Novecento de Alessandro Baricco


Alessandro Baricco escribe en Novecento la historia del mejor pianista del mundo, un músico con una sensibilidad extraordinaria, capaz de sacar del piano las más exquisitas notas.

Acostumbrado a leer novelas de Baricco, lo primero que sorprende es que Novecento se trata de un texto teatral, un monólogo teatral.  Tal y como él mismo explica:  “Escribí este texto para un actor, Eugenio Allegri, y un director, Gabriele Vacis.”

Sin embargo, pese a tratarse de un monólogo teatral, su estructura y su argumento tienen un carácter fundamentalmente narrativo. En definitiva, se cuenta una historia: la curiosa y enigmática vida de Novecento. Además, se da la curiosidad de que Novecento ha nacido en un barco, el Virginian, un trasatlántico que recorre la ruta entre Europa y América, y nunca se ha bajado de ese barco. Todo aquel que lo escucha queda maravillado. Incluso llega a medirse con Jelly Roll Morton , uno de los inventores del jazz.

Escena de la película ” The legend of 1900″ (La leyenda del pianista en el océano) basada en la obra de Alessandro Baricco, llevada al cine por Giuseppe Tornatore.

ALESSANDRO BARICCO

 Novelista, dramaturno y periodista italiano.

Tras licenciarse en Filosofía y estudiar Piano, sus primeros escritos fueron ensayos de crítica musical, centrándose en la relación entre la música y la modernidad.

Se convirtió en un fenómeno literario mundial con la publicación de la novela Seda en 1996 , traducido a diecisiete idiomas. Sólo en España ya ha superado las 40 ediciones.

Publicó su primera novela, Castelli di rabbia (Tierras de cristal), en 1991, pero fue su obra Seda (1996) la que realmente le granjeó éxito crítico y comercial a nivel internacional. Varias de sus novelas han sido adaptadas al cine, y ha obtenido numerosos premios, entre ellos  el Premio Médicis en 1991 por Tierras de cristal y el Premio Viareggio en 1993 por Océano mar.

En 1993 fundó una escuela literaria en Turín, a la que llamó Scuola Holden en honor al personaje principal de El guardían entre el centeno de Salinger. Es notoriamente tímido con la prensa, llegando a promocionar su libro City (1999) exclusivamente por Internet. En 2003 realizó una versión leída de City junto con el grupo musical Air, en el disco City Reading (Tre Storie Western).

También ha trabajado en televisión. En 1993  presentó el programa L’amore è un dardo, dedicado a la lírica. En 1994 fue el ideador y presentador de un programa dedicado a la literatura denominado Pickwick, en el cual se trataban tanto la lectura como la escritura

Su obra

Las novelas de Baricco oscilan siempre entre lo real y lo onírico. El estilo se caracteriza por una concepción personal del ritmo narrativo y sobre todo de una cierta idea de la estética, sirviéndose para ello de la experimentación de variados giros y registros.

En la temática, Baricco se sirve de entornos irreales y personajes forzosamente imposibles, cuyo denominador común en última instancia es la incesante búsqueda y consecución de deseos y sueños para, paradójicamente, explorar y revelar a través de ellos con toda su crudeza los rincones del alma humana.

La imagen surrealista de su obra es siempre presentada por un narrador imposible como sus personajes, quien nunca hace un juicio de éstos, solo presenta a cada cual con la ilusión de ser comprendidos por el lector, quien normalmente se identifica con alguna de las características del personaje. Para sus críticos es demasiado celoso de la forma e insoportablemente naïf; para sus seguidores, un genio del estilo y la temática. El autor, en cualquier caso, ha desarrollado un estilo muy personal que lo sitúa entre los escritores italianos de relevancia dentro de su generación.

Posted on 14 Xaneiro, 2013, in Club de los Lunes de Forum, Libros lidos and tagged , . Bookmark the permalink. 8 Comentarios.

  1. Mª Esther Gestal

     El lenguaje de toda la historia parece muy sencillo, pero es muy evocador. Muy fácil de leer, frases cortas, a veces reiterativas para resaltar algo. Pudiera parecer naif, Tiene mucho lirismo, utiliza comparaciones muy bellas y dibuja unas descripciones muy precisas.

     El pasaje del barco refleja también la Sociedad de la época (hace casi un siglo), las clases diferenciadas en el reducido mundo del barco, el lujo arriba y abajo los emigrantes, con su pobreza, las a veces trágicas historias que dejan atrás y todas sus ilusiones puestas en “América”.Es con esta tercera clase, a donde baja en algunas ocasiones Novecento para tocar y absorber otros ritmos y melodías que cantan y tocan. Interactua con ellos más que con los ricos, para los que simplemente toca…

     El autor refleja constantemente a lo largo del relato conocimientos de música, Describe situaciones, sentimientos apoyándose en ella, en los sus instrumentos etc, por ejemplo
    Cuando su amigo el trompetista se bajaba del barco, en su despedida tocó lo mejor que sabía y Novecento le acompañaba al piano “diciéndole con la música lo que no se puede decir con palabras, entre otras muchas.
    O cuando explica a su amigo que no puede enfrentarse a la inmensidad de la tierra: “Si frente a mí se extiende un teclado de millones de teclas… que nunca terminan… si ese teclado es infinito, entonces en ese teclado no hay música que puedes tocar. Te has sentado en el taburete equivocado: ese piano es el que toca Dios”
    Etc….

     Resulta sorprendente el contenido que encierran muchas de sus frases que parecen sencillas, por ejemplo.:
    “Como tantos hombres acostumbrados a vivir de uniforme, había acabado (el capitán) por pensar también de uniforme” o también “Es sorprendente lo inútil que resulta tocar una trompeta cuando hay una guerra”…dice el trompetista , porque no le fueron bien las cosas durante ese período.

     El personaje Novecento es irreal e inexistente, pero me parece que está construido de una manera original y con verosimilitud. Dotado de una capacidad, sensibilidad y virtuosismo para la música, y su conocimiento del mundo se limita al mundo que va pasando por aquel barco en el que nació y del que nunca ha salido, escuchando, y leyendo a las personas como sólo él sabe hacerlo, y vive ese mundo y viaja mentalmente por él.

     De repente decide salir a conocer el mundo, porque quiere conocer el mar desde fuera… porque quiere vivir sus deseos, pero le da miedo. Percibe la inmensidad del mundo antes sus ojos, pero es demasiado para él y decide quedarse en el barco para siempre, pero para no ser infeliz conjura sus deseos uno a uno.

    El narrador, el trompetista cuenta la historia de su amigo: lo sigue, lo quiera

    Ya fuera del comentario:

     No sé si conjurar o renunciar a deseos tales como el amor, la paternidad, los amigos, la alegría, … evita la infelicidad, pero dudo que haga feliz.
     He disfrutado tanto que me gustaría que Novecento se atreviera a salir de su zona de confort, al mundo, al piano de millones de teclas, que intentara realizar sus deseos, sólo por el placer de seguir disfrutando de la lectura de éste libro
     A los de tierra firme también nos da miedo y nos sobrecoge la inmensidad y la fuerza del océano, y quizá no seríamos capaces de soportar más que un período de tiempo más o menos largo a bordo del limitado espacio de un trasatlántico. Nos da miedo salir de donde estamos, de perder lo que tenemos…
     No se por qué, quizá fuera sólo una sensación, pero leyendo este libro, me acordé de “El Principito” de Saint-Exupéry, quizá su forma de contar la historia.

    Mª Esther Gestal

  2. La obra está escrita como un monologo, tan de moda hoy en día.

    Resulta muy ameno, y cuenta la historia de un personaje curioso. Un pianista que nace en un transatlántico en el que transcurre toda su vida. El se niega a abandonarlo, incluso cuando los van a destruir con explosivos, hundiéndolo en el él fondo del mar.

    No tiene interés en visitar el mundo de tierra firme, a pesar de que conoce sitios emblemáticos, como si hubiera estado allí, debido a las descripciones que le hacen los pasajeros del barco, el los disfruta en su imaginación, como si realmente hubiera estado allí.
    El pianista tamiza la vida a través del prisma de los pasajeros del barco, de ellos saca también sus melodías maravillosas,

    El barco es un reflejo de la sociedad, del mundo real, con todos sus personajes.

    Destacaría la frase que dice, cuando está contando porqué, en aquel momento que iba a bajarse, por fin del barco, para ver el mar después de haberlo echado de menos, se detiene dando media vuelta. :”¿Puedes comprenderlo, hermano? Fue lo que no vi.,…lo busqué, pero no existía, en toda aquella inmensa ciudad había de todo excepto/ había de todo/ Pero no había un final, Lo que no vi es donde terminaba todo aquello. El final del mundo”

  3. Un libro fácil de leer, corto, interesante.. …
    A Novecento, como a otros seres humanos, le da miedo lo desconocido, no quería bajarse del sitio en el que vivió toda su vida, a pesar de que conocía el mundo entero gracias a los diferentes personajes que viajaban en el barco. Fíjate que cobardes somos a veces.
    Es una historia irreal, narrada por alguien que conoce perfectamente la música, lo que ayuda a comprender mejor esta leyenda.

  4. Este fin de semana concluye en el teatro Galileo la representación de Novecento, obra inspirada en el texto de Alessandro Baricco, del cual el mismo autor confesaba no saber en qué categoría ubicarlo, si monólogo teatral o, simplemente, “relato para leer en voz alta”. Giuseppe Tornatore realizó la versión cinematográfica, “La leyenda del pianista en el océano”, incidiendo sobre todo en su carácter lírico y en el poder metafórico del argumento, y apoyándose en una excelente banda sonora compuesta por Ennio Morricone. El libro pertenece al grupo de lo que yo denomino “lecturas de viaje” y en el que incluyo a toda aquella obra que por su brevedad puede ser consumida en apenas una o dos horas, justo lo que tarda un viaje corto o una larga espera. No es una rareza en Baricco, un autor que aun sabiendo moverse en distancias largas (Tierras de cristal, Océano mar), alcanzó la popularidad principalmente por su novela corta Seda, una exquisita y delicada esencia presentada en frasco pequeño. Como aquélla, Novecento produce una sensación de alegoría continua, la convicción de que existen varios niveles de lectura. Es, principalmente, una novela que muestra la soledad a través de la resignación, el rechazo a ampliar horizontes mediante la supresión del deseo, el conformismo con lo que se tiene y el autoconvencimiento de que se es feliz así. Lo que retiene a Novecento, el mejor pianista del mundo, que nace y pasa toda su vida en un barco sin bajar nunca a tierra, es un sentimiento nada exclusivo: el miedo a luchar por lo que se quiere y perder. El Virginian es todo su universo, que está compuesto a su vez por muchos otros, por los de todos aquellos que le cuentan sus propias vivencias. Novecento es un voyeur, un espectador del mundo que no se atreve a vivirlo.

  5. Me gustaría destacar :

    “Iba tirando a base de fantasía y de recuerdos, y es lo único que puedes hacer, a veces, para salvarte, no hay nada más. Un truco de pobres, pero siempre funciona”.

    Que verdad dice.
    Un truco de pobres….. cuando no tienes absolutamente nada, sólo puedes fantasear, recordar……..

  6. Hay momentos en nuestras vidas en que damos pasos decisivos y luego, las consecuencias…
    Por determinado tiempo creemos que manejamos todo pero de repente perdemos el control y todo se desmorona.
    La vida es un devenir de momentos y elecciones.
    Lo hago? No lo hago? Sufrimos en el mientras tanto y luego llega la liberación.

  7. José Alfredo Rocha Ruiz.

    Nos deja también una visión de una vida poco común y que no tiene porque ser la vida tan esquemática, es decir pueden existir otros tipo de vida no tan convencionales cómo nos lo plantea nuestra sociedad, también esta el determinismo, ya que nace y se desarrolla en el barco su microcosmos y Novecento decide se un controlador es porque precisamente puede controlar ese mundo, pero fuera de ese mundo, le tiene miedo a la vida y como única salida se pone a conjurar sus sueños y deseos, para que estos no lo consuman a él, en fin una bella historia en que el hilo conductor es la música.

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s

%d bloggers like this: