, disfrutarlo…  relativizando nuestro propio sufrimiento, que no alcanza ni de lejos las cotas de lo que otras personas hay llegado a vivir.

PUENTE AÉREO

Suite francesa la obra inacabada de Irène Némirovsky

Dos niñas de 13 y 7 años Denise y Elizabeth respectivamente, escapan del horror nazi en la Francia de 1942. Llevan consigo una pesada maleta llena de recuerdos, fotos, documentos…y un manuscrito de su madre protegido por una vieja carpeta de cuero marrón. Su padre se lo confió antes de ser detenido por los gendarmes y conducido a varios campos de concentración,  y después al infierno de Auschwit, donde poco después moriría. A su madre hace ya meses que no la ven. También ha sido  asesinada en el horror de Auschwit.

Las niñas han podido salvarse gracias a su tutora, que las ha escondido en su casa. Desde el pueblecito de Issy-l-Éveque, les ayudará a cruzar Francia clandestinamente pasando varios meses ocultas primero en un convento y después en sótanos  de la región de Burdeos, siempre arrastrando la maleta y protegiendo el vieja carpeta.

Durante muchos tiempo Denise , no se atreve a abrir el manuscrito, ya que le trae recuerdos muy dolorosos. Muchos años después, junto a su hermana Elizabeth, decide donarlo al Instituto para la Memoria de la Edición Contemporánea, no sin antes mecanografiarlo, para conservar los recuerdos de su madre. Poco a poco, al ir descifrando las palabras con la ayuda de una gran lupa, empieza a aparecer ante sus ojos no un diario íntimo, como ella esperaba, sino un sobrecogedor y lúcido retrato de la ocupación alemana de Francia en los primeros años de la Segunda Guerra Mundial.

Las hermanas eran las hijas de Irène Némirovsky y el manuscrito la Suite francesa

Manuscrito_Suite_francesa_1942

Existen pocos casos en los que un libro resulta tan fascinante como la vida de su autora y como la historia del propio manuscrito. Suite francesa es uno de ellos.

Es una novela excepcional escrita en condiciones excepcionales. Es ante todo un libro testimonial, Irene Nemirovsky lo escribió mientras acaecían los hechos que describe, durante su retiro con su marido y sus hijas en un pueblecito de la Borgoña francesa, a donde se habían trasladado, para pasar desapercibidos y evita así ser enviados, junto a otros miles de judíos a un destino entonces desconocido.

Fue concebida por la autora como una obra ambiciosa que constaría de cinco partes, de las que sólo terminaría las dos primeras, Tempestad en Junio y Dolce. Su proyecto  se vio truncado tempranamente porque acabó sus días en un campo de concentración.

Pero dejo interesantísimas anotaciones sobre sus intenciones creativas, tanto de su estructura como de su enfoque. Presentaría un relato sobre la ocupación de Francia por Alemania durante la Segunda Guerra Mundial pero sin centrarse en los hechos históricos…

Sólo hay que rozarlos, mientras se profundiza en la vida cotidiana y afectiva y sobre todo, en la comedia que eso ofrece

timthumb.php

La primera parte Tempestad en Junio se centra en los bombardeos sobre París y la huida de la población hacia el Sur ante la inminencia de la ocupación alemana. Plasma la incidencia de tan graves acontecimientos en la vida cotidiana de la gente.

La segunda parte Dolce traslada la acción a un pequeño pueblo cercano a París, en donde los habitantes tienen que hospedar en sus casas a oficiales del ejército invasor. Interesa sobre todo las relaciones humanas que se establecen entre los alemanes y los dueños de las casas. Esa situación de cercanía al enemigo hacen que se entrelacen los sentimientos de desconfianza y odio al invasor con otros de aceptación, resignación e incluso simpatía.

La edición de la editorial Salamandra incluye en el prólogo una completa biografía de Irène Némirovsky a cargo de Myriam Anissimov. Y dos apéndices, uno con las notas que acompañaban al manuscrito de Suite francesa hechas por Irène, en las que habla de su oficio como escritora y registra las ideas que se le van ocurriendo sobre el futuro de su novela, los pasajes que desea modificar, las posibles futuras conexiones entre personajes…Y un segundo apéndice que recoge la correspondencia entre 1936 a 1945,  entre ella y su editor y  también la que mantiene su marido con diferentes personas a las va recurriendo en el momento en el que ella es retenida, para intentar averiguar el paradero y su situación o simplemente si sigue con vida.

El título de Suite francesa, aunque no fuera el decidido expresamente por Irène Némirovsky, resulta muy acertado, porque si dejo constancia del deseo de que su obra tuviera la estructura de ésta forma musical concreta, en cinco movimientos, donde se notaran los distintos tiempos.

Despedimos el post de esta novela imprescindible con una de las Suites que nos han acompañado en estos días en nuestro Club de Lectura.

Suite para violonchelo solo nº 1 en sol mayor – Preludio del maestro Johann Sebastian Bach