El jardín olvidado


Esta novela de Kate Morton está entre los libros más solicitados  desde su publicación en el año 2010 y en mi opinión lo que la autora cuenta no desmerece esa preferencia. Es una obra con un argumento atrayente, narrado con fluidez y exprimido al máximo para sacar todo el provecho posible a la trama que describe.

Esta trama se basa en la necesidad que una de las protagonistas tiene de conocer quien es, quienes son sus progenitores y las causas por las que fue abandonada en 1913  con solo 4 años de edad.   Fue un abandono singular, a bordo de un vapor que hacía la travesía desde Londres al puerto australiano de Maryborough.

A partir de este suceso se desarrolla el relato que la autora plantea. La niña abandonada hace el viaje en compañía de otra familia, una mujer con dos hijos pequeños que va a reunirse con su marido y padre de los niños. Ella no sobrevivirá al viaje y al llegar a puerto la pequeña,  de la que hasta entonces desconocemos su nombre, es nuevamente abandonada y  recogida por uno de los trabajadores de la colla.

Hugh O’Conor, que era ese trabajador, está casado con una mujer delicada, Lil, no tienen hijos y adoptan a la niña. Se trasladan a Brisbane en busca de mejores perspectivas de vida y también para hacer desaparecer todo rastro sobre la forma en que Nell, así la llama, apareció en su entorno. Con ellos vivirá una vida feliz. Posteriormente el matrimonio tiene dos hijas a  las que Nell, como la mayor, cuidará y mimará. Sus hermanas también la quieren. Es ella la que soluciona los problemas de casa, dada la delicada salud de Lil.

En la fiesta de su 18º cumpleaños su padre adoptivo le cuenta como ha llegado a sus vidas. Algo muy importante se rompe dentro de Nell y  ya no será la misma; pero su sentido del deber hacía sus padres adoptivos y hacia sus hermanas la mantendrá con ellos durante décadas. En ese tiempo también ella formará una familia, tendrá una hija y una nieta, Cassandra.

Resuelta a buscar su origen se embarcará en una aventura que la llevará a las costas de Cornualles en Inglaterra. Para ello se ayuda de las pocas cosas que llevaba consigo cuando la encontraron.  Especialmente de un libro de cuentos bellamente ilustrados escrito por Eliza Makepeace. Estas pistas la  conducen  hasta el pueblo de Tregenna donde se ubican  las tierras de la familia Mountrachet y su antigua mansión, Blackhurst, entonces convertida en un hotel. En dichas tierras está también una extraña y pequeña cabaña al borde de un acantilado y rodeada por un misterioso jardín que le parece oculta  el secreto que busca. La cabaña está en venta y  la compra sin dudar ni regatear el precio.

Regresa a Brisbane decidida a liquidar el negocio de antigüedades que allí tiene y volver a Cornualles. Pero un hecho singular rompe sus deseos. Su hija, una mujer de vida difícil, le pide que se haga cargo por un tiempo de su nieta Cassandra. Nell  sabe que ese “tiempo” puede ser muy largo pero también sabe que su hija es capaz de abandonar a la niña. Acede a lo que le pide y pospone su vuelta a Inglaterra. Ya no podrá hacer ese viaje. Cassandra será su ancla a Australia. Fallecerá en Brisbane y dejará en herencia la casa del acantilado en Tregenna a su amada nieta. Será ella la que retomará la búsqueda de la identidad de su abuela e indirectamente de ella misma.

Esta es la sinopsis de la novela en lo que a la vida de Nell se refiere. Pero la novela nos cuenta muchos mas. A  la vez que nos relata lo explicado nos va haciendo partícipes de  la vida de otra serie de personajes que intervienen en la trama. Así sabemos de Eliza Makepeace,  de su madre,  Georgiana, hija de los señores de Mountrachet  y huida por amor de su entorno aristocrático. De  Linus Mountrachet, hermano de Georgiana, hombre de débil carácter, lisiado de nacimiento y aficionado a la fotografía. De  Adeline Mountrachet, mujer de baja extracción social que pese a todo casa con el señor de Blackhurst, ascendiendo a un rango para el que no está preparada, lo que suple con altivez y oportunismo.  De Rose, la hija de Linus y Adeline, persona de belleza singular pero enfermiza, por quien su madre siente verdadera pasión. Rose será junto con Adeline y Eliza personajes muy importantes en todo lo que sucede.

Los saltos en el tiempo al narrar los hechos son constantes. Abarcan desde 1900 a 2005. La novela está dividida en tres partes y en cada capítulo se hace referencia al lugar y a la fecha en la que sucedieron los hechos que se describen.   Esto hace que el lector siga con facilidad el hilo de la historia y a la vez tenga la sensación de estar leyendo varias tramas que si bien están unidas en  lo principal, la búsqueda de los orígenes de Nell, no dejan de tener sus propios argumentos.  Cada una de ellas podrían haber sido la base de una novela individualizada.

Otra sorpresa  que nos depara el libro es la inclusión de  unos cuentos infantiles que supuestamente escribió Eliza Markepeace. Son cuentos muy cortos pero de una imaginación sorprendente. No cabe duda que Katy Morton si lo desea puede publicar un libro de estas características segura de que tendrá éxito entre los más pequeños y no tan pequeños.

En resumen encontré el libro muy interesante y gratificante. Me sentí preso de la narración y busqué todos los ratos que pude para enfrascarme en su lectura.

Kate Morton es una escritora australiana, nacida en Berri (Australia) en 1976.

Es la mayor de tres hermanas. Su familia se mudo varias veces hasta decidirse por Tamborine Mountain, donde asistió a una pequeña escuela rural. Desde  muy niña le gustó leer  libros siendo sus favoritos los de Enid Blyton.

Licendiada en Trinity College London, asistió a un curso de verano sobre Shakespeare en la Real Academia de Arte Dramático en Londres. Posteriormente se graduó en Literatura inglesa por la Universidad de Queensland. Completaría su formación con una tesis sobre la tragedia en la literatura victoriana. Es una estudiosa de los elementos góticos en la narrativa contemporánea.

Podemos decir de ella que se ha forjado una excelente reputación en el terreno de la ficción y sus novelas, entre las que destacan La casa de Riverton (2007) y El jardín olvidado (2008), se han publicado en casi cuarenta países.

Posted on 8 Xaneiro, 2012, in Club Castrillón, Club Fórum mañás and tagged , , . Bookmark the permalink. 2 Comentarios.

  1. Cristina Mendoza

    Apenas estamos leyendo el libro en nuestro club de Lectura en México. Sólo una anotación, el padre le confiesa a Nell que es adaptada en su cumpleaños No. 21, no en el 18 como se menciona en la reseña. Saludos

  2. El libro es increíble, de verdad. Como has dicho, esos combinaciones en el tiempo, junto con esos personajes tan entrañables, hacen de la novela un best-seller literario en toda regla.

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

w

Conectando a %s

%d bloggers like this: