Maus de Art Spiegelman


maus

De nuevo en el Club de lectura Ágora nos adentramos en el mundo del cómic, esta vez de la mano de Maus de Art Spiegelman.

Maus no dejo a nadie indiferente,  provoco opiniones encontradas y sentimientos a flor de piel.

Os dejo con la reseña de José Manuel Pampin Villar uno de los integrantes del club y entusiasta de esta novela gráfica:

Cuando leemos Maus, de Art Spiegelman, no sólo estamos leyendo una novela gráfica o un cómic más, leemos una novela, un documento histórico sobre los horrores del holocausto judío, o la biografía de uno de los supervivientes de un campo de exterminio.

Maus es todo eso y mucho más, el primer y único premio Pulitzer otorgado a un cómic, una forma de acercarnos a los adultos y también a los más jóvenes al conocimiento de los horrores de una época de la historia reciente que deben ser conocidos para evitar que puedan volver a repetirse. Lo hace de una manera renovadora, usando los recursos del cómic y añadiéndole otros nuevos. Y lo hace su autor, Art un dibujante de cómics, que intenta dejar constancia del terror de esa situación a través del retrato de su padre, instalándose en la actualidad y transmitiéndonos su difícil relación con él, en un intento de adentrarse en la psicología de todo un superviviente, para buscar una explicación a esa relación padre-hijo, al suicidio de una madre o al recuerdo de un hermano al que nunca conoció.

Nada en esta obra se ha dejado al azar empezando por esa prodigiosa lección que nos ofrece sobre las cualidades estéticas del cómic. El blanco y el negro de sus viñetas profundizan en las sombras del holocausto, en el horror y en la tragedia; y magistral es el hecho de dibujar a sus personajes diferenciando sus nacionalidades por animales, encontrándonos a los judíos como ratones, los nazis gatos, los polacos cerdos o los norteamericanos perros. Todo como pretexto o como base para fijar nuestra atención en lo realmente importante de Maus, en lo que el autor nos quiere transmitir y que no es un relato de ficción sino la memoria que se hace cargo de una de las mayores catástrofes de la historia del occidente moderno. Y en ello radica una de sus grandes renovaciones, el usar un medio como el cómic, que hasta ese momento era considerado un tipo de lectura de entretenimiento y aventuras con personajes como Batman o el pato Donald, para crear una novela gráfica.

Otro de los grandes logros de la obra de Spiegleman es la maestría narrativa que consigue el propio autor al intercalar las partes más tensas de la historia con las historietas de la vida cotidiana, consiguiendo así reducir la tensión que se va creando al contar la vida cotidiana que se lleva en los campos de exterminio.
Tampoco debemos obviar aspectos lingüísticos tan importantes como esa extraña manera de hablar del padre de Art, y que en ningún caso obedece a un error de traducción ni muchísimo menos, al ser Vladek Spiegleman de origen polaco y llegar a los Estados Unidos ya de adulto no domina perfectamente el inglés y comete errores que son típicos de todo extranjero que llegue a un país y que no domine el idioma.
De ahí que tenga confusión con los géneros, que tenga dificultad para entender la diferencia entre los verbos ser y estar o errores en el uso de subjuntivos por indicativos entre otros.

mauschwitz

 

Supongo que cuando Art Spiegleman se propuso contar la historia de su familia, las relaciones entre sus miembros y la historia de muchos otros judíos que no tuvieron tanta suerte como la suya durante el genocidio de la Segunda Guerra Mundial, en ningún momento se planteó escribir una novela. Seguramente pensó que la mejor manera de acercarse y acercarnos a nosotros los lectores a aquella terrible realidad y dada su condición de dibujante, era a través de las viñetas y de esta manera creó una historia que son muchas historias literarias al mismo tiempo como he dicho anteriormente: una biografía, una novela, un trabajo de investigación y un ensayo histórico porque, dentro de esas obras fundamentales que se deberían leer para un mejor conocimiento de nuestra Historia con mayúsculas, Maus ocupa un lugar privilegiado para el conocimiento de los sucesos acaecidos durante gran parte de la primera mitad del siglo XX.

Mauscover

Para terminar, nada mejor que recordar las palabras de otro gran escritor invitándonos a la lectura de Maus como es Umberto Eco, añadiéndole simplemente que recomiendo encarecidamente esta obra que acabamos de comentar en nuestro club de lectura del Ágora, sin duda, todo un acierto.

“La verdad es que Maus es un libro que uno no puede dejar, ni siquiera para dormir. Cuando dos de los ratones hablan de amor, te conmueve; cuando sufren, lloras. Poco a poco, a través de este relato compuesto de sufrimiento, humor y los desafíos cotidianos de la vida, uno queda atrapado por el lenguaje de una antigua familia del este de Europa, y es arrastrado por su ritmo suave e hipnotizador. Y cuando uno acaba Maus, se siente triste por haber abandonado ese mundo mágico…”
Umberto Eco

Muchísimas gracias José Manuel por estar siempre dispuesto a colaborar y a compartir.spiegelman_art-maus~OMea6300~10051_20051126_8281_784

About Maru Cardiel

Bibliotecaria de profesión y vocación. Apasionada de los libros y de la lectura compartida. Siempre aprendiendo, siempre avanzando...

Posted on 27 Febreiro, 2015, in Club Ágora, Libros lidos and tagged , , , . Bookmark the permalink. 2 Comentarios.

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

w

Conectando a %s

%d bloggers like this: