Search Results for sangre fria

A sangre fría, de Truman Capote

Soy alcohólico. Soy drogadicto. Soy homosexual. Soy un genio.

truman_capote-web

Nacido en Nueva Orleans en 1924. Su madre, recién divorciada y alcohólica, cedió al niño al cuidado de sus abuelos y más tarde al de unos primos de Monroeville, Alabama. Allí vivirá en una casa contigua a la de Nell Harper Lee, la autora de la conmovedora novela Matar a un ruiseñor, en la que retrata a Capote de niño en el personaje de Dill, un niño sabiondo y fantasioso que vive con sus tías e inventa fascinantes historias sobre un padre ausente. En ese ambiente sureño y sensual que inspiró a otros grandes escritores, como Faulkner, nuestro pequeño Truman comenzará a escribir para mitigar el duro aislamiento sufrido durante su infancia. Cuando, por fin, su madre le llamó para que su nuevo marido, Joe García Capote, cuidara de él y le diera su apellido, Truman ya sentía una necesidad imperiosa de convertirse en escritor y abrirse camino como tal.

Estudió en el Trinity School y en la St. John’s Academy de Nueva York. A los 17 años consiguió un trabajo como corrector de pruebas para la revista The New Yorker, donde no llegó a tener oportunidad de publicar sus relatos. Con 21 años abandona la revista y publica un relato, Miriam, en la revista, Mademoiselle, donde publicaban algunas de las mejores escritoras del país. Allí encontró sus primeros protectores y cosechó sus primeros éxitos, al conseguir el Premio O’Henry. La crítica lo aplaude sin reservas y lo considera un discípulo de Poe. En 1948, con 23 años, publica su primera novela, Otras voces, otros ámbitos, en la que se plantea de forma abierta el tema de la homosexualidad.

A sangre fría, de Truman Capote :  Dossier

A sangre fría

Descarga aquí el dossier en formato pdf

En los años 50 está en la cúspide. Se codea con la jet-set. Desarrolla una actividad social frenética : fiestas, viajes, amantes… Su personalidad arrolladora cautiva a la alta sociedad. Por entonces publica El arpa de hierba (1951), Se oyen las musas (1956), y la famosa Desayuno en Tiffany’s (1958), más tarde adaptada al cine por Blake Edwards, con Audrey Hepburn en el papel de Holly Golightly.

En 1959, cuando cae en sus manos un periódico con la noticia del asesinato de la familia Clutter en Holcomb, decide escribir un reportaje para mostrar el impacto del brutal crimen en una pequeña población de Kansas.

Familia Clutter. Perry Smith y

De izquierda a derecha, Familia Clutter, dick Hickock y  Perry Smith 

Para ello se desplaza al lugar en compañía de Harper Lee, y comienza a entrevistarse con los vecinos de la localidad. EL reportaje inicial da paso a una gran novela en la que Truman se involucra plenamente. Cuando Dick Hickock y Perry Smith son detenidos, su interés por conocerlos y ahondar en sus personalidades se convierte en una obsesión. El resultado será A Sangre fría, novela que inicia, o más bien consolida, el género de la novela periodística (non fiction novle) : utilizando los recursos literarios de la novela, Capote nos presenta todos los detalles que rodean el crimen: el ambiente, los vecinos, los testigos…. y los asesinos. Su relación con Perry, con el que Truman parece compartir ciertos elementos biográficos, y su preocupación, para muchos excesiva, por los autores del crimen, será duramente criticada, y le conducirá a un profundo conflicto emocional, al debatirse entre el interés por rematar la novela y el desenlace del proceso, que ineludiblemente acabará con la muerte de los convictos. A sangre fría sale a la luz en 1966. Un año más tarde será llevada al cine por Richard Brooks. Capote consigue además con esta novela reflejar la brecha entre dos Norteaméricas: el país seguro y protegido que los Clutter conocían y el país amoral y desarraigado en el que vivían los asesinos. El libro constituye uno de los grandes hitos de la literatura universal. Una gran obra que a la vez encumbró y destruyó al escritor.

El proceso creativo de A Sangre fría,  fué llevado al cine en 2005 por Bennet Millerr, con una magnífica interpretación de Philip Seymour Hoffman

Desde entonces, su vida estará unida a alcohol y drogas. Sus últimos títulos serán Música para camaleones y Plegarias atendidas.

 No me queda más que agradecer a los miembros del club la cálida acogida que me dieron en esta nueva andanada del Club del martes. Y presentar el dossier que se entregó para acompañar las sesiones dedicadas a la obra maestra de Truman Capote. Sesiones ambas que han transcurrido en un ambiente acogedor, entrañable, como ya es habitual, y en las que hubo espacio para la reflexión, el debate, y por supuesto la sonrisa. Todo ello propiciado por una lectura que a unos entusiasmó, a otros agradó o interesó, pero que en general satisfizo a todos.


Cedemos el testigo  a los lectores de los clubs, amantes de la lectura, para que hagan sus comentarios!!

Desayuno en Tiffany´s, Truman Capote

Cuando cerramos el curso el año pasado en “Café con libros” una de las sugerencias que nos hicieron sus integrantes fue leer más clásicos. Por ese motivo, escogimos una obra que todos tenemos en la retina pero que pocos habíamos leído, la maravillosa novela del gran Truman Capote Desayuno en Tiffany´s.

La obra

Desayuno con diamantes

¿Quién no ha visto esta imagen, miles de veces a lo largo de su vida?

¿Quién no ha ido a Nueva York y se ha fotografiado delante de la joyería Tiffany’s imitando a la inolvidable Audrey Hepburn?

¿Quién no ha tarareado alguna vez la inolvidable canción de Henry Mancini, Moon River?

Pero leer la novela del gran Capote ha supuesto todo un descubrimiento, porque la obra nos ofrece una visión bastante menos dulcificada de la maravillosa y seductora Holly Golightly.

Desayuno en Tiffany´s está ambientada en el Nueva York más glamuroso, de ahí la referencia a la famosa joyería de la ciudad de los rascacielos.

Allí Holly, una chica con gran encanto, que se ha negado a seguir una carrera de actriz en Hollywood, parte corazones, toma cócteles y parece ir tirando a base del dinero suelto que le dan sus acompañantes para la propina de los servicios en los restaurantes y clubs de moda. Estos acompañantes van  desde un millonario con inclinaciones nazis, al presidiario Sing Sing, al que Holly visita semanalmente, por un dinero, claro. También un barman o el vecino
del apartamento de arriba, un aspirante a escritor que es el que narra la historia.

Inocente y tremendamente astuta, auténtica y encarnación de la máxima sofistificación, Holly vive sin pasado, desterrada de todas partes y sin deseos de pertenecer a nada ni a nadie.

Su historia de fiestas absurdas, de amigos interesantes y superficiales, adquiere un tono musical que una vez leído, jamás se olvida. Sus andanzas constituyen una especie de canción, triste y pegadiza en ocasiones, risueña y cómica hasta provocar las carcajadas en otras. Nunca solemne, en todo momento dispuestas a divertirse, Holly aparece rodeada de un aura tan frágil que parece a punto de romperse a cada frase.

La encargada de protagonizar en la gran pantalla la adaptación de la novela homónima de Truman Capote tendría que haber sido Marilyn Monroe, pero la actriz rechazó el papel, que acabó en manos de Audrey Hepburn. Y Audrey, delicada y elegante, creó uno de los personajes más inolvidables de la historia de Nueva York… y del cine.

Si quieres saber dónde se rodó Breakfast at Tiffany’s  en Nueva York no dejes de visitar esta página web: http://www.anuevayork.com/escenarios-breakfast-at-tiffanys-nueva-york/

Los otros tres exquisitos relatos del libro son: Una casa de floresUna guitarra de diamantes y Un recuerdo navideño.

El autor

Truman Capote

Truman Capote fue encontrado muerto con 59 años de edad. Solía tomar grandes dosis de tranquilizantes, lo que en varias ocasiones había provocado su hospitalización. Truman Streofkus Persons, su verdadero nombre, se declaraba abiertamente homosexual, padecía epilepsia y se confesaba alcohólico.

Capote residía normalmente en Nueva York, a la que amaba profundamente:

“Es el único lugar que conozco que sea auténticamente una ciudad. Si quieres comprar un libro a las cuatro de la madrugada, lo puedes hacer.”

Nacido en Nueva Orleans el 30 de septiembre de 1924, Truman Capote idolatraba a su padrastro, el industrial cubano José García Capote, que se casó con su madre cuando el futuro escritor contaba cuatro años. A los 17 años finalizó los estudios y comenzó a ejercer su verdadera vocación, la literatura. Publicó su primera obra a los 20 años, un cuento titulado Miriam (1944), y obtuvo el Premio O. Henry Memorial en los años 1946, 1948 y 1951.

Pero cuando logró la fama fue en 1948, con la publicación de Otras voces, otros ámbitosEn 1964 aparece Desayuno en Tiffany’s, con la que obtuvo un notable éxito y que fue llevada al cine. y un año más tarde publicó A sangre fría, considerada su obra maestra, una dura reflexión sobre la pena de muerte.

Otros títulos suyos son: Plegarias atendidas , Un árbol en la noche, El arpa de la hierba, que han sido traducidas a numerosos idiomas y sólo en Estados Unidos alcanzaron más de 15 millones de ejemplares vendidos.

En las bibliotecas podéis encontrar no solo sus libros, sino también las películas basadas en su obra y en su vida, muy #recomendamosbmc

No podemos acabar este post sin escuchar de fondo una de las mejores canciones creadas por Mancini y mil veces versionadas: Moon River. Es nuestra forma de desearos desde “Café con Libros” un gran 2017 cargado de buenos momentos.

Matar a un ruiseñor

No conoces realmente a una persona hasta que no has llevado sus zapatos y has caminado con ellos

 

El 1957 Harper Lee entrega a varias editoriales americanas un manuscrito en el que narra una serie de historias inspiradas en personajes y situaciones de su infancia y juventud. El proyecto es rechazado una y otra vez, hasta que un editor le recomienda centrarse en un episodio concreto del texto en el que la protagonista, Scoutt, todavía es una niña. Durante dos años Harper reelabora por completo el escrito, que se publica en 1960 bajo o título “Matar a un ruiseñor”

A través de la mirada de la pequeña Scoutt, Harper Lee reconstruye la vida en un pueblo sureño ficticio, Maycomb a mediados de los años 30. Un pueblo racista, violento, lleno de prejuicios y profundamente marcado por la Depresión.  La novela tiene un fuerte carácter autobiográfico: Scoutt es, como la propia autora, hija de abogado y huérfana de madre ; el pueblo en el que transcurre la acción, Maycomb, está inspirado en  Monroeville (Alabama) en el que la escritora pasó  su niñez.  Dill, (Tití en la película) el niño que juega con Scoutt y su hermano Jem, no es otro que  Truman Capote,  amigo de la infancia de la escritora, y a quien de hecho acompañará muchos años más tarde a  Holcomb para investigar el asesinato que dará lugar a su obra maestra, “A sangre fría”

Dossier Matar a un ruiseñor

Dossier Matar a un ruiseñor

Descarga aquí el dossier en pdf

Matar a un ruiseñor nos devuelve a la infancia, al mundo del juego, la exploración, la aventura y el descubrimiento… y lo hace con una mirada muy respetuosa hacia los niños : son ellos los que parecen sentir la mayor repulsión ante la injusticia y reaccionen ante ella. Es además un libro hermoso y conmovedor que invita a reflexionar sobre temas tan complejos como el racismo, la intolerancia, la rigidez de las vínculos familiares y vecinales, la desconfianza ante lo diferente y fragilidad de un sistema judicial carente de garantías para la población de color. Pero por encima de todo, matar a un ruiseñor nos ha dejado a un personaje : Atticus Finch. Un abogado sureño, un padre dispuesto a educar según sus propias convicciones, un hombre íntegro que  trata de convivir en ese mundo hostil y que se ha convertido en el modelo a seguir por muchos americanos hasta la actualidad.

El libro consigue el Pulitzer en 1961 y obtiene un rotundo éxito, entre el público y la crítica. Dos años más tarde es llevado al  cine por Robert Mulligan, con una Gregory Peck excepcional en el papel de Atticus Finch, personaje que se convierte en un icono de la historia americana en su defensa de los derechos civiles de los afroamericanos. Desde su publicación la novela ha sido lectura obligatoria en muchos centros de enseñanza y es leída con entusiasmo por las nuevas generaciones de lectores

Pero la historia no acaba ahí. Tras pasar el resto de su vida alejada del mundo literario, Harper Lee decide, en 2014, publicar el manuscrito original, supuestamente extraviado desde que fuera rechazado por las editoriales. Así se publica en 2015  Ve y pon un centinela. El lanzamiento, considerado un gran acontecimiento literario, ha provocado una gran sorpresa entre lectores y críticos en Estados Unidos, no tanto por el número de ejemplares vendidos como por el nuevo aspecto del personaje de Atticus.