Arquivo do blog

Balzac y la joven costurera china de Dai Sijie

Con el exquisito texto de Dai Sijie, Balzac y la joven costurera china  cerramos en “Café con Libros”, un bloque dedicado a la Literatura Oriental en el que nos  hemos acercado al universo de Haruki Murakami en  Tokio Blues  y al del  maravilloso Natsume Soseki en Botchan .

Dai Sijie rinde en su novela  un conmovedor homenaje al poder de la palabra escrita y al deseo innato de la libertad, donde los libros se convierten en fuente de vida, inteligencia y felicidad.

La obra

                    A veces un libro puede cambiar toda una vida.

balzac_y_la_joven_costurera_china

Dai Sijie nos propone una historia real, autobiográfica, que tuvo lugar en la China de Mao en los años setenta.

Este episodio oscuro se caracteriza por el culto al líder, la limpieza política de altos cargos del Partido Comunista, el adoctrinamiento, la propaganda y el control ideológico, y el hostigamiento a los intelectuales, burgueses, estudiantes, y a cualquier elemento considerado contrarrevolucionario.

Durante este periodo se prohibieron, entre otras muchas cosas, las matemáticas, la música occidental y los libros. Sólo estaba permitido leer manuales de agricultura e industria, textos comunistas y sobre todo el Pequeño Libro Rojo, el segundo libro más publicado del mundo, sólo superado por la Biblia.

En China , los “intelectuales”, es decir, cualquier persona que hubiera tocado un libro, aunque fuese de una temática banal, tenía que reeducarse en el campo. Eso significaba el destierro legal y la explotación de ciudadanos, consentidos por parte de un gobierno que deseaba purgar cualquier signo de libertad individual de China.

Dos de esos adolescentes chinos son enviados a una aldea perdida en las montañas del Fénix del Cielo, cerca de la frontera con el Tíbet, para cumplir con el proceso de «reeducación» implantado por Mao Zedong a finales de los años sesenta. Soportando unas condiciones de vida infrahumanas, con unas perspectivas casi nulas de regresar algún día a su ciudad natal, todo cambia con la aparición de una maleta clandestina llena de obras emblemáticas de la literatura occidental. Así pues, gracias a la lectura de Balzac, Víctor Hugo, Flaubert, Baudelaire, Tolstoi, Gogol, Dostoievski, Dickens, Kipling, Emily Brontë, Dumas, Stendhal o Romain Roland, los dos jóvenes descubrirán un mundo repleto de poesía, sentimientos y pasiones desconocidas, y aprenderán que un libro puede ser un instrumento valiosísimo a la hora de conquistar a la atractiva costurera, la joven hija del sastre del pueblo vecino.

Con la cruda sinceridad de quien ha sobrevivido a una situación límite, Dai Sijie ha escrito este relato que sorprende al lector por la ligereza de su tono narrativo, casi de fábula, capaz de hacernos sonreír a pesar de la dureza de los hechos narrados. Además de valioso testimonio histórico de la China de esa época.

Se trata de una obra escrita con sencillez, ternura y poco amante de excesos, aunque la época y las situaciones que se describen sean impactantes e induzcan al rechazo. Es, además, un hermoso testimonio de las brutalidades acontecidas en la China de la bandera roja contado por una víctima de las mismas.

Fue llevada al cine en 2002 por el mismo Dai Sijie e interpretada por Zhou Xun, Chen Kun y Liu Ye.

El autor

Dai Sijie

Dai Sijie, nació en 1954, en la República Popular China. Sus padres, ambos médicos, estuvieron en la cárcel tras ser calificados como “reaccionarios Burgueses”. Pertenece a la generación de los jóvenes reeducados, que en plena Revolución Cultural fueron enviados al campo a aprender de los campesinos revolucionarios.

En 1974 ingresó en la universidad para cursar Historia del Arte y cuatro años después en una escuela de cine, donde obtuvo una beca para estudiar en el extranjero.

Trabajó en un instituto de provincias hasta la muerte del presidente Mao Zedong. Escogió Francia para proseguir sus estudios y se instaló allí en 1984. Descubrió el cine europeo y quedó muy impresionado por Luis Buñuel, de quien adquirió el gusto por lo surreal.

Antes de pasar a la escritura, hizo tres películas aclamadas por la crítica. My Sorrow (Chine, douleur ma ) (1989), Le mangeur de lune (1994) y Tang, le onzième (1998). En el 2006 rodó en Vietnam, Las hijas del botánico chino.

En el año 2000 alcanzó un enorme éxito de crítica y público con su primera novela, Balzac y la joven costurera china, de la que vendió 100.000 ejemplares en apenas dos meses y que se tradujo a más de veinte idiomas. De carácter semi autobiográfico fue llevada al cine, adaptando él mismo la novela y dirigiendo la película. La cinta fue prohibida en China.

A pesar de haber escapado de la China revolucionaria, casi toda su narrativa se desarrolla en este país. Desde La acrobacia de Confucio hasta Balzac y la joven costurera china, pasando por El complejo de Di probablemente su obra más conocida, que obtuvo el prestigioso Premio Femina. Otra de sus obras fueron Una noche sin luna y Tres vidas chinas

Otros libros del autor en las Bibliotecas Municipales:

O pase de diapositivas require JavaScript.

La Baladas del Ajo de Mo Yan

El Club de Lectura de los Lunes de la Biblioteca del Forum Metropolitano viaja al hasta el lejano oriente y se mete de lleno en la lectura de Las Baladas del Ajo del escritor Mo Yan.

Para introducir la obra de Mo Yan, Premio Nobel de Literatura 2012, nos quedamos con la reseña de nuestro compañero Enrique, coordinador del Club de Lectura de Forum de los Martes y del Club de Lectura de Castrillón, realizada antes de que le fuera ortorgado el Premio Novol al escritor.

Las baladas del ajo (1989) refleja las desastrosas consecuencias de una economía dirigida. Animados por el gobierno comunista, los agricultores emprenden el cultivo del ajo en grandes extensiones de terreno. La producción es gigantesca, pero no hay suficiente demanda. Las cosechas se malogran y la ruina afecta a miles de familias. Las protestas populares son reprimidas con brutalidad. Mo Yan no escatima detalles. Como un notario que levanta acta, describe la crueldad de los funcionarios policiales. Trata de escribir como si fuese un testigo impersonal: fiel a los hechos, ecuánime y justo. Relata el infortunio de unos personajes obligados a participar en un experimento político, sin espacio para las ilusiones individuales. El autor usa la literatura para rescatar a esos hombres y mujeres sin relevancia, pero que son los que configuran la historia real de la humanidad en todos los tiempos.

Los hechos que cuenta la novela no están ambientados en un pasado remoto, sino en el presente de China, y de otras naciones que empiezan a conocer las revueltas del hambre impulsadas por las diversas crisis que la sociedad mundial ha pasado en el último cuarto del siglo pasado.

Gao Yang y Gao Ma son cultivadores de ajo, familiarizados con los lemas del comunismo, pero sin esa conciencia de clase que transforma al trabajador en un sujeto ético. Solo la miseria y un amor frustrado despertarán su inconformismo, revelando las profundas tensiones que persisten en un país, donde el pasado feudal convive con el anhelo de modernidad. Gao Ma se enamorará de Crisantemo Dorado, pero la supervivencia de los contratos de matrimonio convertirá el idilio en un drama, con dosis de desesperaciones similares a las que empujan al suicidio a los personajes de Shakespeare.

Estamos ante una obra áspera y delicada, con una violencia ancestral y una ternura reservada a las grandes tragedias, que se abastecen de los estratos más profundos de una cultura. Mo Yan  retrata sin disimulo alguno la vulnerabilidad del cuerpo: la carne se desgarra, los fluidos se precipitan al exterior, la dignidad se desintegra frente a la tortura. Junto a  toda esta violencia hay poesía, amor, sensibilidad. Toda esta belleza aparece como paréntesis efímeros en el discurrir de la realidad.

La perspectiva crítica de Mo Yan está matizada por el realismo. En China hay corrupción, escaso respeto a los derechos humanos, la libertad de expresión está sujeta a censura, pero…, la China tradicional, la China profunda, no es menos refractaria a la modernidad. Las mujeres viven sometidas a la voluntad de sus padres y esposos, a menudo brutales e ignorantes. El problema no es el socialismo, sino la ausencia de compasión. Se hace buena la narración del pesimismo de Plauto: los hombres actúan con sus semejantes como feroces depredadores. Sin embargo esa tendencia es reversible. La ternura de una niña ciega o de un potro castaño restituyen la esperanza de un porvenir gobernado por sentimientos de fraternidad y misericordia. La escritura de Mo Yan es la obra de un visionario deslumbrado por la convicción de un futuro mejor.

Mo Yan (Gaomi, Shandong, 17 de Febrero de 1955) es un escritor chino contemporáneo. “Mo Yan” que significa “no hables” en chino, es un seudónimo. Su verdadero nombre es Guan Moye . En Occidente  es conocido principalmente por la adaptación cinematográfica de una de sus novelas, que con el título de Sorgo rojo llevó a cabo el director Zhang Yimou. En ocasiones se le ha comparado con Franz Kafka.

Sus obras han sido traducidas, entre otras lenguas, al inglés, francés, alemán y español.
Nació en el seno de una familia de granjeros. Dejo la escuela durante la Revolución Cultural para trabajar en una fábrica de petróleo. A los veinte años se alistó en el Ejercito Popular de Liberación, las actuales fuerzas armadas de su país, y empezó a escribir siendo todavía soldado. En 1981 publicó su primera novela Lluvia en una noche de primavera. En 1984 obtuvo un puesto en la Escuela de Arte y Literatura del Ejercito, lo que le permitió dedicar más tiempo a escribir. El éxito le llego con sus novelas El rábano transparente y, sobre todo, El sorgo rojo (1993). En 1996 publicó Grandes pechos amplias caderas, donde casi un siglo de historia China es visto a través de los ojos de una mujer. La novela fue prohibida en China.

Obras de este autor disponibles en Bibliotecas Municipais de A Coruña:

  • Grandes pechos, amplias caderas
  • La república del vino
  • Shifu, harías cualquier cosa por divertirte
  • La vida y la muerte me están desgastando
  • Rana
  • Sorgo rojo

Han sido llevadas al cine las obras siguientes: El sorgo rojo, Happy Times y Nuan.