Tea Rooms – Mujeres obreras


La mujer nueva ha hablado también para todas las innumerables Matildes del universo. ¿Cuando será oida su voz?.

Luisa Carnés a través de una de los personajes de la narración nos hace recorrer un tiempo del que se ha escrito mucho,- aquella España y aquel Madrid de los años 30,- recien instaurada la II República,; circunstancia esta que tantas esperanzas hizo florecer en lo relativo a que la sociedad española cambiase a más democrática y solidaria, a que se difuminase el abismo existente entre las diferentes clases sociales, la obrera -mayoritaria y generalmente mal pagada y tratada-; la clase media en la que funcionarios y profesionales liberales parecían gozar de una placida vida social y el capitalismo que todo lo abarcaba, desde la produción industrial hasta la agrícola, dueños de las fábricas y latifundios y con derechos sobre la vida de aquellos a quienes empleaban.

Quedaba aparte la influencia que en aquella sociedad tenía la Iglesia Católica, poco dada a que las cosas cambiasen y generalmente asociada a los poderosos. Sus consejos iban encaminados a aceptar el estatus vigente.

Y eran tiempos de grandes cambios sociales en el mundo que rodeaba a nuestra nación. El comunismo, el fascismo y el nacionalsocialismo, imperaban ya en amplias zonas de Europa. El mundo estaba en un proceso de un importante cambio social, que sin lugar a dudas también afectaría a nuestra sociedad española.

Dentro de este contexto se desarrolla la trama de la novela. La particularidad de la misma es que narra la situación de la mujer trabajadora. Pese a los cambios, la condición femenina parece seguir siendo la misma. Ser mujer tiene muy pocos caminos que recorrer y según la clase social a la que pertenezca estos se reducen de forma drástica. Una mujer de clase humilde está abocada a tres únicas posibilidades, casarse, ser obrera o prostituirse, sin que estar en una de estas situaciones implique no ocupar algún lugar de los otros dos mencionados.

                                                               Puerta del Sol – Madrid – Años 30

Matilde, la protagonista principal no es una iletrada, sabe leer, sabe de matemáticas e incluso escribre a máquina; pero no encuentra otro trabajo que ser empleada de un salón de Te-Pastelería de cierto prestigio en el centro de Madrid. Es una más del elenco de empleados con que cuenta el establecimiento. Lo que se narra es la vida de esas personas, que por un mísero salario hacen jornadas de 10 horas de trabajo, son constantemente vigiladas y reprendidas. Se le exige buena presencia, amabilidad con el cliente, obediencia a todo tipo de instrucciones. Todo ello bajo la atenta mirada de la Encargada, otra mujer que no tiene reparo en hacer que se cumpla por encima de todo el trabajo que el dueño del establecimiento, el “Ogro”, exige. No están solas, hay tambien camareros, que igualmente se avienen a las exigencias descritas. Nadie gana un salario que permita una vida medianamente digna pero el miedo a perder el empleo hace que se acepte todo lo que se dispone desde la dirección sin duda alguna.

Son personajes muy bien definidos y que nos hacen vivir momentos de dolorosa emoción. Lo es cuando Prieto, el heladero italiano se entera de la murte de su hijo en su nación de origen a manos de los fascistas de Mussolini. Lo es cuando la jovencísima Laura, sobrina del jefe, muere a causa de un aborto, cuando Marta, la debota del grupo es despedida por sisar una peseta cada vez que tiene ocasión de hacerlo y termina en la prostitución.

Lo de menos es el trabajo que cada una realiza en aquel local, son sus sentimientos, sus confidencias y deseos lo que nos hace que la novela sea reveladora de un momento histórico y de que la lucha por los derechos de las mujeres no es cosa del tiempo que vivimos, viene de antiguo. En este sentido resalta la importancia de la solidaridad que debe existir entre los dos sexos que componemos la sociedad, la necesidad de verse iguales y tener las mismas oportunidades. La necesidad de no sentirse superior o inferior por haber nacido dentro de uno u otro sexo.

Luisa Genoveva Carnés Caballero —también conocida por el pseudónimo de Clarita Montes1​ (Madrid, 3 de enero de 1905Ciudad de México, 12 de marzo de 1964) fue una escritora y periodista española.

Nacida en una humilde familia madrileña, su padre, Luis Carnés, era barbero y practicante, y su madre, Rosario Caballero, era sastra, pero abandonó el trabajo para cuidar de seis hijos de los cuales Luisa era la mayor. Abandonó la escuela a los once años y entró como aprendiza en el taller de sombreros de una tía suya (Petra Caballero Aparicio),2​ trabajo que dejó para pasar al obrador de una pastelería. Como cuenta en una entrevista que le fue hecha en 1930:

«A los once años aprendí un oficio. Entonces, quizás, surgieron en mí las inquietudes, que aún no me han abandonado, las preguntas a las que todavía no he hallado contestación. ¿Por qué las mujeres se odian entre sí tan terriblemente?»3

En esas mismas páginas confiesa que en 1923 cogió «la pluma por primera vez para hacer un cuento» y que, como no se podía «gastar un duro en un libro», se alimentaba «espiritualmente con los folletones publicados en los periódicos y con las novelas baratas» y así fue ascendiendo «hasta Cervantes, Dostoievski, Tolstói…» de manera autodidacta a través de textos que adquiría e intercambiaba en librerías populares, mientras trabajaba también desde 1928 como telefonista o mecanógrafa en la casa editorial Compañía Iberoamericana de Publicaciones (CIAP) donde conoció a su primer marido, el dibujante Ramón Puyol (1907-1981), con el que tuvo un hijo. Disfrutó de alguna notoriedad literaria y tras el cierre de la editorial emigró a Algeciras. Pero volvió a Madrid, donde trabajó como camarera en un salón de té que le inspiró, según algunos, su mejor libro, Tea Rooms. Gran parte de su obra está imbuida de su ideología, pues fue militante del PCE y apoyaba a Clara Campoamor en su defensa del sufragio femenino.4​ Defensora activa de la causa republicana, al estallar la Guerra Civil escribió artículos y teatro de combate en su defensa que estrenó con Rafael Alberti hasta que pasó a Francia por La Junquera; se libró de ir a parar a un campo de concentración gracias al ofrecimiento del presidente mexicano Lázaro Cárdenas, y así terminó exiliada en 1939 en México embarcándose en el famoso trasatlántico Veendam junto con un puñado de intelectuales republicanos. Allí permaneció hasta su muerte en marzo de 1964 en un accidente de automóvil, aunque su familia se salvó. Dejó un corpus literario de una decena de novelas, una sesentena de cuentos, tres piezas de teatro y centenares de crónicas.

Obra

El primer cuento localizado en la prensa es Mar adentro (1926), publicado en La Voz, Madrid, 22 de octubre de 1926, p. 7. Entre esta fecha y la primavera de 1929 publicó cuatro cuentos en la prensa, hecho poco común en personas ajenas al mundo de la cultura.2

Su primera obra impresa, Peregrinos del calvario (1928), reúne una serie de novelas breves con influencias de Dostoyevski, Tolstoi, el folletín y la novela popular, en un tono religioso común a sus primeros textos. Ya con esta obra asombró a los críticos por la madurez de su estilo, de su fuerza expresiva y excelentes dotes de observación.5​ Así, con sólo veintitrés años, irrumpiría con fuerza en los círculos literarios madrileños, y pronto se convertiría en una de las figuras femeninas más destacadas de la cultura española de los años 30 gracias a su narrativa social. Colaboró activamente en los principales medios de comunicación de la época, en especial en La Voz y en los semanarios Estampa y Crónica, con cuentos, relatos y reportajes.

En 1930 aparece su segunda publicación narrativa, ambientada en Madrid y con una interesante figura como protagonista que da nombre a la obra, Natacha, ambientada en un taller textil en el que trabajó durante un tiempo. Fue saludada por la crítica como una obra madura. Y en 1934 se publica Tea Rooms. Mujeres obreras su novela más marcadamente social, una novela-reportaje con experiencias reales de las mujeres trabajadoras de la época, reeditada en 2016.6

En 1936, ya iniciada la Guerra Civil, irrumpe en la escena española con Así empezó…, estrenada el 22 de octubre en el Teatro Lara de Madrid5​ (rebautizado como Teatro de la Guerra, sección teatral del Altavoz del Frente7​), un drama de agitprop en un acto que recibió excelentes críticas por su “originalidad e interés”.

En México escribió De Barcelona a la Bretaña francesa. Memorias, una narración de sus vivencias durantes los últimos meses de la guerra en la Catalunya republicana y de su paso por la frontera francesa hacia el exilio. Escribió también la novela El eslabón perdido, en el que la autora describe el conflicto generacional que enfrenta a los exiliados adultos y a sus descendientes, que no conocieron la patria perdida y anhelada, y que buscan su lugar en la tierra que los acogió.8

También escribió otras dos obras dramáticas publicadas en México, sin que haya quedado constancia de su estreno: Cumpleaños (1966) y Los vendedores de miedo (1966).5

En 2017 la editorial Hoja de Lata publica una selección de sus cuentos englobados bajo el título Trece cuentos (1931-1963), y al año siguiente Espuela de Plata sus cuentos completos

Posted on 15 Xaneiro, 2019, in Actividades do club, Club Castrillón, Novela sobre a vida cotiá, Novela social e política and tagged , , , . Bookmark the permalink. 1 comentario.

  1. Todos estuvieron de acuerdo en la facilidad de lectura de lo que la autora cuenta. Pero echamos de menos algo más de dramatismo. Por lo demás nos pareció una buena historia, salvo por lo dicho, que ayuda a comprender como era aquel no tan lejano tiempo que precedió a la mayor trágedia de la historia de España del siglo XX

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s

%d bloggers like this: