La hija del este


Se empieza entonando canciones folclóricas y se termina empuñando un Kalasnikov.   Esta es la sexta novela de Clara Usón y según la crítica la mejor y más ambiciosa de todas las  que lleva escritas. En ella se ocupa de la reciente guerra de los Balcanes. Lo que ocurre está narrado por uno de los tres principales protagonistas de la trama, Danilo Papo, un joven de Sarajevo de origen judío. Los otros dos principales actores son Ana Mladic´, hija del general serbio conocido como el carnicero de Srebrenica  y Vlado Papo, padre de Danilo, judío sefardita, que tendrá una actividad humanitaria extraordinaria durante el sitio de Sarajevo.   Los hechos mezclan historia y ficción. Rememoran el pasado inmediato por todos   conocido en mayor o menor medida,  la guerra de Bosnia. Pero también se remontan a un pasado originario, con sus mitos,  historias y leyendas, más o menos manipuladas, lo que nos permiten conocer mejor los porqués de lo que allí pasó.   Arranca el libro describiendo un vídeo de Youtube que recoge en síntesis la vida familiar de los  Mladic´. A partir de aquí y hasta el epílogo final los capítulos irán detallando lo ocurrido no solo a las familias Mladic´ y Papo, también y de manera individual a sus hijos, Ana y Danilo y en general a todas aquellas gentes que tuvieron la desgracia de estar en aquella encrucijada histórica sin pedirlo y que, bien por propio convencimiento u obligados a ello, intervinieron de forma activa en los acontecimientos.   Para  comprender mejor  lo ocurrido, rememora  como se llego a la ocupación de los Balcanes por los turcos en el siglo XIV. La historia del rey Lazar y la batalla de Kosovo (1389),  los mitos y leyendas que la figura de este monarca desencadenaría y la importancia que  tendrían en el devenir de Serbia, alentados por la Iglesia Ortodoxa que lo proclamo mártir. Pasa después a describir la influencia de otros significados serbios actuales como lo fueron Milosevic´, Karadzic´ y Mladic´ y sus intervenciones en el conflicto que sirve de fondo a la novela.   El libro puede servirnos para refrescar  la memoria y alertarnos del peligro siempre existente de repetir todo en nuestra propia carne. No estamos tan lejos y parece que olvidamos lo que significa la exaltación étnica, cultural y patriótica de una u otra manera. García Márquez ya nos dijo que  … la memoria del hombre no dura más de cien años… .A veces ni eso. Muy pocos aceptan el derecho del otro a ser y persistir. Son muchos los cantos de sirena que truenan  en aras a marcar las diferencias y hacerlas los elementos  capitales de nuestras vidas.   Ana es la principal entre los protagonistas. Durante  un viaje de fin de carrera a Moscú que realiza acompañada de sus amigos, universitarios como ella, descubrirá que su padre no es la persona que tiene idolatrada. Además se dará cuenta que sus amigos saben la verdad  sobre él, lo que pone en tela de juicio que la amistada que dicen sentir hacia ella sea sincera y no condicionada por la figura y el poder paterno. Será su pérdida de la inocencia. Este descubrimiento tendrá un efecto letal en su personalidad. No se siente capaz de soportar llevar el apellido del hombre al que todos tienen por un cruel y sádico militar. Terminará suicidándose con la pistola preferida de su progenitor, sin aclarar si lo hace por el peso de la culpa o por no querer dar descendencia a un linaje  maldito. Los capítulos que describen su adiós son de una extraordinaria belleza. Como va contando sus renuncias a todo lo que debió haber sido y que ya nunca será.   Danilo por su parte también es un perdedor. Es el pretendiente eterno de Ana pero no tiene posibilidad alguna. Quiere ser director de cine pero salvo trabajos en televisión no logrará su objetivo. Terminará exiliado en Londres impartiendo clases de idiomas en una academia regentada por su compañera inglesa. Pero será una pieza importante en la descomposición  moral de Ana. Él, en venganza por la muerte de su padre alcanzado por un francotirador en Sarajevo, contará a Ana lo sucedido con su antiguo novio, Dragan. Pese a que con  Dragan la intimidad fue total, Ana no aceptó  su amor.  Luego se enterará que ha muerto como un héroe en Bosnia. La realidad es muy distinta y en ese suceso ha tenido mucho que ver su padre que ha influido para que lo destinarán a primera línea de fuego,  cuando lo que Dragan quería era dejar el ejercito serbio y regresar a casa a trabajar en el negocio familiar.   El capítulo dedicado a la masacre de Srebrenica es otro de los pasajes importantes del libro. Este hecho, como la guerra en general, se proyectó sobre la conciencia de Europa por la pasividad con la que los cascos azules holandeses dejaron actuar la Ejercito de la República de Srpska comandado por Ratko Mladic´y al grupo paramilitar serbio llamado “Los escorpiones“. Tanto la UE como la OTAN no tomaron decisión alguna sobre lo que estaba sucediendo, plegándose a la amenaza de Mladic´de ejecutar a 30 cascos azules holandeses que habían tomado como rehenes.   Nos cuenta como fue el asedio de Sarajevo. El constante fuego de francotiradores sobre la sociedad civil, totalmente desprotegida, cercada, sin lo más elemental para subsistir, a la que no le quedaba más remedio que exponerse para buscar algo que pudiese permitirles seguir viviendo. Aquí detalla la actuación de Vlado Papo y su dolorosa muerte , algo que nunca olvidará su hijo Danilo.   La novela es un alegato contra los nacionalismos de cualquier clase. La primera gran crisis económica del pasado siglo tuvo como desenlace no deseado la aparición de ideales que hicieron hincapié en lo que nos separaba, en lo que nos hacía diferentes y en el desprecio de los otros. Los resultados son historia, pero no tan lejana como para no recordar. Hoy, inmersos en una nueva crisis, parece que quieren volver esas ideas que masifican a los pueblos y se basan en consignas y mitos étnicos. Esperemos que la vacuna que supuso la segunda guerra mundial y la dosis de recuerdo que nos inyectamos con el conflicto de Bosnia, funcione y esto no vaya a más.

Clara Usón nació en Barcelona en 1961. Está licenciada en Derecho por la Universidad de Barcelona.  Ha vivido en Londres y México.

Su primera novela, La noche de San Juan, obtuvo el Premio Femenino Lumen en 1998. Con posterioridad publicó Primer vuelo (2201); El viaje de las palabras (2005); Perseguidoras (2006) y Corazón de napalm (2009), novela con la que gano el Premio Biblioteca Breve.   La hija del Este ha merecido el Premio Ciutat de Barcelona y el Premio de la Crítica.

Posted on 24 Marzo, 2014, in Actividades do club, Club Castrillón, Libros lidos, Novela social e política and tagged , , . Bookmark the permalink. Deixar un comentario.

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

w

Conectando a %s

%d bloggers like this: