Arquivo do blog

Travesuras de la niña mala

El hecho más notable de aquel verano fue la llegada a Miraflores, desde Chile, su lejanísimo país, de dos hermanas, cuya presencia llamativa y su inconfundible manerita de hablar…. nos pusieron de vuelta y media a todos los miraflorinos que acabábamos de mudar el pantalón corto por el largo.

Lo anterior es realmente el prólogo de la novela. Empieza en el momento en que Ricardo Somocurcio conoce a la Lily la “chilenita“. Son años de adolescencia y Ricardo se enamora de ella nada más comenzar a tratarla. Ella no le dará nunca un sí claro, al contrario tendrá con él una relación ambigua en la que sin dejar de apreciarle e incluso amarle evitará una unión más sólida. El sueño se romperá pronto, ella desaparecerá y Ricardo, sin dejar de añorarla, se afanará en cumplir su deseo de poder vivir su vida adulta en París, ciudad que encarna todos sus sueños en cuanto a cultura, civilización y libertad.

Y es en esa capital donde volverán a encontrarse. A partir de aquí estos encuentros y desencuentros serán el motivo de la narración. Son encuentros donde su antiguo amor renace y se refuerza sin que la situación en cuanto a vivir una vida juntos, cambie. Lily sabe que con Ricardo no alcanzará sus ambiciones de una vida de glamour y lujo, pero al tiempo sabe que es con él con el que de verdad disfruta de amor. Ricardo acepta la situación y la comprende, toda vez que su ambición no es convertirse en un hombre adinerado. Aspira a una vida cómoda, sin mayores sobresaltos. Nunca entrará en la esfera social que Lily desea.

La situación se va repitiendo con distintos escenarios. Si primero fue Lima, después París, luego serán Tokio, Londres y Madrid. Todos los lugares que la cazafortunas de Lily va pisando y en los que se encuentra con Ricardo en virtud de que el trabajo de este, traductor para la  UNESCO, le lleva a estar al tiempo que su amada. Ello  conlleva que los capítulos sean narraciones casi independientes, ya que si bien se hace referencia a otros personajes que van apareciendo y desapareciendo, estos no influyen en el desarrollo de la trama y su presencia podemos considerarla de anecdótica.

Al tiempo que relata el curso de sus amoríos van sucediendo en el mundo hechos relevantes tanto sociales como políticos. Sirven para justificar los viajes y cambios de residencia de la niña mala, pero no son más que eso, decorados en el escenario de la obra que los dos personajes principales representan.

Su final me parece digno y bien narrado. Será en Sète, (Languedoc-Rosellón),  cerca del hermoso mar cantado por Paul Valéry en El cementerio marino.

Esta novela pone de manifiesto una vez más  la inclinación del autor hacia el universo literario de la novela romántica y de carácter erótico. En esta obra se dan esos dos mundos. Sin dejar de ser una narración sentimental, a la vez  se describen encuentros sexuales, aunque no  tan explícitos como los de   “Elogio de la madrastra” (1988) y “Los cuadernos de Don Riboberto” (1997).

Mario Vargas Llosa, nació en Arequipa, Perú, el 28 de Marzo de 1936. Su nombre completo es Jorge Mario Pedro Vargas Llosa. Vio la luz en el seno de una familia de clase media de ascendencia mestiza y criolla. Fue el único hijo de Ernesto Vargas Maldonado y Dora Llosa Ureta. Ambos se separaron pocos mese antes de su nacimiento. Su padre volvió a casarse con una mujer de origen alemán con la que tuvo dos hijos, hermanastros del escritor, Enrique y Ernesto Vargas.

Mario vivió con su familia materna. Su abuelo era quien mantenía las necesidades económicas de su madre. Vivió en Cochabamba (Bolivia) y en Piura (Perú) donde comenzó sus estudios. Primaria en el Colegio Salesiano Don Bosco y secundaria en el Colegio San Miguel de Piura. Por aquel entonces  Mario creía que su padre había muerto ya que eso fue lo que le dijeron para ocultar el divorcio de sus progenitores.

En 1946 se traslada a Lima, donde conoce a su padre. El matrimonio  restableció su convivencia y vivieron en un barrio de clase media de la Capital. Estudia entonces en el Colegio La Salle de los    Hermanos de las Escuelas Cristianas. La relación con su padre fue siempre tortuosa, tanto por el carácter del mismo, violento en ocasiones, como por  el resentimiento que tenía hacia la familia Llosa. Otro hecho significativo de su convivencia fue la incomprensión que el tenía hacía su interés por la literatura.

A los 14 años es enviado al Colegio Militar Leoncio Prado, (Callao, Perú), un internado donde cursó 3º y 4º de educación secundaria. Allí tuvo que soportar la rígida disciplina miliar. Según su testimonio fue la época en la que más leyó y escribió. Entre sus profesores figuraba el poeta surrealista Cesar Moro, quien por un tiempo le dio clases de francés. Sus autores preferidos en dicha época fueron Victor Hugo y Alejandro Dumas.

En el verano de 1952 se produce un cambio sustancial en su vida. Aprovechando las vacaciones comienza a trabajar como ayudante en el diario limeño La Crónica. Poco después pasó a ser aprendiz  de periodista y se le encomiendan reportajes y entrevistas sobre notas locales. Al terminar el proceso vacacional no vuelve al colegio militar, se traslada a Piura y vive con su tío, cursando en dicha ciudad el último año de secundaria en el Colegio San Miguel de dicha localidad.

En 1953 Vargas Llosa ingresa en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, donde cursa Derecho y Literatura. Participó en la política universitaria a través de Cahuide, nombre con el que se mantenía vivo el Partido Comunista a la sazón perseguido por el gobierno de Manuel A. Odría. Poco tiempo después se distanciaría del grupo y se inscribiría en el Partido Demócrata Cristiano de Héctor Cornejo Chávez. Por aquel tiempo trabaja como asistente del renombrado historiador sanmarquino Raúl Porras Barrenechea en una obra que nunca llegó a concretarse: varios tomos de una monumental historia del Perú

En 1955, con 19 años, contrajo matrimonio con Julia Urquidi, tía política por parte materna,  que era 10 años mayor. Este matrimonio causo un verdadero disgusto y rechazo en la familia, viéndose forzados a separarse durante un tiempo estando recién casados. Para poder mantener una vida en común, el joven Mario se vio obligado a realizar hasta siete trabajos simultáneos: en librerías con Porras Barrenechea , escribiendo para varios medios e incluso catalogando nombres de las lápidas del Cementerio Presbítero Matías Maestro.

Vargas Llosa comienza de verdad su carrera literaria en 1957 con la publicación de sus primeros relatos, Los Jefes y El abuelo. Al graduarse en la Universidad en 1958 fue considerado el alumno sanmarquino más distinguido en Literatura, por lo que recibió una beca para continuar sus cursos de posgrado en la Universidad Complutense de Madrid, ciudad a la que se traslada y desde la que en 1960 después de culminar su beca se muda a Francia con la intención de conseguir otra para estudiar allí. Recién llegado a París se entera de que su solicitud ha sido denegada. Pese a la precaria situación financiera en que se encuentran, Mario y Julia deciden quedarse en la mencionada capital, donde Vargas Llosa comienza a escribir de forma prolífica.  En 1964 Mario y Julia se divorcian. Un año después Vargas Llosa se casa con su prima Patricia Llosa, con quien tuvo tres hijos.

En 1971 bajo la dirección del profesor Alonso Zamora Vicente, obtiene un Doctorado en Filosofía y Letras por la Universidad Complutense de Madrid con la calificación de Sobresaliente Cum Laude defendiendo su tesis doctoral titulada: García Márquez: lengua y estructura de su obra narrativa, luego publicada bajo el título: García Márquez: historia de un deicidio.

Sus novelas más destacadas, incluyendo la que leemos en estos momentos son:

La casa verde (1965); Conversaciones en la Catedral (1969); La mencionada García Márquez; Historia de un deicidio (1971); Pantaleón y las visitadoras (1973); La tia Julia y el escribidor (1977); La guerra del fin del mundo (1981);El pez en el agua (1993); Los cuadernos de don Rigoberto (1997):La fiesta del Chivo (2000), llevada al cine por su primo Luis Llosa; El paraíso en la otra esquina (2003); Travesuras de la niña mala (2006). Está previsto que el próximo 3 de Noviembre se publique El sueño del celta, última novela de Vargas Llosa. Versa sobre la vida de Roger Casament, cónsul británico en el Congo Belga que se dedicó a denunciar las atrocidades del régimen de Leopoldo II en el país africano.

Mario Vargas Llosa cuenta en su haber con numerosos premios anteriores al actual Nobel de Literatura. Los más destacados son: El Premio Rómulo Gallegos, (1967, por su novela La casa verde), y el Premio Cervantes (1994). A estos hay que añadir el Premio Príncipe de Asturias de las Letras otorgado en 1986. Otros premios son: El Premio Nacional de Novela del Perú; el de la Paz de los libreros de Alemania; el Planeta de 1993 y el Biblioteca Breve otorgado por La ciudad y los perros.

Asimismo es miembro de la Academia Peruana de la Lengua, de la Real Academia Española y tiene numeroso títulos Doctor Honoris Causa otorgados por numerosas y prestigiosas Universidades del mundo. Ha sido condecorado por el gobierno francés con la Legión de Honor (1985) y el gobierno de Perú le concedió la condecoración Orden del Sol en el grado de Gran Cruz con Diamantes, su más alta distinción.

Ha tenido participación activa en la política de su país, decantándose por posiciones liberales y conservadoras.

Desde 1993 cuenta con la nacionalidad española sin que ello implique la renuncia a la suya de nacimiento, la peruana.

Encienden las palabras… erotismo y literatura

Encienden las palabras… este es el título de la muestra bibliográfica que ocupa estas semanas el escaparate de la Biblioteca Forum y que contiene una selección de libros que rezuman erotismo en cada una de sus páginas…

Encienden las palabras, muestra bibliográfica en la Biblioteca del Forum

Encienden las palabras, muestra bibliográfica en la Biblioteca del Forum

…Lo erótico consiste en dotar al acto sexual de un decorado, de una teatralidad para, sin escamotear el placer y el sexo, añadirle una dimensión artística…
…Digámoslo desde el principio: no hay gran literatura erótica, lo que hay es erotismo en grandes obras literarias. Una literatura especializada en erotismo y que no integre lo erótico dentro de un contexto vital es una literatura muy pobre….

Mario Vargas Llosa

Y es que, aunque la literatura erótica estuvo durante mucho tiempo relegada a los rincones más escondidos de las bibliotecas públicas y particulares, el reciente bombazo literario del verano de “Cincuenta sombra de Grey” ha encendido el imaginario sexual de muchos lectores, que con sus críticas y alabanzas han puesto de moda este denostado género literario y cuyos inicios se remonta a los primeros escritos del Antiguo Egipto y que en el siglo XX volvió a cobrar cierta importancia con la polémica obra de D.H. Lawrence publicada en 1928 “El amante de Lady Chatterley“.

Así que tanto si te han parecido intragables las historietas de Anastasia y el Señor Grey, como si la trilogía te ha dejado con ganas de leer más de este género, pásate por la Biblioteca del Forum y atrévete a llevarte alguno de los libros que hemos seleccionado para vosotros y que están pidiendo a gritos que te los lleves a tu mesilla de noche.

Galería de imágenes de la muestra

Galería de imágenes de la muestra “Encienden las palabras”

En la a relación de títulos destacados que podéis encontrar en la Wiki creada ad hoc, seguro que descubrís alguna sorpresa o detectáis alguna ausencia, colaborad enriqueciendo nuestra selección con aquellos libros que en algún momento os han encendido…

Amor y deseo entre mujeres: Gloria Bosch y su receta de cocina frustrada

La historia dice que le primera mujer que se atrevió a plasmar en un texto el amor y el deseo entre dos mujeres fue Safo de Lesbos allá por el 600 a.c. considerada hoy uno de los iconos fundamentales de la literatura lésbica.  Después vendrían autoras hoy tan conocidas como Gertrude Stein,  Djuna Barnes,  Carmen de BurgosPatricia HighsmithVirginia WoolfMarguerite de Yourcenar,  o las poetas Gabriela Mistral (Nobel en 1945), Elizabeth Bishop (Premio Pulitzer)…

“A Chloe le gustaba Olivia…, leí. Y entonces me di cuenta de que inmenso cambio representaba aquello. Era la primera vez que en un libro a Chloe le gustaba Olivia”. Virginia Woolf.

En la actualidad, fruto de la aceptación social, son numerosas las escritoras que buscan en sus obras la visibilidad y  normalización de la homosexualidad: Jeanette Winterson, Cristina Peri-Rossi, o las españolas Esther Tusquets y Ana María Moix.

Gloria BoschLas obras de todas estas autoras que lucharon y luchan por meter en el armario (y cerrar con llave y candado) la homofobia aún latente, podéis encontrarlas entre los fondos de nuestras bibliotecas, de todas ellas queremos destacar hoy a la poeta catalana y firme defensora de los derechos de las lesbianas,  Gloria Bosch.

Fundadora del grupo “Veus de Dones” con el que trabaja para dar a conocer la poesía, especialmente la poesía escrita por mujeres y para mujeres, define su escritura como

“Mi poesía nace de mis experiencias vitales, de mi proceso de evolución pero también de abrir los ojos a lo que me rodea. “Soy una puerta entreabierta que finaliza en mis brazos pero no sé adónde voy aunque sigo insistiendo en ceñir de nuevo el lápiz entre mis dedos. No quiero ir en contra de mi propia marea, soy sólo una mujer nacida en primavera”.

Obra publicada:

  • “De Carne y Verso” (Ed. Libertarias), Premio Hermanos. Argensola 1994
  • “Dédalo del deseo” (Ed. Huerga & Fierro), Premio Villa de Benasque 1997
  • “Una llamada tuya bastará para sanarme” (Ed. Carena), accésit Premios Marco Fabio Quintiliano del Ayuntamiento de Calahorra.
  • “Otras voces” plaquette conjunta con 6 poetas más.
  • “Desnudario” junto con Nora Almada y María José Aldunate, Editorial Jirones de Azul, 2007

De Dédalo del deseo compartimos  una de sus poesías Receta de cocina frustrada a las finas hierbas” declamado por ella misma:

Receta de cocina frustrada a las finas hierbas

Apenas empiezo a saborearte
y ya me entran ganas de comerte
mordisquear tus orejas despacio
lamer tu cuello lentamente,
prepararte un aderezo con mi aliento
mezclar tu saliva con mis dedos.
Apenas empiezo a intuirte
y ya me entran ganas de servirte
un manjar de caricias y de halagos
invitarte a degustar mi condimento
sazonar con mis manos tu cintura
hornear el deseo a fuego lento.
Apenas empiezo a tramar la receta
cuando te deslizas con cautela hacia la mesa
y con la exquisita canela de tu boca
dispones ante mí la escapada.
Argumentas que hay exceso de alimento
y que mantienes una dieta muy estricta
me dejas rebosantes las manos de especias
y un desfile se inicia de pucheros y cazuelas.
El orégano previsto en tu mejilla
la pimienta salpicada en tu mirada
la vainilla extendida por tu nuca
la menta en tu piel y la mostaza.
El comino, el limón, la hierbabuena
el romero en tu frente, en tus labios la salvia
el azafrán y el laurel en tus hombros
por tus dientes el anís, la alcaparra.
Uno a uno los ingredientes que aguardaban tu llegada
retroceden a su lugar de origen
y yo, apenas me dispongo a iniciar la retirada
congelo en la memoria el menú del deseo
por si alguna vez te apetece paladearme
y a mí me entran ganas de evocarte
y es que apenas empiezo a conocerte
y ya siento el impulso de adobarte.

De carne y verso” – Ed., Libertarias, 1995