Arquivo do blog

Carta de una desconocida de Stefan Zweig

El martes comenzamos con Carta de una desconocida de Stefan Zweig, nuestro Club de Lectura Ágora.

En primer lugar, queremos dar la Bienvenida a todos sus miembros.
Hemos empezado a conocernos y en nuestra primera sesión ha quedado patente la ilusión, la implicación, las ganas de participar, y el amor por la lectura de todas.

Somos un grupo muy heterogéneo y nuestra primera lectura ha creado mucha controversia. Hemos tenido opiniones muy diferentes y muy enriquecedoras. Auguramos mucho debate y muy buenos momentos.

El libro Carta de una desconocida y su autor aparecen perfectamente retratados en los post que en este blog han escrito el Club “Café con libros” de Rosales  y el Club de lectura de Castrillón,  os invitamos a que los consultéis.

Solo vamos a ensalzar uno de los rasgos más característicos de Stefan Zweig, el de “maestro de la amistad“, a través de las palabras que Klauss Man dedicó a su idolatrado escritor en su libro El condenado a vivir:

INTELLIGENT LIFE SPRING 2009Stefan Zweig

Con la muerte de Stefan Zweig no sólo desaparece una de las figuras más representativas de la literatura moderna, sino también un hombre eminente y muy bien informado, un mecenas, y un auténtico enamorado de las letras. “Enamorado” parece la palabra más adecuada para describir la actitud de Zweig hacia la vida y hacia la literatura. Tenía una curiosidad inmensa, siempre andaba ávido de nuevas aventuras intelectuales y estaba listo para vivirlas. Con fervor y celo, no dejó de explorar ni de elogiar los aspectos continuadamente nuevos del universo literario(…) Zweig, no espera ni pretende cambiar el mundo escribiendo; su única ambición es atenuar la violencia del sufrimiento humano haciéndonos más conscientes de sus raíces y sus causas.

Si es una delicia leer a Stefan Zweig , también puede ser escucharlo. Os recomendamos los Audiolibros que del autor podéis encontrar en las Bibliotecas Municipales:  24 horas en la vida de una mujer , La primera palabra a través del océano o Una partida de Ajedrez

Nuestra próxima lectura es La sonrisa etrusca, un modesto homenaje a José Luis Sampedro, escritor, economista, humanista y maestro  en sencillez, humanidad, inteligencia y ternura.

Leer es vivir la vida propia y la de otros

José Luis Sampedro

Carta de una desconocida


Stefan Zweig
nos cuenta  una historia intimista. La historia de un amor total, sublime, de absoluta entrega y generosidad. Y su maestría al escribir el relato hace que lo creamos. Que estemos convencidos de que fue así, de que existió.

Esto es lo primero que nos sorprende. Que pese a lo imposible que pueda parecernos el hecho, no dudamos en que pudo haberse producido. Es la forma de narrarlo, de hilvanarlo, de hacer que todo case lo que nos apasiona de la historia. La de una mujer enamorada de un hombre al que tiene idealizado y por el que es capaz de todo tipo de sacrificios.  Él, una persona que pese a haber tenido encuentros íntimos con ella, de uno a otro de esos momentos no la reconoce. Ella, toda generosidad y entrega, está enamorada de un hombre  egocéntrico que solo vive para su profesión y  placer. Además de describir el amor total que siente por él, la carta nos deja entrever  la lejanía con la que su amado trata a las personas con las que se relaciona. Solo un trato prolongado hace que las pueda  considerar, todo lo demás son momentos que para él no tienen más valor que el placer que pudo obtener, sin necesidad de recuerdo posterior alguno.

Hay otro hecho singular. Los personajes son totalmente anónimos. Ni un solo nombre personal aparece en toda la narración. Sabemos que transcurre en Viena, pero la época es indefinida y los actores intemporales. Quizás en estos tiempos fuese difícil que el caso se diera, pero no me atrevo a asegurarlo.

El autor despliega todo un ejercicio imaginativo. Se traslada mentalmente al alma de una mujer y nos da cuenta de sus más profundos sentimientos, haciendo que vivamos la trama como unos interesados y emocionados espectadores.

La historia fue llevada al cine en 1948. Dirigida por Max Ophüls e interpretada por Joan Fontaine y Louis Jourdan.

El tomo contiene otros dos relatos cortos, Leporella y El refugiado.

Leporella nos cuenta la historia de Crescencia, una joven tirolesa al servicio de una pareja aristocrática. La unión de estas dos personas carece de amor y es tensa.

La vida diaria de Crescencia transcurre con normalidad sin darle importancia al hecho antes comentado, a ella solo le interesa su labor y ahorra para una vejez tranquila. Pero la interrupción de su patrón mediante gestos de interés hacia ella en ausencia de su esposa cambia esta situación. Después de esforzarse por complacer a su amo, la vuelta de su mujer truncará esta situación. Destruida por el dolor Crescencia terminará abruptamente su padecimiento.

El refugiado nos cuenta una historia que se inicia cuando un pescador encuentra sobre unas tablas en el lago de Ginebra el cuerpo de un naufrago. La acción se sitúa en 1918. Al llegar a tierra se difunde la noticia y se averigua que el naufrago es un desertor del frente. Un culto empresario consigue comunicarse con él en ruso.  Así se enteran de su historia que va desde las estepas rusas al frente francés, donde cayó herido y deseó volver a su tierra. Creía estar en el lago Baikial cuando solo había llegado al de Ginebra. Pese al trato cordial de la gente él se siente perdido, temeroso y hasta avergonzado.

Finalmente pretende regresar a un hogar que ya difiere del que dejó y al que le será imposible llegar.

 Stefan Zweig fue un escritor austriaco. Nació en Viena el 29 de noviembre de 1881 y murió en  Petrópolis, Brasil, el 22 de febrero de 1941.

Fue hijo de una familia de judíos acomodada. Su padre era un próspero y acaudalado fabricante del textil y su madre venía de una familia de banqueros italianos.

Se doctoró en filosofía en la Universidad de Viena. También realizó cursos de literatura que le permitieron codearse con la vanguardia cultura vienesa.

En 1920 se casó con Friderike María Burger von Minternitz a quien había conocido ocho años antes. Ella era una admiradora de su obra.

Azares de la vida le habían llevado a exiliarse en Zurich. Lo hizo durante la primera guerra mundial pese a que al no ser declarado apto para el frente estaba destinado en retaguardia, en la oficina de guerra. Fueron sus convicciones antibelicitas los que empujaron al joven escritor a exiliarse en Suiza. Allí conoció y trabo amistad con Hermann Hesse Thomas Man y Max Reinhardt.

Persona de fuertes ideas antinacionalistas tuvo problemas con la llegada al poder de Hitler.  Cuando la influencia nacionalsocialista se hizo patente en Austria se trasladó a Londres durante un tiempo.Pese a que la religión judía no había formado parte de su educación fue declarado “no ario“.

En 1936 sus libros fueron prohibidos en la Alemania nazi.

En 1938 se divorció de su primera esposa. Un año después se volvió a casar con Charlotte Elisabeth Altmann. Al inicio de la segunda guerra mundial se trasladó a Paris y posteriormente a Inglaterra, en donde obtuvo la ciudadanía. Viajó después a América norte y sur dando un ciclo de conferencias.

En 1941 se mudo a Brasil.  En Petropolis, junto a su esposa, desesperados ante el futuro de Europa y su cultura, pues creían de verdad que el nazismo se extendería a todo el planeta, un 22 de Febrero se suicidaron. Zweig había escrito:

“Creo que es mejor finalizar en un buen momento y de pie una vida en la cual la labor intelectual significó el goce más puro y la libertad personal el bien más preciado sobre la tierra”.

Su autobiografía “El mundo de ayer”,  con publicación póstuma hacía 1944, es un panegírico a la cultura europea que consideraba para siempre perdida.

Tiene una extensa obra publicada entre novelas, relatos, teatro, ensayo y biografías. Pese a ser un escritor de éxito, desde su muerte ha decaído mucho el interés por la lectura de su escritos.

Carta de una desconocida de Stephan Zweig

En el club de lectura de Os Rosales, Café con libros, vamos a hablar de uno de los libros más populares de Stephan Zweig, Carta de una desconocida.

La obra

“Sólo quiero hablar contigo, decírtelo todo por primera vez. Tendrías que conocer toda mi vida, que siempre fue la tuya aunque nunca lo supiste. Pero sólo tú conocerás mi secreto, cuando esté muerta y ya no tengas que darme una respuesta; cuando esto que ahora me sacude con escalofríos sea de verdad el final. En el caso de que siguiera viviendo, rompería esta carta y continuaría en silencio, igual que siempre. Si sostienes esta carta en tus manos, sabrás que una muerta te está explicando aquí su vida, una vida que fue siempre la tuya desde la primera hasta la última hora”.

Una confesión de una mujer profundamente enamorada de un escritor que la ignora, que no la recuerda por muchas veces que la vea. La autora de la carta se enamora de él cuando era tan sólo una adolescente. Él vivía en el piso de enfrente y ella lo admiraba silenciosamente. Pasaron los años y esa admiración se convirtió en amor. Un amor incondicional pero no correspondido.

El autor

Nacido en Viena en 1881, Stephan Zweig fue poeta, traductor, editor, pacifista, humanista y europeo. Emigró a Suiza durante la primera guerra mundial, de 1917 a 1918, y fue uno de los autores más traducidos antes de la Segunda Guerra Mundial. En 1934 emigra a Londres, en 1941 se exilia a Brasil donde, su frustración ante lo que consideraba el fracaso de la cultura europea lo empujaron a la desesperación, suicidándose junto con su segunda esposa Lotte (Charlotte Elisabeth Altmann) en Petrópolis, el 23 de febrero de 1942.

Zweig escribió novelas, historias cortas, ensayos (políticos o literarios), dramas y varias biografías, de las cuales la más famosa es la de María Estuardo. En algún momento, sus trabajos fueron publicados en los países anglosajones bajo el seudónimo de “Stephen Branch” (traducción literal de su apellido), en tiempos donde el sentimiento antigermánico estaba en su apogeo.

En 1948, Max Ophüls adapta la novela breve de Stephan Zweig. Carta de una Desconocida es una de las películas más repuestas en la televisión estadounidense. Contó con dos protagonistas atractivos: una Joan Fontaine en la cima de su carrera tras haber protagonizado Rebeca y Sospecha (Óscar incluido) con Hitchcock o Jane Eyre; y un atractivo galán francés, Louis Jourdan.

Esta tarde, nuestra tertulia la dedicaremos a analizar esta obra. Si no habéis leído nada de Stephan Zweig desde el club os recomendamos que empecéis por esta novela…