Mulleres coraxe: Malala, un símbolo contra el extremismo religioso


Un niño, un profesor, un libro y un lápiz pueden cambiar el mundo” (del discurso de Malala ante la Asamblea General de Naciones Unidas el 12 de julio de 2013).

Malala-Libro v.1 (2)Dentro de la programación especial que las Bibliotecas Municipales de A Coruña dedicamos este año al Día Internacional de la Mujer, queremos destacar también a  nuestras mujeres coraje del panorama internacional . Una de ellas es Malala Yousafzai, una joven Pakistaní que adquirió fama mundial cuando sobrevivió a un ataque talibán, con apenas 14 años, por su activismo a favor de la escolarización y la formación de las niñas en su país.

Junto con la colaboración de la periodista internacional Christina Lamb, ha publicado “Yo soy Malala: la joven que defendió el derecho a la educación y fue tiroteada por los talibanes“, un relato autobiográfico donde cuenta su vida antes y después del atentado y que está disponible en nuestras Bibliotecas Municipales.

Malala nació en el valle de Swat, al norte de Pakistán, en 1997. El sistema patriarcal imperante en Pakistán hacía que la sociedad no viese a las mujeres como una fuente de sustento para la famila y en consecuencia, carecían de estatus y valor social. De ahí, que de forma tradicional se daba una mayor formación a los hijos que a las hijas. Pero Malala era hija de un maestro que pensaba que los niños y las niñas deberían tener la misma educación y fue un impulsor de las escuelas mixtas en Swat. Pensaba que sin formación, la población era más manipulable y quería que su hija tuviera las mismas oportunidades que sus hijos.

Cuando Malala cumplió 10 años, los talibanes llegaron a su valle y sembraron el terror. Según cuenta en su libro:

destruyeron muchas escuelas, destruyeron peluquerías, quemaron los televisores en grandes piras, prohibiendo que las niñas fueran a la escuela. Hubo mucha población en contra de todo esto, pero tenían miedo, las amenazas eran muy grandes, así que hubo muy pocos que se atrevieron a hablar en voz alta en pro de sus derechos, y uno de ellos fue mi padre. Y yo seguí a mi padre“.

Las mujeres pasaron a ser invisibles y a estar recluidas en sus casas. Todo el mundo tenía miedo. No era un miedo irracional ya que un informe publicado por el Ejército Paquistaní en aquellas fechas aseguraba que los talibanes habían decapitado a 13 niñas, destruido 170 escuelas y colocado bombas en otras cinco.

escuela destruida en Pakistán

“Una escuela de Kadi que ha soportado dos atentados que casi la destruye” Foto: Diego Ibarra

Alentada por su padre, Malala  empezó a escribir un blog para el servicio en urdu de la BBC sobre la vida bajo el poder talibán. Escribía bajo un pseudónimo, Gul Makai. Reflejaba, bajo la mirada de una niña de once años, como iba cambiando la vida en su comunidad y con gran coraje denunciaba como iban aumentando las restricciones a la escolarización hasta que cerraron todas las escuelas. Escribía “los talibanes han emitido una fetua que prohíbe ir a la escuela a todas las niñas” y tenía miedo, miedo a que tiroteasen su escuela como estaban haciendo en otros sitios.

“Cuando hacemos fila en el patio por la mañana nos han dicho que no llevemos ropa de colores porque podría molestar a los talibanes”, escribió Malala. En otra ocasión contó que iban al colegio con ropa de calle para que el uniforme no delatara que eran estudiantes. “Escondíamos los libros bajo el chal”, explicaba.

Su identidad no se conoció hasta que los militares recuperaron el control en el valle a mediados de 2009. Entonces, el Gobierno como reconocimiento a su valor y a su lucha, le otorgó el Premio Nacional de la Paz de Pakistán (2011) y también recibió varios premios infantiles internacionales. Sus padres la apoyaron en su campaña y empezó a dar conferencias por todo el país en escuelas, apoyando la educación.

Con el reconocimiento, llegaron también las amenazas de los fanáticos. A pesar de desmentir que se oponían a la escolarización de las niñas, habían seguido atancando centros educativos. El 9 de octubre de 2012 cuando regresaba de la escuela en el autobús escolar, recibió un balazo en la cabeza que casi acaba con su vida. La noticia dio la vuelta al mundo. “Era joven, pero estaba promoviendo la cultura occidental”, ha justificado un portavoz talibán, en una llamada a Reuters para atribuirse la autoría del atentado. Su uso del pasado indicaba que la daban por muerta.

A causa del atentado y de las heridas sufridas, Malala y su familia se trasladaron a Birmingham donde viven hoy en día.  Todavía no han vuelto a Pakistán.

Actualmente, Malala sigue abogando por el acceso universal a la educación a tavés del su fundación Malala Fund, que apuesta por programas de gestión comunitaria y que apoya a los defensores de la educación en todo el mundo. Como escribe en el epílogo del libro:

“Malala Fund cree que cada niña, y cada niño, tiene la capacidad de cambiar el mundo y que todo lo que necesita es la oportunidad”.

Podéis encontrar en nuestro catálogo de las Bibliotecas Municipales una selección que os pueda ilustrar la lucha de las mujeres en diversas partes del mundo:

  • Escuela de belleza en Kabul” de Deborah Rodríguez, sobre el papel de la mujer en Afganistán.
  • Muerta entre los libros: una tragedia humana” de Freidoune Sahebjam sobre los malos tratos a la mujer.
  • La costurera de Khair Khana” de Gayle Tzemach Lemmon sobre el papel de la mujer en Afganistán bajo el poder talibán.
  • Mi nombre es Parvana” de Deborah Ellis sobre la educación de las niñas en Afganistán.
  • Flor del desierto” de Waris Dire autobiografía que narra el problema de la ablación femenina.
  • Mil soles espléndidos” de Khaled Hosseini, sobre la mujer en Afganistán.
  • La reina de los bandidos: autobiografía” de Phoolan Devi, sobre el papel de la mujer en India.
  • Persépolis” de Marjane Satrapi, sobre el papel de la mujer en Irán bajo el régimen fundamentalista.

Son también interesantes estas películas:

Osama (2003) que narra la conmovedora y dura historia de una niña que vive en Afganistán durante la represión de los talibanes y que tiene que hacerse pasar por chico, para que su familia (madre y abuela) puedan sobrevivir, ya que las mujeres no pueden salir a la calle sin la compañía de un varón.

Moolaadé (2004). Una película de Ousmane Sembene que trata sobre el problema de la ablación femenina en el África subsahariana.

Además, el próximo martes, 11 de marzo, podremos ver el documental Rafea y el sol , que narra la lucha de una mujer por cambiar su destino y muestra el poder de la educación enfrentado a la tradición.  Se proyectará en Ágora a las 20.00 horas.

Posted on 6 Marzo, 2014, in A biblioteca recomenda and tagged , , , , , , , , , . Bookmark the permalink. 1 comentario.

  1. Artículo muy interesante y demostrativo de que el coraje de una niña puede cambiar hacer cambiar comportamientos indeseables. !Muy bien!.

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

w

Conectando a %s

%d bloggers like this: