Arquivo do blog

Distintas formas de mirar el agua, Julio Llamazares

Tras acabar la apasionante novela “A memoria da Choiva”  y tener el lujo de poder comentarla con su autor Pedro Feijoo, nos trasladamos a otra región de nuestra península para sumergirnos en la excelente novela de Julio Llamazares, Distintas formas de mirar el agua.

La novela

“Eran las llaves de su memoria, de su corazón, de su pasado, no las de las  casas”

Distintas formas de mirar el agua

¿Se puede regresar a un lugar del que, en realidad, nunca nos hemos marchado?

Ésta es la pregunta a la que intenta dar respuesta Julio Llamazares en su última novela, Distintas formas de mirar el agua .Un apasionante relato originalmente construido acerca del pasado, la memoria, el olvido o la familia. Y todo con un punto de partida: el exilio de los habitantes de una comarca leonesa por la construcción de un pantano que sepultó varios pueblos.

Muchos años después, una de esas familias exiliadas se reúne en torno a ese pantano para esparcir las cenizas del abuelo y patriarca. Y en ese acto íntimo se cruzan las distintas visiones y recuerdos que cada uno de los personajes tiene sobre ese lugar, sepultado ahora por las aguas. “La novela habla de quien quiere volver a un lugar al que ya no puede regresar, primero porque ese lugar ya no existe y, segundo, porque mentalmente nunca se fue de allí”, asegura el autor.

La familia de Julio Llamazares fue una de las que tuvo que dejar la zona para nunca volver. Sin embargo, en 1983, el pantano fue desecado y el autor tuvo la oportunidad de regresar, ya con 28 años, a la ruinas del pueblo, convertido en un lodazal. El panorama “fantasmal y surrealista” que allí se encontró le marcó de manera definitiva, aunque la novela haya tardado en ver la luz más de 30 años.

“La novela se formó en mi conciencia desde el mismo momento que supe que había nacido en un pueblo que estaba sepultado por un pantano. Pero las novelas son como tumores emocionales que se van formando, tienen un crecimiento orgánico en la conciencia y un día estallan y sacan afuera todo ese contenido emocional que es lo que sirve de sustrato a una novela”, dice Llamazares.

El libro habla de cómo nos moldean los lugares por los que pasamos y hasta qué punto determinan nuestra vida, nuestra forma de ser. Los lugares, los paisajes, la climatología, la forma de vida influyen decisivamente en nuestro carácter.

En este sentido, se puede decir que la última novela del escritor es un homenaje a la tierra. Estamos ante un escenario de mucha fuerza, un pantano que ha sumergido varios pueblos,un pantano que sepultó toda su memoria y todo el paisaje. Por tanto, el paisaje tiene aquí mucha más fuerza porque ha migrado, es un nuevo paisaje que no tiene nada que ver con el anterior.

Dividida en 16 monólogos, enunciados por 16 personajes de tres generaciones de una familia que plantean 16 distintas formas de mirar el agua.  Son 16 puntos de vista, 16 flujos de conciencia, incluido el de un personaje que pasa por allí, ajeno a la ceremonia, un personaje para mí muy importante porque sería la mirada de la sociedad. Y la suma de todas esas miradas sería seguramente mi mirada hacia esta historia, dice LLamazares

La familia protagonista de Distintas formas de mirar el agua sufre en sus propias carnes la dureza del exilio que es, según el autor, “la propia historia de la Humanidad: la de abandonar el sitio natal y acabar queriendo volver a él”. Llamazares recuerda que los emigrantes “están toda la vida pensando en regresar y, cuando vuelven, se sienten extraños porque ni son los mismos, ni el lugar que dejaron atrás es el mismo, ni los demás son los mismos”.

 

Julio Llamazares

Julio Llamazares

Julio Llamazares escritor y periodista español, nació en el desaparecido pueblo leonés de Vegamián el 28 de marzo de 1955, donde su padre Nemesio Alonso trabajaba como maestro nacional poco antes de que la localidad quedase inundada por el embalse del Porma.
Su familia procede del pueblo leonés de Mata de la Bérbula (también llamada La Matica), ubicado en la cuenca del río Curueño y cuya descripción está recogida en su libro de viajes El río del olvido.

Tras la destrucción del pueblo de Vegamián se muda con su familia al pueblo de Olleros de Sabero, en la cuenca carbonífera de Sabero. La infancia en ambos pueblos marca, en adelante, parte de su obra.

“Yo siempre he dicho que los damnificados por los pantanos son los judíos españoles del siglo XX, y, de hecho, muchos de los habitantes de esos pueblos guardaron las llaves de sus casas aunque sabían que las iban a destruir, como hicieron los judíos cuando fueron expulsados de España”

Licenciado en Derecho, abandonó el ejercicio de la profesión para dedicarse al periodismo escrito, radiofónico y televisivo en Madrid, donde reside actualmente.

Sus obras

La literatura de viajes El río del olvido (1990), Trás-os-montes (1998) y Cuaderno del Duero (1999). Las rosas de piedra (2008). Ensayo: El entierro de Genarín (1981) y Los viajeros de Madrid,(1998) Narrativa Luna de lobos (1985), La lluvia amarilla (1988), Escenas de cine mudo (1994), En mitad de ninguna parte (1995), Tres historias verdaderas (1998), El cielo de Madrid (2005), Tanta pasión para nada (2011) Las lágrimas de San Lorenzo (2013), Distintas formas de mirar el agua (2015).

Libros de Julio Llamazares en las Bibliotecas Municipales:

This slideshow requires JavaScript.

 

La próxima semana leeremos en #Caféconlibros una novela ambientada en Corea y cuyo eje principal es el mundo de las familias Por favor, cuida de mamá de la autora Kyung-sook Shin, sobre la que ya escribió en este blog, mi compañera Luisa Lis.