La elegancia del erizo


“A partir de ahora buscaré los siempres en los jamases. La belleza en este mundo.”

Estas dos frases ponen final a la historia que se narra y condensan todo el contenido de la misma.

La narración nos describe unos personajes que con independencia de su condición social, de sus años y de su físico, buscan vivir una vida plena entregada a la belleza que la cultura esconde. No se trata de hacer demostraciones de ella, antes al contrario, intentan pasar desapercibidos, se afanan en no destacar. Sus cualidades y conocimientos son íntimos. Se saben distintos al común de sus conciudadanos, incluso a aquellos con los comparten el día a día.

Renée no desea ser más que lo que es, la portera del número 7 de la Rue Grenelle en un barrio de la alta burguesía de París. Lo ocupan unas pocas y ricas familias que no ven en ella más de lo que ella deja ver, una vulgar y eficiente portera que no merece más trato que el que se le pueda dar en relación a su condición. Lleva allí 24 años, pero poco o nada saben de su vida, que piensa, como es realmente. Es viuda, vive con un gato llamado León y hace lo que se espera de las personas de su profesión, limpiar escaleras y portal, recibir el correo o los envíos de cualquier tipo para los inquilinos y dejar o prohibir el paso a personas ajenas según le tengan prevenido. Su televisión está permanentemente encendida tal como atestiguan los sonidos que se perciben en el portal y su vestimenta es la que se espera. Punto.

El otro personaje es Paloma, una niña de 12 años, hija de uno de los matrimonios ricos y burgueses del inmueble. También ésta no deja que se vislumbre su excepcional inteligencia. Ni sus padres ni su hermana saben de sus inquietudes, sus deseos de suicidio, su búsqueda de un motivo por el que vivir. Al contrario, ven en ella a una persona rara, que le gusta esconderse y callar, retraída con familiares y extraños. No parece tener amigas ni aficiones. Le molesta sobremanera que rompan sus silencios, especialmente que lo haga su hermana mayor, Colombe, personaje que se adapta a su condición de joven burguesa rica con el consabido contento de sus progenitores.

Nuestras protagonistas son dos almas gemelas. Ambas son inteligentes, sensibles y buscan un algo que justifique su presencia en el mundo más allá de la mera presencia en él.  A  Renée en la madurez de su vida parece llegarle con seguir devorando literatura, particularmente rusa, cine, especialmente americano y la amistad con otra persona de su misma condición, Manuela, una asistenta por horas que atiende a una de las familias de la casa. Eso y el cuidado de León es suficiente para sentirse cómoda con su existencia. Hace lo imposible por disimular sus conocimientos, habla la jerigonza que se supone propia de su estatus laboral y, como ya dijimos, viste de acuerdo con él.

Paloma actúa de forma similar. Disimula sus conocimientos en casa y en el colegio. Admite incluso que se le contradiga en aquello que conoce , sin pelear por su razón. Acepta que le lleven la contraria. Su búsqueda del motivo por el que merezca la pena el transcurrir de la vida es su objetivo y tiene una fecha fija, el 16 de Junio, su cumpleaños. Si para entonces no ha podido descubrirlo tiene intención de matarse. Si bien antes prenderá fuego a su piso.

La llegada de un nuevo inquilino, un japones llamado Kakuro Ozu hará que ambas se encuentren ya que pese a vivir en la misma escalera no han reparado la una en la otra hasta que el Sr. Ozu las pone en contacto. Sus vidas tendrán nuevas perspectivas. Para Renée nacerá una nueva etapa, ya que Kakuro sí descubre su valía. También para Paloma, que tendrá un lugar al que ir y disfrutar del silencio y soledad que busca al tiempo de hacer acopio de nuevas sensaciones y motivos por los que vivir.

La autora es Muriel Barbery. Esta profesora de Filosofía de la la Universidad de Borgoña nació en Casablanca, (Marruecos) el 28 de Mayo de 1969. Se conocen muy pocos datos de su vida privada. El libro que nos ocupa es su segunda novela. La primera “Una Golosina”, publicada en el año 2000 fue traducida a 12 idiomas. “La elegancia del erizo” publicada en 2008 es todo un éxito editorial en Francia donde se han llegado a vender más de un millón de ejemplares. Como la anterior está siendo traducida a multitud de idiomas, se estiman que serán treinta y cuatro. La historia ha servido de base para un guión cinematográfico, rodado por la directora de cine francesa Mona Achache  bajo el título de “El erizo”.

La autora ha sido agraciada con el “Premio de los Libreros” por su ternura y originalidad. Su cariño por las culturas orientales, especialmente la japonesa, la ha llevado a tomarse un año sabático para trasladarse a dicho país y poder estudiarla a fondo.

Posted on 23 Maio, 2013, in Actividades do club, Club Fórum mañás, Novela sobre a vida cotiá, Novela social e política and tagged , , , . Bookmark the permalink. 2 Comentarios.

  1. Es una novela fantástica, enérgica y que te aporta otro sentido de lo que es vivir.

  2. Solo decir que según la mayoría de los integrantes del club ha sido la mejor novela del curso. Nos ha fascinado. Dice muchas cosas y todas en positivo. Recomendada para los que piensan que la vida es algo más que un pasar lo mejor posible por este mundo. Aquí nos cuenta a través de sus personajes que vivir es un conjunto de pequeñas alegrías y emociones, que no vales quedarse en lo íntimo, que hay que enseñarse y darse y no tener temor a que otros nos reconozcan. Una alegría leerla.

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Google photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: