“Una travesía con John Banville” reflexiones de un lector del Club Ágora


Este año los clubes de lectura de A Coruña fuimos invitados por el Principado de Asturias, a un encuentro en Gijón con el actual Premio Príncipe de Asturias de literatura, John Banville.

Encuentro con el actual Premio Príncipe de Asturias de Literatura, John Banville. Teatro Jovellanos

Para preparar el encuentro todos nuestros clubes de lectura decidimos acercarnos a  su obra.

“Para mí existen dos maneras de escribir, la del artista y la del artesano. Banville es el primero, Black, el segundo”

De  la mano de Benjamin Black, “el artesano” nos sumergimos en su novela de intriga: La rubia de ojos negros : una novela de Philip Marlowe , El otro nombre de Laura, Muerte en verano y El secreto de Christine y con John Banville, “el artista” disfrutamos enormemente de sus descripciones y sus frases perfectas con Antigua luz, El mar o Los infinitos.

Uno de nuestros lectores del Club de lectura Ágora José Manuel Pampín Villar,  ha compartido con nosotros “Su travesía con John Banville”

Empieza su viaje, espero que os guste…

“El mayor invento de la Humanidad es la frase. Pensamos, calculamos y soñamos con frases; con frases declaramos amor, amistad, rabia o la guerra; nuestras leyes se expresan en frases. Qué privilegio, por tanto, haber sido capaz de pasar mi vida trabajando con este artefacto fundamental de la civilización”.

Son palabras del propio Banville. Cuando uno se desliza por “El mar” de esas líneas logra viajar por “Los infinitos” océanos de su universo literario,  son el cuaderno de bitácora de su creación artística.  Y es que “El mar” y “Los infinitos” son los títulos de dos extraordinarias novelas, las mejores junto con “Antigua Luz”, en mi  opinión,  del escritor irlandés.

Ahora  el club de lectura del Ágora me ofrece la posibilidad de viajar de nuevo al leer sus obras, de realizar una doble travesía acompañado de Banville y su inseparable Benjamin Black. Con este último realizaré un viaje de placer, un crucero para relajarme en su compañía junto a la barra del bar, y en donde seguramente surgirá alguna mujer fatal involucrada en un extraño suceso que los Marlowe, Sam Spade o Lew Archer de turno deberán resolver ante nuestra atenta mirada. Así es su prosa cuando escribe “Muerte en verano”, “El secreto de Christine” o “La rubia de ojos azules”, un entretenimiento, un homenaje a la novela negra, un ejercicio de prosa diáfana y fluida. Para mí, sin más trascendencia.

Pero con Banville el viaje es mucho más interesante; al leer “Antigua Luz” nos parece subir  a bordo de los veleros y navíos más bonitos y destacados de la historia : El Flying Cloud, El Bounty o El Mayflower entre otros. Y creemos ver a Banville relatándonos con sumo cuidado y detalle su historia y sus circunstancias. Y es que “Antigua Luz” es una joya de novela, un auténtico ejercicio de estilo en el que la prosa se aproxima a la mejor de las poesías. Solo un grande de la literatura es capaz de convertir un argumento sencillo en una excelente novela. Un libro para leer con detenimiento porque cuesta, en ocasiones, asimilar tanto sentimiento, tanto detalle en las percepciones, en las observaciones y en las sensaciones, en los recuerdos.

No voy a ser yo el que hable aquí de la trama de la novela, repito que en mi opinión carece de transcendencia, salvando quizá la relación entre Alex y la Sra. Gray que me ha parecido de lo más destacado de su argumento. Lo que de verdad importa es el estilo, son las frases, el manejo del idioma, la exigencia consigo mismo al tratar de buscar el escribir la mejor de sus novelas, y en este caso la buena y cuidada traducción del inglés al español.

Banville no sólo cree en el hecho de contar una historia, sino que también considera que la belleza de lo escrito es esencial. Sus novelas son profundas y sutiles, caracterizándose por la sensibilidad de las emociones humanas. Todo un lujo de escritor que se permite el privilegio de poner a trabajar a Benjamin Black mientras Banville continúa buscando la cuadratura del círculo de su producción literaria.

Nuestro viaje junto a Banville termina en Gijón, a donde acudimos con motivo de la entrega al escritor irlandés del Premio Príncipe de Asturias de las Letras 2014, invitados por el Principado y acompañados, mis compañeras de lecturas y yo, de Maru y Cristina. Allí hemos podido disfrutar de un extraordinario día todos juntos en el que ha quedado patente una vez más el fantástico ambiente que reina en este maravilloso club de lectura. Hemos podido oir al maestro Banville en directo y en mi caso, incluso regresar con un ejemplar firmado de su puño y letra. Gracias a las profes por su implicación y a mis compañeras por su amistad.

Muchísimas gracias  José Manuel, (autor del blog El lector olvidado)  por todo y especialmente por compartir tu travesía con nosotros.

Os dejo con imágenes de nuestro viaje a Gijón, un día fantástico lleno de literatura, lectores, compañeros, amigos y risas. Un autentico placer.

This slideshow requires JavaScript.

About Maru Cardiel

Bibliotecaria de profesión y vocación. Apasionada de los libros y de la lectura compartida. Siempre aprendiendo, siempre avanzando...

Posted on 31 Outubro, 2014, in Actividades do club, Club Ágora, Clubes de lectura, Libros lidos and tagged , , . Bookmark the permalink. 2 Comentarios.

  1. Totalmente de acuerdo con lo que el Sr. Pampín escribe sobre este autor. Fue mi escritor del verano pasado. Mi encuentro con Banville fue Antigua Luz y quedé fascinado por su manera de escribir, de describir, de entusiasmar. Luego me divertí con Benjamín Black, con La rubia de ojos negros, con El secreto de Cristine, con Quirke, ese forense que no para de meterse en líos y meternos en la trama de sus novelas. Luego ya con el club saboreamos El mar, porque eso hicimos, saborear cada párrafo, cada frase, cada palabra. Un verdadero hallazgo el binomio Banville-Black. Nuestra excursión a Gijón estaba más que justificada. Me alegro mucho haber participado.

  2. Al principio, cuando abres esta novela, se descubre un lenguaje exquisito, unas frases magníficamente estructuradas, una literatura que te atrapa, que te enamora…

    Más tarde, inmerso en su lectura, te das cuenta que el autor, a través del narrador, nos está llevando a un mundo de recuerdos, recuerdos reales o distorsionados..recuerdos evocados desde la edad adulta…En este camino no dejo de evocar a Sigmund Freud, y me pregunto: ¿ quiere el autor transmitirnos algo sobre la naturaleza del recuerdo, o sobre la sexualidad en la adolescencia?

    La pregunta queda sin responder porque, más tarde, nos lleva a otros temas, presente y pasado, que nos descolocan…

    Al seguir buscando, qué quiere transmitir el autor, casi se llega al final del libro…

    Aquí te das cuenta que has disfrutado con su lectura, que te has recreado, buceado en un mar en plenitud de luces y colores, para no encontrar nada más que esto…disfrute y placer..

    El autor nos hace gozar…leer encuentra un sentido diferente; ya no es encontrar una historia fantástica que te haga navegar por otros mundos. No. Aquí encontramos el placer en la propia lectura..
    Esto es lo que puedo considerar arte.

    Leer a Banville es como contemplar un cuadro de Vang Gogh, o escuchar una sinfonía de Johann Sebastian Bach.

    Así, cuando estamos delante de un artista, solo nos queda decir…gracias Maestro!

    Sentí no ir a Gijón con mis compañeras, y compañero …pero ahora que ya ha pasado el encuentro, me doy cuenta que, a través de ellos, he estado con Banville…gracias.

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s

%d bloggers like this: