Search Results for el dia antes de la felicidad

“El día antes de la felicidad” Erri de Luca

En el Club de lectura de la Biblioteca Sagrada Familia repetimos con este genial autor que es Erri de Luca: admirable autodidacta ya que su formación no ha sido la convencional sino que su escuela ha sido la calle, la vida, el experimentar por su cuenta hasta encontrar en la escritura el camino, la vocación de su vida.

En esta ocasión estamos comentando El día antes de la felicidad, donde en pocas páginas crea una historia llena de calidad y complejidad, ahondando una vez más en el alma humana. Con trazos firmes y claros, dibuja unos personajes que notamos cercanos, pero no sólo los personajes, también crea una atmósfera que nos envuelve de forma que parece que estuviésemos en el patio de vecinos del edificio napolitano donde se desarrolla la mayor parte de la historia, paseando por el puerto o mirando hacia el imponente Vesubio. Es una historia de aprendizaje y maduración, contada desde el punto de vista de un niño, con esa mezcla de inocencia y sabiduría que los niños suelen tener en las novelas.El día antes de la felicidad

El protagonista es un huérfano, muy ágil y despierto del que no conocemos ni su nombre y al que Don Gaetano acoge como si fuera un padre. Nunca se ha sentido parte de nada, de una familia, comunidad e incluso de una ciudad; nunca ha sabido quienes fueron sus padres ni porqué lo abandonaron. Siempre se ha sentido un trozo suelto y desarraigado. Por eso tuvo que luchar para ser admitido como uno más entre los muchachos con los que juega al fútbol. Vive en un habitación pagada por su madre adoptiva que nunca ve y que le permite estudiar y vivir la vida con gran libertad. Tiene por única compañía los libros que le presta Raimondo, otro personaje singular que tiene una vieja librería de segunda mano; y las partidas a la escoba que siempre pierde contra Don Gaetano pero que disfruta con las historias que éste le va contando. Don Gaetano es el portero de un edificio de viviendas típico del Nápoles de los años 50, la típica persona que vale para todo, lo mismo ejerce de albañil que de carpintero, electricista o desactivador de bombas! Hasta resolvía litigios entre inquilinos o “consolaba a una viuda necesitada de abrazos”. Bajo su mirada pasan a diario gran cantidad de personas, cada cual con su bagaje de vivencias a cuestas y la experiencia en el trato con la gente es lo que ha hecho que Don Gaetano haya desarrollado un gran don: “saber leer el pensamiento de los demás“, me lo imagino como esas personas que con sólo mirarte saben lo que te pasa. Será este hombre quien vele por el protagonista en su transición de la niñez a la madurez, le transmitirá el legado de sus recuerdos como una preciosa herencia. Por su parte Raimundo le enseñará que la mayor libertad del hombre la proporcionan los libros y la educación. Así, entre Don Gaetano con sus historias de la guerra y sus partidas a la escoba, los partidos de fútbol con otros chicos del barrio,  los libros que le presta Don Raimondo y su amor hacia Anna, de la que se enamora de niño, transitará la vida de este muchacho desde los 8 a los 18 años.

En un momento de la historia Don Gaetano dice: “Un hombre es una cuenca de recepción de historias, cuanto más al fondo está, más recibe

Para Erri de Luca “este fondo se refiere a la última fila de la clase, al último estrato de la escala social… Ahí es donde se acumulan las historias. Hoy ese fondo está en los campos de concentración de inmigrantes, y en su aventura”.

Esto lo podéis encontrar en esta interesante entrevista a Erri de Luca.

En cuanto a la felicidad…

¿Qué es? Para nuestro autor “La libertad hay que ganarla, luchar por ella” “La felicidad no; es algo sobre lo que no se puede fundar nada, una ciudad, un gran amor… es algo que llega de forma imprevista y dura poco. La felicidad no es un proyecto, es un regalo” 

Vosotros ¿qué pensáis? la felicidad ¿hay que trabajarla de alguna forma? ¿llega simplemente, de forma imprevista?

El autor

erri de luca

Erri de Luca es uno de los escritores más prestigiosos de la narrativa actual.  Nacido en Nápoles en 1950, participó en el Mayo del 68 y fue militante de izquierdas, enrolado en el grupo revolucionario Lotta Continua. Trabajó como obrero de la construcción, operario en una fábrica de Fiat y camionero, y condujo vehículos de ayuda humanitaria durante la guerra de los Balcanes. Construyó con sus propias manos la casa en la campiña romana donde hoy vive, y practica, con tanta regularidad como entusiasmo, el alpinismo. Aprendió de manera autodidacta diversas lenguas, como el hebreo o el yiddish, y es lector perpetuo y apasionado de la Biblia –aunque ha dicho que no es creyente-, algunos de cuyos libros ha traducido al italiano.

Su escritura, siempre tan contenida y rigurosa tiene, sin embargo, una gran carga emocional. Sus textos orbitan en torno a cuatro elementos autobiográficos: su infancia en el Nápoles de los años 50, su militancia en Lotta Continua (donde fue jefe de seguridad), la dureza del trabajo manual que ejerció durante años y por último el alpinismo y las escalada.

Entre otros galardones, ha recibido el Premio France Culture y el Femina Étranger, en Francia, y el Premio Petrarca en Alemania. Ha escrito más de cincuenta obras literarias. Otra interesante entrevista que se le hizo hace tres años en El Cultural.

De este autor podéis encontrar en nuestras Bibliotecas municipales:

Espero que disfrutéis con los libros de Erri de Luca como lo hemos hecho nosotros!!

El día antes de la felicidad, Erri de Luca

Hay títulos que te atrapan sin saber muy bien porqué.  Los lees en un listado, en un artículo, los ves en una librería … y ya no los puedes olvidar.

Eso es lo que nos ha pasado con el último libro que hemos comentado en “Café con Libros”, “El día antes de la felicidad” de Erri de Luca.

Relato sencillo y poético, El día antes de la felicidad, narra la educación sentimental de un joven huérfano que crece en los años sesenta protegido por un personaje adorable, Don Gaetano.

Rodeado de grandes hombres, nuestro protagonista recibe lecciones de vida de la mano de este  “portero de los infiernos de la vida” que vive en un edificio de viviendas como hombre para todo y que tiene un gran don:  “saber leer el pensamiento de las personas” , con sólo con mirarte sabe lo que te pasa. Y de Don Raimondo,  que le descubre en su vieja librería de segunda mano, que la mayor libertad del ser humano la proporcionan los libros y la educación.

El joven crecerá a través de los relatos de su mentor en una ciudad, ofendida por la guerra que supo rebelarse contra la ocupación alemana.

Y aprenderá que la vida es ritual, pasión, desafío, sangre… un camino necesario para alcanzar la madurez. ¿Acaso en esto consiste la felicidad?

Son cosas que pasan el día antes.

¿El día antes de qué?

El día antes de la felicidad

Erri de Luca

Erri de Luca

 Erri de Luca (Nápoles, 1950) es novelista, traductor y poeta. Participó en el movimiento del 68 y fue militante revolucionario del grupo Lotta Continua, con la intención de subvertir el orden capitalista. Fue obrero de la Fiat, camionero y albañil. Recorrió los Balcanes con ayuda humanitaria.

Traductor de hebreo y yiddish autodidacta, lo aprendió para leer la poesía de primera mano.

Considerado uno de los autores italianos más importantes de todos los tiempos, sus libros han sido traducidos a 23 idiomas. Ha obtenido varios galardones, entre los que destacan el Premio France Culture y el Femina Étranger en Francia, o el Premio Petrarca en Alemania.

Es autor de más de cincuenta obras, entre las que destacan:

Alpinista ocasional, vive en el campo, cerca del lago de Bracciano.

Cuando le preguntan a Erri ¿Que es para ti la felicidad?, contesta:

La felicidad es algo que no se puede fundar en nada, ni una ciudad ni en un amor, porque llega de forma imprevista y dura poco.

La felicidad es un regalo, no un proyecto.

Y para vosotros,  ¿Qué es la felicidad?

En la próxima sesión de “Café con Libros”  comentaremos otro título que nos roba el corazón,   “El olvido que seremos” de Héctor Abad Faciolince.

Para acercarnos un poco más a esta obra os recomendamos el post de nuestra compañera Maru publicado en este blog.

Felices lecturas estas vacaciones.

EL PALACIO AZUL DE LOS INGENIEROS BELGAS

…. la locura era una forma agradable de construirse universos propios cuando no nos gustaba el que teníamos alrededor, y era este un pensamiento acertado, porque era lo que de igual manera le ocurría a mi hermana Lucía, …. (117).

Un día de septiembre de 1927, Nalo entró a trabajar en el palacio azul de los ingenieros belgas; allá, en uno de los valles mineros de Asturias. Cuando entró llevaba un bagaje de sucesos que lo relacionaba con aquella casa. La descripción de lo que desde entonces le sucede, así como la historia de su familia y la de la sociedad en la que vive, -marcada por las diferencias de clase existentes-, es lo que configura el relato que nos disponemos a leer. Un relato que comienza en un momento concreto de nuestra historia, el que transcurrió desde la proclamación de la Dictadura del General Primo de Rivera, su caida, el advenimiento de la II República y los trágicos sucesos del año 1934 que configuraron lo que se denominó “la revolución proletaria de Asturias”. Siete años cruciales para el personaje y los que con él se relacionan.

He de confesar que el hojeo del libro me produjo un cierto desasosiego. La prosa escrita en las 318 páginas es densa. Escasean los puntos y aparte y no existe dialogo alguno perfectamente identificado. Pues bien; que esto no desanime a nadie. Lo que el autor nos describe está escrito de tal forma que no solo no nos cansa su lectura, deseamos continuar, que siga configurando frases como la que encabeza esta glosa. Escogí esa, podía hacerlo con muchisimas otras. Nos parece leer una continua poesía. Su destreza para describir los ambientes, las personas, los pensamientos y las situaciones es admirable. Vivimos los momentos que nos narra con toda la atención, deseando no perder ninguna de las expresiones con que los refleja. Es por eso que recomiento que el texto se lea despacio, saboreando cada palabra y cada frase. Nos encontramos ante un verdadero y hermoso banquete narrativo y no es deseable perderse alguno de los exquisitos bocados que en forma de frase el autor nos invita a disfrutar.

El personaje principal es Nalo. En torno a él gira la historia. Y al tiempo que nos acerca al ambiente de la época va describiendo el aprendizaje de nuestro protagonista en todo lo referente a su sensualidad.

Poco después de conseguir el trabajo de jardinero en el palacio azul muere su madre, una mujer infeliz desde la muerte de su marido pese a la brutalidad de este. Su familia queda reducida a su hermana Lucía y sus abuelos Cosme y Angustias. Desde el principio lo que cuenta del abuelo Cosme nos lleva a sospechar que existe una antigua relación de este con la familia de uno de los ingenieros.

Su formación se verá condicionada por lo que su abuelo dice o mejor, calla; por su hermana Lucia, que le muestra los misterios del cuerpo femenino y de la poesía; por el jardinero principal del palacio, Eneka, un hombre con una mente enciclopédica que lo formará en los misterios del mundo. No terminan aquí los personajes que configuran la trama y el magisterio. Esta la aya Julia, las  esposas e hijas de los ingenieros, mujeres que a la vez que su hermana parecen concebidas para la educación en los placeres sensuales de Nalo. Es el relato de un universo cerrado de felicidad y despertar a la vida, ajeno a lo que fuera de él pasa, a los asomos de intolerancia sobre las esperanzas de los pobres y los ilustrados. A la gran tragedia que está por venir y que los alcanzará en toda su magnitud.

Todo lo escrito está configurado en una atmosfera de irrealidad y ensueño. Una teoría que Nalo defiende es que en un momento caben, a veces, varios momentos. Un momento es algo concreto, cuando lo configuran varios es lo esencial, lo que da sentido a la vida, lo que vale la pena conocer. Y él sin duda conocera esas esencias de vida.

                                                                     1934 – Levantamiento minero en Asturias.

 

 

Fulgencio Argüelles nació en la aldea allerana de Orillés, oficialmente Uriés el 6 de Enero de 1955. Estudió psicología en las universidades de Comillas y Complutense de Madrid, especializándose en psicología del trabajo y de las organizaciones. En 1997 regresó a Asturias y reside en Cenera (Mieres) el lugar donde había pasado su infancia y juventud.

Ha recibido varios premios por sus relatos cortos, tanto en castellano como en bable. Todos ellos antes de publicar su primera novela Letanías de lluvia, Premio Azorín de 1992; Los clamores de la tierra; Recuerdos de algún vivir, Premio Principado de Asturias 2000 concedido por la Fundación Dolores Medio, y El Palacio de los ingenieros belgas, Premio Café Gijón 2003.

También ha publicado los libros de relatos Del color de la nada y Seronda, este último en  bable y en colaboración con el pintor asturiano J. Enrique Maojo.

Escribe habitualmente artículos de opinión, así como críticas literarias en el diario El Comercio, donde mantiene una sección fija denominada “Libros de siempre jamás”. Por estos artículos le fue concedido el Premio de la Crítica que concede la Asociación de Escritores de Asturias (AEA) al columnismo literario, en 2012.

El PALACIO AZUL DE LOS INGENIEROS BELGAS

…. la locura era una forma agradable de construirse universos propios cuando no nos gustaba el que teníamos alrededor, y era este un pensamiento acertado, porque era lo que de igual manera le ocurría a mi hermana Lucía, …. (117).

Un día de septiembre de 1927, Nalo entró a trabajar en el palacio azul de los ingenieros belgas; allá, en uno de los valles mineros de Asturias. Cuando entró llevaba un bagaje de sucesos que lo relacionaba con aquella casa. La descripción de lo que desde entonces le sucede, así como la historia de su familia y la de la sociedad en la que vive, -marcada por las diferencias de clase existentes-, es lo que configura el relato que nos disponemos a leer. Un relato que comienza en un momento concreto de nuestra historia, el que trnascurrio desde la proclamacion de la Dictadura del General Primo de Rivera; su caida; el advenimiento de la II República y los trágicos sucesos del año 1934 que configuraron lo que se denominó “la revolución proletaria de Asturias”. Siete años cruciales para él personaje y los que con él se relacionan.

He de confesar que el hojeo del libro me produjo un cierto desasosiego. La prosa escrita en las 318 páginas es densa. Escasean los puntos y aparte y no existe dialogo alguno perfectamente identificado. Pues bien, que esto no desanime a nadie. Lo que el autor nos describe está escrito de tal forma que no solo no nos cansa su lectura, deseamos que continúe, que siga configurando frases como la que encabeza esta glosa. Escogí esa, podía hacerlo con muchisimas otras. Nos parece leer una continua poesia. Su destreza para describir los ambientes, las personas, los pensamientos y las situaciones es admirable. Vivimos los momentos que nos narra con toda la atención, deseando no perder ninguna de las expresiones con que los refleja. Es por eso que recomiento que el texto se lea despacio, saboreando cada palabra y cada frase. Nos encontramos ante un verdadero y hermoso banquete narrativo y no es deseable perderse alguno de los exquisitos bocados que en forma de frase el autor nos invita a disfrutar.

El personaje principal es Nalo. En torno a él gira la historia. Y al tiempo que nos acerca al ambiente de la época va describiendo el aprendizaje de nuestro protagonista en todo lo referente a su sensualidad.

Poco después de conseguir el trabajo de jardinero en el palacio azul muere su madre, una mujer infeliz desde la muerte de su marido pese a la brutalidad de este. Su familia queda reducida a su hermana Luisa y sus abuelos Cosme y Angustias. Desde el principio lo que cuenta del abuelo Cosme nos lleva a sospechar que existe una antigua relación de este con la familia de uno de los ingenieros.

Su formación se verá condicionada por lo que su abuelo dice o mejor, calla; por su hermana Lucia, que le muestra los misterios del cuerpo femenino y de la poesía; por el jardinero principal del palacio, Eneka, un hombre con una mente enciclopédica que lo formará en los misterios del mundo. No terminan aquí los personajes que configuran la trama y el magisterio. Esta la aya Julia, las  esposas e hijas de los ingenieros, mujeres que a la vez que su hermana parecen concebidas para la educación en los placeres sensuales de Nalo. Es el relato de un universo cerrado de felicidad y despertar a la vida, ajeno a lo que fuera de él pasa, a los asomos de intolerancia sobre las esperanzas de los pobres y los ilustrados. A la gran tragedia que está por venir y que los alcanzará en toda su magnitud.

Todo lo escrito está configurado en una atmosfera de irrealidad y ensueño. Una teoría que Nalo defiende es que en un momento caben, a veces, varios momentos. Un momento es algo concreto, cuando lo configuran varios es lo esencial, lo que da sentido a la vida, lo que vale la pena conocer. Y él sin duda conocera esas esencias de vida.

Fulgencio Argüelles nació en la aldea allerana de Orillés, oficialmente Uriés el 6 de Enero de 1955. Estudió psicología en las universidades de Comillas y Complutense de Madrid, especializándose en psicología del trabajo y de las organizaciones. En 1997 regresó a Asturias y reside en Cenera (Mieres) el lugar donde había pasado su infancia y juventud.

Ha recibido varios premios por sus relatos cortos, tanto en castellano como en asturiano. Todos ellos antes de publicar su primera novela Letanías de lluvia, Premio Azorín de 1992; Los clamores de la tierra; Recuerdos de algún vivir, Premio Principado de Asturias 2000 concedido por la Fundación Dolores Medio, y El Palacio de los ingenieros belgas, Premio Café Gijón 2003.

También ha publicado los libros de relatos Del color de la nada y Seronda, este último en asturiano y en colaboración con el pintor asturiano J. Enrique Maojo.

Escribe habitualmente artículos de opinión, así como críticas literarias en el diario El Comercio, donde mantiene una sección fija denominada “Libros de siempre jamás”. Por estos artículos le fue concedido el Premio de la Crítica que concede la Asociación de Escritores de Asturias (AEA) al columnismo literario, en 2012.

 

 

 

 

 

La Oculta de Héctor Abad Faciolince

El primer post del curso 2015-2016 de los clubs Café con Libros va dedicado a nuestro admirado Héctor Abad Faciolince. Tuvimos la oportunidad de conocerlo en persona el curso pasado, en los encuentros organizados por Javier Pintor en el Centro de Formación e Recursos da Coruña (CEFORE). Y ya nos había encandilado con su anterior novela: El olvido que seremos. En nuestra primera tertulia del club de los lunes debatimos -vaya si debatimos- sobre su último trabajo: La Oculta.

El autor

Héctor Abad FaciolinceEscritor, traductor y periodista, Héctor Abad nació en Medellín en 1958. Es hijo de Cecilia Faciolince y Héctor Abad Gómez, un destacado médico, profesor universitario y defensor de los Derechos Humanos, quien además fue el fundador de la Escuela Nacional de Salud Pública.

En 1977 realizó estudios de filosofía en la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, y de Medicina en la Universidad Javeriana de Bogotá. En 1978 viajó a México y estudió talleres de poesía y narrativa en La Casa del Lago, el primer campus cultural de la Universidad Autónoma de México.

En 1979 regresó a Medellín y comenzó a estudiar Periodismo en la UPB. De esta carrera fue expulsado en 1981 por escribir un artículo irreverente contra del Papa. En 1982 hace estudios de inglés en Nueva York y más tarde se va a Italia en donde estudia Lenguas y Literaturas Modernas en la Universidad de Turín. Regresa a Colombia en 1987, después de graduarse “cum laude” en Turín. En Agosto de ese año su padre es asesinado por paramilitares -La historia se puede leer en su novela autobiográfica El olvido que seremos–  y debido a las amenazas que recibe se exilia primero en España (diciembre de 1987) y luego en Italia, en 1988, en donde trabaja como “lector de español” de la Universidad de Verona hasta 1992.

Desde sus años de estudiante había empezado a traducir al castellano diverso autores italianos: Umberto Eco, Leonardo Sciascia, Italo Calvino, Tomasi di Lampedusa, Gesualdo Bufalino, Primo Levi o Natalia Ginzburg, entre otros. Estas traducciones se publicaron en libros y en suplementos literarios mexicanos.

Recientemente ha sido nombrado director en la Biblioteca de la Universidad Eafit en Medellín (sí sí, bibliotecario!), donde se dedicará a lo que más le gusta: seleccionar libros.

La obra

La OcultaLa novela gira en torno a La Oculta, una finca escondida en las montañas de Colombia. Pilar, Eva y Antonio Ángel son los últimos herederos de esta tierra que ha sobrevivido a varias generaciones de la familia. En ella han pasado los momentos más felices de su vida, pero han tenido que enfrentarse también al asedio de la violencia y el terror, al desasosiego y a la huida. A partir de las voces de los tres hermanos, del recuento de sus amores, miedos, deseos y esperanzas, y con un deslumbrante paisaje como telón de fondo, Héctor Abad Faciolince ilumina en La Oculta las vicisitudes de una familia y de un pueblo, así como el momento en que está a punto de perderse el paraíso sobre el cual construyeron sus realidades y sus sueños.

Se trata de una novela bellamente escrita. Nos gusta mucho su prosa, la manera de entremezclar las voces narrativas en cada capítulo, y la forma de conocer a los tres protagonistas principales. Para algunos integrantes del club su personaje favorito es Toño y sus historias, para otras es Eva o incluso Pilar. Pero en lo que estamos todos de acuerdo es en que se trata de un texto muy rico en temas y en que se nos ha quedado corto el tiempo de la tertulia del lunes 😉

Para el periodista y escritor Juan Cruz, La Oculta es una metáfora de la belleza, la felicidad y la pérdida. Un extracto de su opinión recogida en la web de Héctor Abad, dice lo siguiente:

Es un libro sobre la vida, en todas sus facetas, desde la vida a la muerte y vuelta a empezar. Su escenario es una finca en Antioquia, Colombia, donde unas familias arriesgadas fundan un universo en el que sólo el tiempo suele parecer imperfecto, pues a la larga mata a las personas y agosta los árboles o los atardeceres. De resto, es un sitio hecho, exactamente, para la belleza y para la felicidad. Pero como ambas no son duraderas, a las dos las acecha la pérdida, el desastre.

En La Oculta, Abad edifica un lugar idílico que puede ser un país o una familia, y poco a poco lo van desfigurando los sucesos que tienen que ver con la codicia que actúa sobre las mentes desde la ansiedad malévola del hombre. Las guerrillas, los paramilitares, unos y otros son sanguijuelas de la misma peste, y en medio La Oculta va constituyéndose en símbolo de la familia y de Colombia, hasta que el desastre sobreviene a raíz de persecuciones, asesinatos y secuestros que van sobreviniendo, en la escritura de Héctor Abad Faciolince, con una delicadeza que le da al texto el aire de un temporal contado con la serenidad con que se describe un lento naufragio.

El 14 de septiembre de 2014, Héctor Abad escribía en su página web “Terminar una novela”, texto en el que relata todo lo que ha hecho durante los años que separan La Oculta de su anterior trabajo. Resulta una lectura de lo más enriquecedora para comprender el proceso de escritura de una novela por parte de su autor.

No hay nada qué hacer, en pocas semanas voy a abandonar esta novela, La Oculta, y dejará de ser mía. Será una niña huérfana, en manos de los lectores que la quieran leer. Y yo ya no voy a poder mejorarla ni defenderla. Será ella, si puede, la que se defienda sola.

Balzac y la joven costurera china de Dai Sijie

Con el exquisito texto de Dai Sijie, Balzac y la joven costurera china  cerramos en “Café con Libros”, un bloque dedicado a la Literatura Oriental en el que nos  hemos acercado al universo de Haruki Murakami en  Tokio Blues  y al del  maravilloso Natsume Soseki en Botchan .

Dai Sijie rinde en su novela  un conmovedor homenaje al poder de la palabra escrita y al deseo innato de la libertad, donde los libros se convierten en fuente de vida, inteligencia y felicidad.

La obra

                    A veces un libro puede cambiar toda una vida.

balzac_y_la_joven_costurera_china

Dai Sijie nos propone una historia real, autobiográfica, que tuvo lugar en la China de Mao en los años setenta.

Este episodio oscuro se caracteriza por el culto al líder, la limpieza política de altos cargos del Partido Comunista, el adoctrinamiento, la propaganda y el control ideológico, y el hostigamiento a los intelectuales, burgueses, estudiantes, y a cualquier elemento considerado contrarrevolucionario.

Durante este periodo se prohibieron, entre otras muchas cosas, las matemáticas, la música occidental y los libros. Sólo estaba permitido leer manuales de agricultura e industria, textos comunistas y sobre todo el Pequeño Libro Rojo, el segundo libro más publicado del mundo, sólo superado por la Biblia.

En China , los “intelectuales”, es decir, cualquier persona que hubiera tocado un libro, aunque fuese de una temática banal, tenía que reeducarse en el campo. Eso significaba el destierro legal y la explotación de ciudadanos, consentidos por parte de un gobierno que deseaba purgar cualquier signo de libertad individual de China.

Dos de esos adolescentes chinos son enviados a una aldea perdida en las montañas del Fénix del Cielo, cerca de la frontera con el Tíbet, para cumplir con el proceso de «reeducación» implantado por Mao Zedong a finales de los años sesenta. Soportando unas condiciones de vida infrahumanas, con unas perspectivas casi nulas de regresar algún día a su ciudad natal, todo cambia con la aparición de una maleta clandestina llena de obras emblemáticas de la literatura occidental. Así pues, gracias a la lectura de Balzac, Víctor Hugo, Flaubert, Baudelaire, Tolstoi, Gogol, Dostoievski, Dickens, Kipling, Emily Brontë, Dumas, Stendhal o Romain Roland, los dos jóvenes descubrirán un mundo repleto de poesía, sentimientos y pasiones desconocidas, y aprenderán que un libro puede ser un instrumento valiosísimo a la hora de conquistar a la atractiva costurera, la joven hija del sastre del pueblo vecino.

Con la cruda sinceridad de quien ha sobrevivido a una situación límite, Dai Sijie ha escrito este relato que sorprende al lector por la ligereza de su tono narrativo, casi de fábula, capaz de hacernos sonreír a pesar de la dureza de los hechos narrados. Además de valioso testimonio histórico de la China de esa época.

Se trata de una obra escrita con sencillez, ternura y poco amante de excesos, aunque la época y las situaciones que se describen sean impactantes e induzcan al rechazo. Es, además, un hermoso testimonio de las brutalidades acontecidas en la China de la bandera roja contado por una víctima de las mismas.

Fue llevada al cine en 2002 por el mismo Dai Sijie e interpretada por Zhou Xun, Chen Kun y Liu Ye.

El autor

Dai Sijie

Dai Sijie, nació en 1954, en la República Popular China. Sus padres, ambos médicos, estuvieron en la cárcel tras ser calificados como “reaccionarios Burgueses”. Pertenece a la generación de los jóvenes reeducados, que en plena Revolución Cultural fueron enviados al campo a aprender de los campesinos revolucionarios.

En 1974 ingresó en la universidad para cursar Historia del Arte y cuatro años después en una escuela de cine, donde obtuvo una beca para estudiar en el extranjero.

Trabajó en un instituto de provincias hasta la muerte del presidente Mao Zedong. Escogió Francia para proseguir sus estudios y se instaló allí en 1984. Descubrió el cine europeo y quedó muy impresionado por Luis Buñuel, de quien adquirió el gusto por lo surreal.

Antes de pasar a la escritura, hizo tres películas aclamadas por la crítica. My Sorrow (Chine, douleur ma ) (1989), Le mangeur de lune (1994) y Tang, le onzième (1998). En el 2006 rodó en Vietnam, Las hijas del botánico chino.

En el año 2000 alcanzó un enorme éxito de crítica y público con su primera novela, Balzac y la joven costurera china, de la que vendió 100.000 ejemplares en apenas dos meses y que se tradujo a más de veinte idiomas. De carácter semi autobiográfico fue llevada al cine, adaptando él mismo la novela y dirigiendo la película. La cinta fue prohibida en China.

A pesar de haber escapado de la China revolucionaria, casi toda su narrativa se desarrolla en este país. Desde La acrobacia de Confucio hasta Balzac y la joven costurera china, pasando por El complejo de Di probablemente su obra más conocida, que obtuvo el prestigioso Premio Femina. Otra de sus obras fueron Una noche sin luna y Tres vidas chinas

Otros libros del autor en las Bibliotecas Municipales:

This slideshow requires JavaScript.

La caída del Museo Británico

Había momentos de felicidad en la sala de lectura del Museo Británico, pero el cuerpo le llamaba. (Grahan Greene)

La frase está en el inicio del primer capítulo de la novela.  De alguna manera el autor a través de ella nos da la pista por donde va a transcurrir.  Nos va a contar un día en la vida de Adam Appleby, 25 años, casado, padre de tres hijos, que se apaña con una corta beca concedida para hacer  su tesis doctoral que versará sobre la novela victoriana. Esta ocupación le lleva a la biblioteca del nombrado Museo todos los días del año en los que permanece abierta. Allí  y a lo largo de la jornada, se sienta en el mismo sillón en que lo hacía Karl Marx y sin descanso ni desanimo intenta, como muchos otros, dar fin a la mencionada tesis. Ah, me olvidaba, tanto él como su esposa  Barbara son católicos practicantes y se rigen por las austeras normas sexuales  que impone el Vaticano, sobre todo en lo que se refiere al tema de la concepción. Nada de métodos no naturales. Todo ha de hacerse de forma que promueva la natividad.

El día en que da comienzo la reseña que nos transmite Mr. Lodge, Barbara, a preguntas de su esposo, pone en su conocimiento que lleva tres días de retraso en lo que a la venida de la regla se refiere. Esto asusta a Adam. El dinero de la beca se está acabando y un nuevo vástago al rebaño que tienen formado puede ser la puntilla financiera. Son momentos angustiosos que como lector agradezco ya que al describirlos forman una retahíla de frases y situaciones que como mínimo hacen  sonreír y desde luego nos condicionan para leer gustosamente todos los avatares que van describiéndose a lo largo de las páginas del libro.

A lomos de su vieja moto Vespa parte nuestro erudito hacía su destino, el sillón antes aludido, donde llevar a buen puerto la aventura en la que se encuentra inmerso. Y comienzan una serie de situaciones desquiciadas, que con buena dosis de ironía y comicidad nos van retratando los personajes que pueblan ese mundo bibliotecario, de forma especial los propios funcionarios de la Biblioteca y los universitarios que hacen uso de lo que esta ofrece para sus fines académicos.

Todos sueñan con ser famosos, con lograr la obra que les encumbre, que les de méritos, fama y dinero. Todos sueñan con lo que harían si fuesen Ministros de Educación, por ejemplo, o incluso Papa. Porque Adam se da ese gusto para arreglar sus problemas de coyunda. Y vaya si los arreglaría. Soñar es la forma que tienen animarse y llevar con optimismo la tarea que tienen pendiente

Porque allí conviven los que se inician con aquellos que el comienzo de su tesis se pierde en la memoria del tiempo.La Biblioteca es su vida, la darían gustosos por dar cima al trabajo que realizan, la tesis; y esa ansia queda reflejada en las palabras de una de estas adictas, cuando al tener que despejar las salas por un aviso de incendio ruega a un ordenanza que “sin importarle lo que a ella le pase salve su tesis doctoral”. (Abajo, sala de lectura de dicho museo)

 

La gran aspiración es conseguir descubrir un manuscrito especial que solucione de golpe la situación. Adam está empeñado en algo parecido, dar a conocer la obra de un escritor católico menor, ya fallecido, lo que le lleva a contactar con una joven que le ofrece una novela inédita y picante del apostólico literato a cambio de que le haga perder su virginidad. La situación ya es de por sí cómica, pero lo que sucede cuando este accede a tal sacrificio, es delirante.

Lodge hace una parodia del mundo académico y bibliotecario. También hacia los católicos y sus rígidas normas. Todo envuelto en un halo de cariño y respeto, lo que hace que lo escrito guste por igual a unos y a otros. A mi modo de ver todo un éxito.

David John Lodge, nació en Londres el 28 Enero de 1935

Hizo sus estudios en la University College London (UCL) , en donde obtuvo su Licenciatura en Letras,  con honores, en 1955. Cuatro años después, en 1959, obtuvo la Maestría en Artes de la UCL. En ese mismo año se casó con Mary Frances Jacob. Se doctoró en la Universidad de Birmigham y trabajó en el Departamento de Inglés de esa casa de estudios desde 1960 hasta 1987, haciéndose conocido por sus conferencias sobre la ficción victoriana. En 1987 se retiró de su actividad laboral en la citada Universidad de Birminham para dedicarse enteramente a la creación literaria, reteniendo el título de Profesor Honorario de Literatura Inglesa Moderna de dicha Universidad y siguiendo domiciliado en la ciudad de Birmingham. Sus escritos se encuentran depositados en la recopilación Colecciones Especiales de la Universidad de Birmingham.

Su primera novela publicada, The Picturegoergs (1960) ilustra sus primeras experiencias en “Brickley” (basado en Brocley, sudeste de Londres), que también describió en su posterior novela Terapia. La Segunda Guerra Mundial obligó a Lodge y a su madre a trasladarse a Surrey y Cornwall.

Es, sin duda, uno de los grandes maestros del humor inglés de nuestro tiempo, y en sus obras suele mostrarse tan agudo como divertido. Satiriza con frecuencia al medio académico en general y a las humanidades en particular. Habiendo recibido una crianza católica, aunque se ha descrito a si mismo como un “católico agnóstico“, muchos de sus personajes son católicos romanos y el catolicismo es además uno de sus temas,  especialmente en la que nos ocupa, en “How far can you go?” (publicada en Estados Unidos como Cuerpos y almas) y en “Noticias del paraiso“.

Es creador de la ciudad de ficción “Rummidge“, remedo de Birmingham y del también imaginario Estado norteamericano de “Euforia” que sitúa entre California del Norte y California del Sur. La capital de dicho Estado es “Plotinus” tenue disfraz de Berkeley, California.

Varias de sus novelas han sido adaptadas a series de televisión, algunas por el mismo autor.

En 1997 recibió del Ministerio de Cultura de Francia la Orden de las Artes y las Letras en grado de Caballero y en 1998 se le designó Comandante de la Orden del Imperio Británico por sus servicios a la literatura.

El olvido que seremos de Héctor Abad Faciolince

El lunes 17, en el Club de Lectura de la Biblioteca Sagrada Familia,  nos acercaremos a una verdadera joya de la literatura de este siglo. Se trata de “El olvido que seremos” del escritor y periodista colombiano Héctor Abad Faciolince (Medellín, Antioquia, 1958)

olvido

Se trata de una novela testimonial publicada en el año 2006. El título está tomado del primer verso de un soneto inédito de Borges: “Ya somos el olvido que seremos…”. Este poema se encontraba en el bolsillo de Héctor Abad Gómez, padre del autor, el día de su asesinato. La novela nos narra la vida de Héctor Abad Gómez y su hijo, contada a través de éste último.

El relato tiene un orden cronológico: comienza en la niñez del narrador y termina 28 años después con la muerte del padre. Ahora bien, hay saltos al futuro, prolepsis o prospecciones, que nos van anticipando hechos y estimulan nuestra curiosidad.

El protagonista es un padre amoroso y poco solvente, amante de los libros y las ideas. Trabaja dando clases en la Facultad de Medicina,  más preocupado por la salud pública que por la medicina, inconformista y defensor de los desprotegidos, liberal en el terreno público pero más bien conservador en el privado. Un hombre que realizó importantes proyectos de salud mejorando así el nivel de vida de muchos colombianos.

hector

Héctor Abad Faciolince

Este padre está convencido de que a los hijos hay que hacerlos todo lo felices que se pueda, ya tendrán ocasiones de probar por sí mismos la dureza de la vida. Un padre que ríe mucho, que se niega a repetir los errores de su propio padre, y que le gusta demostrar abiertamente el cariño que siente por los suyos. Padre severo sólo cuando debe serlo, preocupado por inculcar en sus hijos la idea de la justicia. Un progenitor que, como dice el mismo narrador, es la contraposición del dibujado por Kafka en su “Carta al padre”,  escrita en el año 1919,  donde  el genio se dirige a su padre para criticar la conducta abusiva e hipócrita hacia él, así como el miedo que siempre le provocó.

Además de acercarnos a una relación filial tan intensa (“yo amaba a mi papá con un amor animal”), es también la historia de una familia entrañable y de una sociedad. La familia formada por los padres, cinco hijas y un hijo (el narrador), roza con frecuencia ese estado fugaz que llamamos felicidad, sin embargo debe pagar caro por ella al enfrentarse con las muertes prematuras de dos de sus miembros.

Con respecto a la sociedad, el relato nos hace testigos del aumento de la violencia política en Colombia, en los años 70-80-90 con  la formación de grupos paramilitares de extrema derecha que eliminan de su camino a todo aquel que moleste a sus jefes, por otro lado la organización de grupos guerrilleros de extrema izquierda como las FARC y el M-19; y todo ello coincidiendo también con la violencia de los cárteles de Cali y Medellín, dedicados al tráfico de cocaína, pero involucrados muchas veces con los paramilitares en atroces masacres contra la población civil.

Como esta novela ya ha sido leída y comentada en otros clubs, os  recomiendo el post de nuestra compañera Maru publicado en este blog.

Recordad que en las  Bibliotecas Municipales de A Coruña podéis encontrar este libro así como otras obras de este autor.
Consulta su disponibilidad en nuestro catálogo

Si queréis podéis dejar vuestros comentarios

El Gran Gatsby de Francis Scott Fitzgerald

Con la novela El Gran Gatsby de Francis Scott Fitzgerald, terminamos la primera edición del club de lectura en la Biblioteca Sagrada Familia.

La obra

La novela fue escrita en 1925. La historia se desarrolla en los años 20 del pasado siglo en Nueva York y en Long Island. El millonario hecho a sí mismo, Jay Gatsby, personaliza una de las obsesiones de Fitzgerald y de la sociedad de su país: la combinación de dinero, ambición y lujuria como promesa de nuevos comienzos. Una fábula extraordinaria, no exenta de moraleja, sobre el sueño americano.

Las novelas de Scott Fitzgerald, y ésta en concreto, inciden en la vaciedad existencial, la ansiedad por vivir deprisa, el deseo de romper las normas, una visión irónica de la realidad, los personajes están bien retratados y se relacionan entre sí con diálogos esclarecedores. Nos muestra el desencanto de jóvenes privilegiados de su época, que vegetan entre las salas de baile, los restaurantes exquisitos, el desenfreno y el alcohol.

El gran Gatsby

Gatsby viene siendo el arquetipo de aquellos míticos años veinte en que parecía que todo era posible, un tiempo de felicidad entre el horror de la Primera Guerra Mundial y la barbarie de la Segunda. Por cierto, este 2014 se cumplen cien años del comienzo de la Primera Guerra Mundial, también conocida como “La Gran Guerra”, que marcó un antes y un después en la Historia de la humanidad. Junto al resto de los protagonistas, Gatsby representa a una “generación perdida”, a todos aquellos “jóvenes tristes” que personifican el mito de la pasión y el desamor, de la literatura que se funde con la vida.

Se denomina “generación perdida” a un grupo de escritores que renovaron la narrativa norteamericana durante el período de entreguerras. Sus características comunes son las siguientes:

  • Viven en una época de contrastes económicos y sociales
  • Conocen de cerca los horrores de la guerra
  • Reflejan el clima de pesimismo y desconcierto
  • Buscan nuevos caminos estéticos

Entre los principales representantes de la “generación perdida” destacan:

  • Francis Scott Fitzgerald:  A este lado del Paraíso, El gran Gatsby…
  • Ernest Hemingway:  Adiós a las armasPor quién doblan las campanasEl viejo y el mar.
  • John Dos Passos:  Manhattan Transfer, Trilogía USA.
  • William Faulkner:  El sonido y la furiaMientras agonizoAbsalón, Absalón.
  • John Steinbeck :  De ratones y hombresLas uvas de la ira y La perla.

Muchas veces se ha descrito El gran Gran Gatsby como el reflejo de la era del jazz en la literatura norteamericana.

El narrador, Nick Carraway, comienza la historia con el consejo que le daba su padre de que no debemos criticar a los demás.

  “Cada vez que te sientas inclinado a criticar a alguien -me dijo- ten presente que no todo el mundo ha tenidos tus ventajas…”

A través de él conoceremos a su prima, Daysy Buchanan , a su agresivo marido, Tom Buchanan y a Jordan Baker. Mientras que los Buchanan viven en East Egg, un pueblecito  muy de moda en el Long Island de los años 20, Nick vive en West Egg, menos elitista pero todavía elegante, al otro lado de la bahía de East Egg.

Pronto nos fascinará el misterioso Jay Gatsby, un hombre rico que tiene una mansión enorme junto a la casa de Nick y que pasa muchos atardeceres mirando una luz verde al otro lado de la bahía desde su jardín. Nadie que haya leído la novela olvidará la luz del embarcadero de Daisy y que Gatsby veía en las noches de aquel verano en Long Island y que, desde entonces, representa uno de los paradigmas de lo inalcanzable.

Gatsby es un hombre popular por su fortuna, por las grandes fiestas que organiza en su lujosa mansión, a las que acude lo más selecto de la sociedad neoyorkina. Sin embargo nadie sabe quién es realmente, a qué se dedica ni de donde proviene su fortuna.

Temas centrales serían: la decadencia del sueño americano en aquellos años 20; la superficialidad de las clases altas; el poder y el dinero; el amor; la nostalgia como motor de las acciones humanas; la inutilidad de tratar de recrear un pasado idealizado…. De muerte, de amores nunca conseguidos, de fiestas frenéticas, de ideales románticos, trata El Gran Gatsby, la obra maestra de Scott Fitzgerald. Publicada en 1925 no alcanzó el éxito popular de otros trabajos de su autor. Pero críticos tan exigentes como T. S. Elio, Lionel Trilling o Edmund Wilson escribirían que era una de las más grandes obras de la literatura escrita en inglés.

Personajes principales:

Nick Carraway: narrador de la historia. Veterano de la 1ª Guerra Mundial, graduado por la Universidad de Yale y originario del medio Oeste. Va a cumplir 30 años. Sarcástico, optimista y tolerante.

Jay Gatsby: nacido como James Gatz. Es un joven milonario originario de Dakota del Norte, misterioso, ha estado metido en el negocio de contrabando de Ron durante La Prohibición. Obsesionado con Daysy Buchanan, a quien conoció mientras él era un joven oficial de la Primera Guerra Mundial. Este personaje está basadao en el traficante de ron y ex oficial de la Primera Guerra Mundial, Cedric Max Gerlach. Estudió durante un breve período de tiempo en el Trinity College, Oxford, después de haber servido en la guerra. Se refiere a las personas como “compañero” o “campeón”.

Tom Buchanan: esposo de Daisy. Rico y arrogante, violento y egoísta, hace lo que tenga que hacer para obtener lo que quiere.

Daysy Buchanan: nacida como Daisy Fay. Es una chica atractica, insegura, identificada a sí misma como una flapper. Ser una chica flapper fue una moda en los años 20, se les distinguía por su alegre liberalidad para bebe, fumar, maquillarse en abundancia, ser amantes de las películas…  Chicas flapper fueron Josephine Baker, Zelda Fitzgerald (escritoria y esposa de Scott Fitzgerald), Clara Bow… El personaje de Daisy está ligeramente basado en Ginevra King, el romance de juventud de Fitzgerald.

Aquí os dejo un enlace para haceros una idea de las chicas flapper.

Muchos directores han querido llevarla al cine. Del año 1974 tenemos la maravillosa versión dirigida por Jack Clayton e interpretada por Robert Reford y Mia Farrow. La versión más actual es la rodada en el 2013 con Leonardo DiCaprio como protagonista dirigido por Baz Luhrmann donde destaca la increíble banda sonora en la que se mezcla el Jazz típico años 20 y el R&B de la actualidad.

Os dejo un trailer de la versión de 1974

Este es un trailer de la versión de 2013

El autor

6856975764_6891f93c68_o

Nuestro autor con su mujer Zelda y su hija

Francis Scott Key Fitzgerald (Saint Paul, Minnesota, 24 de septiembre de 1896-Hollywood, California, 21 de diciembre de 1940) fue un novelista estadounidense de la «época del jazz».

Escribió cinco novelas y docenas de historias breves que abordan temas como «la juventud» o «la desesperación» con una extraordinaria honestidad, al plasmar sus emociones cambiantes. Sus héroes, atractivos, confiados y condenados, resplandecen brillantemente antes de explotar («Muéstrame un héroe», dijo Fitzgerald en una ocasión, «y te escribiré una tragedia»), y sus heroínas son bellas y de personalidad compleja.

Católico y de origen irlandés, tuvo una vida desgraciada, atribulada, tormentosa… su mujer Zelda era esquizofrénica y tuvo que ser internada en varias ocasiones, muriendo en el incendio de uno de los psiquiátricos en los que estuvo ingresada. Por su parte Francis murió alcoholizado y agobiado por grandes problemas financieros, tenía 44 años.

Podéis consultar el catálogo  de las Bibliotecas Municipales para encontrar las obras de este genial autor, os recomiendo que leáis algunos de sus cuentos como El curioso caso de Benjamin Button o El pirata de alta mar, entre otros muchos que escribió.

La geometría del amor de John Cheever

geometría

El libro de La geometría del amor reúne una colección  de cuentos de John Cheever seleccionada por Rodrigo Fresán. El prólogo y las notas son también del escritor y periodista argentino.

Rodrigo Fresán se refiere a “la leyenda Cheever” para acércanos  a la controvertida personalidad del escritor. Engarza los elementos biográficos, con pasajes literarios y valoraciones de editores e ilustres compañeros como John Updike, Vladimir Nabokov o Truman Capote. Nos introduce en cada cuento con anotaciones que selecciona de Los Diarios de John Cheever.

Esta obra obtuvo el Premio Pulitzer, el del Círculo Nacional de Críticos y permaneció más de seis meses en la lista de los más vendidos de la lista del New York Times.

La geometría del amor aglutina cuentos sobre gente común que vive vidas comunes. Sus historias tienen como escenario Nueva Inglaterra, Manhattan o los suburbios durante los años cincuenta y, como protagonistas, la clase acomodada a la que perteneció.

Sin embargo todo aquello de lo que habla Cheever nos resulta completamente familiar: matrimonios condenados al fracaso, reuniones familiares convertidas en ajustes de cuentas y, en definitiva, gente decente y trabajadora, buenos vecinos y ciudadanos ejemplares retratados como realmente son, despojadas de apariencias, con sus defectos, sus virtudes, sus miedos y sus obsesiones.

Muchos de los protagonistas de estos cuentos están permanentemente al borde del abismo; han hecho todo lo que se supone que es correcto hacer en la vida y, sin embargo, están a punto de dar el paso que arruine irremisiblemente sus vidas. En el último instante, cuando ya todo parece perdido, un suceso casual logra arrancar del protagonista un último rastro de cordura.

John Cheever uno de los mejores narradores norteamericanos del siglo XX, en el género del relato corto, no sólo ha creado escuela a la hora de afrontar y resolver su composición, sino que ha llegado a fraguarse una fama casi mítica.  Sobre todo, si nos detenemos en cuentos como el titulado El nadador, que ha sido objeto de estudio por infinidad de escritores y talleres literarios.

En El nadador su protagonista Neddy Merrill decide volver a su casa a través de todas las piscinas del condado. La idea inicial de placer y felicidad, se va transformando a medida que el nadador se sumerge una y otra vez en las piscinas de sus vecinos, como si cada vez que se zambullera en el agua, indagara en las heridas propias y ajenas. El nadador, en este sentido, representa a la perfección el simbolismo de los viajes iniciáticos, que en esta ocasión, en vez de marchar hacia delante, vuelve atrás en el tiempo.

Este relato fue llevado al cine. La direccion de la película fue emprendida por Frank Perry  que abandonó el rodaje por discrepancias artísticas, y se encargó de terminarla Sydney Pollack  El actor principal es Burt Lancaster

Autor

 

John-Cheever

 

 

John Cheever nació  el 27 de mayo de 1912 en Quincy, Massachussetes.

Su padre, Frederick Cheever, era un distinguido empresario zapatero, que luego del crack del 29, quedo arruinado y abandono su familia.  Su madre, Mary Liley, era una inglesa culta que tras la huída de su esposo, abrió un negocio de obsequios, “una profusión antinatural de antigüedades” según la óptica de su hijo John.

Tuvo un solo hermano, Frederick, siete años mayor, con quien establecería una relación profunda y conflictiva, que ha sido tópico recurrente en su literatura. Fred ha dado lugar a todo tipo de suspicacias biográficas: según el biógrafo Scott Donaldson y su propio hijo Benjamin, es probable que Fred haya sido el primer amor homosexual del escritor, durante un viaje que los hermanos realizaron a Alemania en 1931.

A la edad de diecisiete años John fue expulsado de la Thayler Academy en Milton, Massachusetts.

La expulsión, lo llevó a escribir y publicar su primer cuento. “Expelled”. Fue editado por en The New Republic en  octubre de 1930. La historia fue enviada bajo el seudónimo de “Jon” y fue inmediatamente aceptada por el editor Malcolm Cowley, quien desde ese momento sería uno de los mejores consejeros y amigos íntimos de Cheever.

En 1930 se mudó a Nueva York y comenzó a rondar oficinas y editoriales presentando su trabajo.  El fotógrafo Walker Evans, otra de sus grandes amistades, tomó una legendaria  foto de la habitación, que se encuentra ahora en el Museo de Arte Moderno

John-Cheever-Walker-Evans (1)

Fue  su amigo Cowley quien le ofreció a Katharine White, entonces editora de ficción del The New Yorker, cuatro cuentos de Cheever.  Cuando Cheever tenía 22 años, su primer cuento apareció en las páginas de la publicación. A lo largo de su vida publicaría 119 cuentos allí

Cheever se casó con Mary Winternitz, graduada Sarah Lawrence College e instructora de literatura en el Briacliff College. Tuvieron tres hijos: Susan, Benjamin y Federico.

Pasó cuatro años en la Armada durante la Segunda Guerra Mundial. Más tarde escribió guiones televisivos y se mudó a Scaraborough, New York , donde vivió desde 1950 hasta 1955. Viajó con toda su familia a Italia en el 56, y en ese mismo año se mudó permanentemente a Ossining. Mientras tanto se sucedían los premios, ganó el National Book Award por The Wapshot Chronicle en 1957  y  fue nombrado integrante de la American Academy of Arts and Letters, donde recibió en 1965 la Howells Medal por Wapshot Scandal.

Cuando cumplió sesenta sufrió un ataque cardíaco y pasó un largo tiempo de recuperación en la división para cardíacos del Memorial Hospital de New York. Una vez recuperado se dedicó a impartir talleres literarios en la prisión de Sing Sing, en su Ossining natal.

En 1975, dándose  cuenta de que estaba perdiendo la batalla contra el alcohol, se confinó en un centro de rehabilitación alcohólica. Como tantas veces a lo largo de su vida, se refugio en la iglesia Episcopal. Murió luna tarde del 8 de junio de 1982, víctima de un cáncer.

Despido este post con palabras de John Cheever:

…La literatura ha sido la salvación de los condenados; la literatura ha inspirado y guiado a los amantes, vencido la desesperación, y tal vez en este caso puede salvar el mundo.

La semana que viene nos reuniremos en torno al libro Un árbol crece en Brooklyn de Betty Smith.

Felices lecturas.