Las reputaciones


“Es muy pobre la memoria que solo funciona hacia atrás” (Alicia en el País de las Maravillas).

Juan Gabriel Vásquez autor de esta novela corta condensa en apenas 139 páginas una historia de ficción que reflexiona sobre temas importantes en la vida de cada uno y en la que vivimos como integrantes de una sociedad moderna. Son reflexiones sobre la memoria, el papel de los medios de comunicación, la calumnia, los juicios de valor y la reputación de cada cual, ese retrato personal que  rodos tenemos y que está compuesto por lo que hacemos y por aquello que los otros ven y piensan sobre nuestra actividad publica y lo que se pueda traslucir de la privada.

Para trasladar al papel estas ideas se vale de un país, Colombia, una urbe, Bogotá y un caricaturista famoso Javier Mallarino, cuyas viñetas diarias crean más opinión pública que los destacados titulares del diario en que la publica o los sesudos artículos de los diversos comentaristas políticos que pululan por los medios de cualquier clase de comunicación.

Mallarino será el narrador de la historia. Está en la plenitud de su éxito;  tiene sesenta y cinco años de edad, nadie le hace sombra y es amado, odiado y temido por multitud de personas. Su dibujo y el comentario, “un aguijón forrado de miel”, que lo acompaña es lo primero que ven y leen los lectores del periódico que lo publica, El Independiente.

Por supuesto el éxito ha llegado después de 40 años de profesión. No fue un recorrido fácil, mucho esfuerzo, buenas dosis de osadía, sacrificios familiares e incluso temores, han jalonado este tiempo. El homenaje que se le tributa por esas cuatro décadas de brillante trabajo parece colmar las ansias que Mallarino puso siempre en el desarrollo de su labor y, sinsabores aparte,  considera el acto como el merecido premio a tanta  dedicación.

Un hombre como él ha sido muy importante en la carrera pública de muchos hombres. Tener la aceptación que él tiene ha hecho que muchas personas hayan visto ensalzadas o truncadas sus carreras. Pero nada parece afectarle, tiene la convicción de haber actuado con honradez y nobleza. Se ha visto ha si mismo como un fiel servidor de la verdad, exponiendo a la luz aquellos aspectos que permanecían ocultos y que eran necesario conocer para formarse un verdadero criterio sobre aquel o aquello que se nos quería ocultar.

Por eso, cuando después del ya mentado homenaje recibe un su casa, una mansión a las afueras de Bogotá donde vive solo, a una mujer, Samanta Leal, otrora amiga de colegio de su hija Beatriz, que le conmina a contar un hecho ocurrido en aquella casa muchos años antes y de la que ella había sido involuntaria protagonista, toda aquella seguridad sobre su bien hacer, estalla. Comienza entonces unas nuevas reflexiones sobre la importancia de la memoria. Hechos que entonces le parecieron de una realidad irrefutable, sobre los que tomó una determinación y que tuvieron una consecuencia trágica. Al recordarlos la seguridad sobre los mismos se tambalea y le hacen dudar de su buen juicio en el caso. Es entonces cuando se plantea si toda su vida pasada y las consecuencias que ha tenido para él y para otros ha merecido la pena. Si su recorrido no ha tenido mácula alguna. Viene a su memoria otro gran caricaturista colombiano, Ricardo Rendón, personaje de principios del siglo XX. El más grande de cuantos ha habido que terminó quitándose la vida en 1931. ¿Le quedará a él tiempo para evitar un final así?.

Y es que la memoria es muy traicionera. La certeza que tenemos siempre de los acontecimientos que hemos vivido es una gran mentira. La memoria los puede distorsionar y en todo caso puede hacer que olvidemos matices y circunstancias que entonces influían en el hecho, pero que el tiempo ha ido eliminando de nuestros recuerdos.

La novela está escrita de una forma densa y al tiempo amable para la lectura. Utiliza muchas palabras y modismos propios del país de origen del escritor que son de agradecer ya que nos ayudan a ampliar el conocimiento de nuestra lengua.

Juan Gabriel Vásquez, nació en Bototá, Colombia.

Estudió Derecho en su ciudad natal, en la Universidad del Rosario, y después de graduarse partió a Francia y se instaló en París (1996-99). Se doctoró en La Sorbona en Literatura Latinoamericana. Posteriormente se instalo en un pequeño pueblo de la región de Ardenas, en Bélgica, donde vivió un año, mudándose a Barcelona. Permaneció en esta ciudad hasta 2012. Actualmente vive en Bogotá.

Es autor de tres novelas “oficiales” – Los informantes, Historia secreta de Costaguana y El ruido de las cosas al caer – aunque escribió otra dos – Persona y Alina suplicante -, cuando tenía 23 y 25 años de edad. Estas dos últimas novelas no son de su agrado y le gustaría se eliminasen de su curriculum “Me gustaría que me dejaran olvidar esa parte de mi pasado. Me tomo ese derecho” ha dicho.

Aunque reconoce su deuda con Gabriel García Márquez, su obra es una reacción al realismo mágico; así a propósito de Historia secreta de Costaguana dijo: “Quiero olvidarme de toda esa retórica aburridísima de América Latina como continente mágico o maravilloso. En mi novela hay una realidad desmesurada, pero lo que es desmesurado en ella es la violencia y la crueldad de nuestra historia y de nuestra política. Déjeme que aclare algo con respecto a esa cita, que por supuesto se refiere, en tono de sarcasmo cariñoso, a Cien años de soledad. Yo crecí con esta novela, y puedo decir que la lectura de Cien años…. en mi adolescencia puede haber contribuido mucho a mi vocación, pero creo que todo el lado de realismo mágico es de lejos lo menos interesante que tiene esa novela. Yo propongo leer Cien años como una versión distorsionada de la historia colombiana. Ahí está lo interesante: en lo que hace Cien años… con la masacre de las Bananeras o con las guerras civiles del siglo XIX, no con las mariposas amarillas ni en las colas de cerdo. Como todas las novelas que son grandes de verdad, Cien años de soledad exige de los lectores que la reinventemos. Yo creo que esa reinvención hay que hacerla olvidándonos del realismo mágico. Y lo que he tratado de hacer en mi novela es contar el siglo XIX colombiano en una clave radicalmente distinta y me temo que opuesta a lo que los colombianos han podido leer hasta ahora”.

Vásquez, que colabora en diversas revistas y suplementos culturales, también escribe ensayos y es columnista semanal del periódico colombiano El Espectador.  Ha tenido éxito de crítica y las tres novelas citadas han sido distinguidas por ella. Sus relatos han aparecido en antologías de diferentes países y sus novelas han sido traducidas a varios idiomas. Él mismo ha traducido obras de John Hersey, Victor Hugo y E.M. Forster, entre otros. Formó parte del jurado de 81 escritores y críticos latinoamericanos y españoles que en 2007 eligieron para la revista colombiana Semana los mejores 100 libros en lengua castellana de los últimos 25 años.

Está en posesión de diferentes premios y precisamente por Las Reputaciones recibió el Premio Real Academia Española 2014.

 

 

 

Posted on 9 Febreiro, 2015, in Actividades do club, Club Fórum mañás, Clubes de lectura, Novela sobre a vida cotiá, Novela social e política and tagged , , , , . Bookmark the permalink. 1 comentario.

  1. Una verdadera sorpresa. Esta novela corta de Juan Gabriel Vásquez ha resultado ser una pequeña joya literaria. Lo es por su temática, el poder de los medios y de la crítica, sea escrita o dibujada; lo es por recordarnos la fragilidad de la memoria; lo es por ponernos ante nuestras decisiones sobre hechos que no hemos presenciado directamente y juzgamos por motivos colaterales y lo es por su literatura, por la forma de escribir, densa y fluida a la vez. Gustó a todos. Recomendado.

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s

%d bloggers like this: