En tiempo de prodigios


La novela nos habla  de principios esenciales en la vida de las personas, el amor filial, la amistad, las mutuas ayudas, la responsabilidad, el arrepentimiento. De todo ello trata la historia que nos cuenta  Marta Rivera de la Cruz  con más o menos acierto en lo que al relato de los hechos se refiere.

Cecilia, principal personaje femenino, es una mujer de 35 años, vive en Madrid, en un 2º piso sin ascensor en una tranquila calle del barrio de Lavapies.  Es  ilustradora de cuentos infantiles. Recientemente se han producido dos hechos que le han afectado profundamente.  La pérdida de su madre y la ruptura con su pareja sentimental con la que llevaba tiempo conviviendo. El dolor que  ha producido  la primera de estas dos circunstancias  no la abandona. A su madre la describe como un ser excepcional, vital y animosa, incluso cuando ya conocía su mal. Una persona a la que los demás acudían en sus malos momentos sabiendo que en ella encontrarían consuelo, consejos y discreción. El relato se hace intimista y evocador. Está bien construido e impresiona. Es bonito por lo que tiene de lucha contra la desesperación de perder algo tan querido y cercano.

De su antiguo novio poco más menciona que su nombre, Miguel, que la llama con insistencia, llamadas que ella no atiende, y que le molesta que le pregunten por él .

Elena es su mejor amiga y vive en Nueva York. Tienen una fluida relación epistolar y telefónica. Un día le pide un favor. Sus padres deben desplazarse a la citada metrópoli y en Madrid queda solo su abuelo Silvio, un hombre de 88 años.  El favor consiste en que lo visite y  haga compañía una o dos veces a la semana. Goza de buena salud pero a esa edad ya se sabe. Elena y su madre estarían más tranquilas si Cecilia vigilase que nada ocurre fuera de lo normal en la vida del anciano.

Cecilia no es capaz de negar favor alguno a su amiga y se compromete a realizar las visitas propuestas.

Pese a sus años Silvio tiene un aspecto  excelente, con un parecido a Gregory Peck en Gringo Viejo que sorprende a nuestra protagonista la primera vez que acude a su domicilio. En la casa hay otra persona, una asistenta sudamericana llamada Lucinda, discreta,  silenciosa y eficiente.

El viejo la recibe con frialdad, incluso con algo de violencia. La confunde con una visitadora  social. Cuando se aclaran las cosas su actitud cambia y le pide disculpas. Desde ese momento nace entre ambos un sentimiento de afecto y confianza que los lleva a no tener secretos el uno para el otro.

La vida de Silvio no ha sido tan normal como su actual situación puede dar a entender. Él va contando aspectos de su infancia en una pequeña ciudad de provincias, Ribanova, donde conoce a Zachary West y su hijo adoptivo, Elijah, un niño negro de su misma edad, del que se hace amigo íntimo.  Con ellos viaja a diversas ciudades y países. En uno de estos viajes traban amistad con un violinista judío de nacionalidad polaca y con su hijo, Amos e Ithzak Sezcmamm, circunstancia que tendrá capital importancia en su vida.

El estallido de la guerra civil española trunca la relación con los West. Terminada ésta y con Silvio trabajando en un Ministerio, se reanudan los contactos. Está a punto de comenzar la segunda guerra mundial y Zachary le pedirá un favor con relación a sus amigos polacos que Silvio no atenderá.

Terminada la guerra mundial y conocido por el mundo entero los desastres del holocausto, Silvio se siente culpable de las muerte de sus amigos judíos. Este hecho hace que comience una nueva y arriesgada vida en unión de Zachary y con un objetivo concreto, descubrir nazis ocultos donde quieran que estén.

Ese es el quid de la novela. Esa historia de clandestinidad en que Silvio se envuelve para expiar la culpa que siente por no haber ayudado a los Sezcmamm cuando fue requerido para ello.

Cecilia es la receptora de todas estas revelaciones. Silvio ha encontrado en ella a la persona a quien confiarle este secreto. Parece probado que Cecilia ha hererado de su madre la virtud de recibir confidencias y dar la seguridad de que no serán divulgadas salvo que así se quiera. También estos encuentros van consiguiendo que el dolor por la muerte de su progenitora  mengüe y acepte su pérdida como algo que inevitablemente tuvo que suceder.

La novela tiene una lectura fácil, no cansa e incluso llega a enganchar. Es muy emotiva e intimista. Cada personaje principal, Cecilia y Silvio, narran en primera persona, lo que clarifica el lugar y momento en que cada acción transcurre. Es posible que algunos lectores consideren poco logrado el climax de misterio e intriga con que la autora deseó impregnar la historia, pero seguro que durante el desarrollo de la misma todos se sentirán emocionados con algunos de los pasajes y situaciones que se narran.

El final es reconfortante. Silvio se siente tranquilo sabedor que su secreto ya no lo es y puede esperar el fin de su existencia con serenidad. En cuanta a Cecilia la experiencia vivida la ha hecho más fuerte y vital. Ha cogido nuevos ánimos con los que enfrentar al día a día de su, hasta entonces, anodina vida.

Marta Rivera de la Cruz, nació en Lugo en 1970.

Comenzó su carrera lieteraria en el año 1996 con la novela El refugio, que resultó ganadora del II Premio de Novela Corta Joven y Brillante.

Dos años más tarde, en 1998, obtuvo el III Premio Ateneo Joven de Sevilla de Novela con su obra Que veinte años no es nada, en la que relata  la pasión irrevocable que Luisa siente por un famoso escritor, Cósimo Herrera, veinte años mayor que ella.

En el año 2000 publica las novela Linus Daff, inventor de historias, así como el libro de viajes Viajar a Chipre. Además de la novela , cultiva el ensayo y en 2001 aparece Fiestas que hicieron historia.

Hotel Almirante es su siguiente novela, Se publica en el año 2002 y  gira en torno al misterioso descubrimiento del cadáver de una bellísima joven en un lujoso hotel. Un años después, en 2003 publica Tristezas de amor, una nueva incursión en el género del ensayo. En 2004 aparece Grandes de España.

La novela que nos ocupa, En tiempos de prodigios, resultó finalista del Premio Planeta de Novela del año 2006.

En febrero de 2008 decide apoyar las movilizaciones de la asociación “Galicia Bilingüe“. Una asociación sin ánimo de lucro que se define como “apartidista e independiente, cuyo fin primordial es lograr para los ciudadanos de Galicia los mismos derechos lingüísticos que disfrutan los ciudadanos de las democracias con mas de una lengua oficial”.  En algunos sectores han interpretado que el fin primordial de dicha asociación es defender la superioridad jurídica y social del español frente al gallego, basándose en un monolingüismo parcial y enfrentando a los gallegos en dos comunidades de hablantes.

En este mismo año 2008 resultó ganadora del V Premio Anaya de Literatura Infantil y Juvenil convocado por el Grupo Anaya y Ámbito Cultural de El Corte Inglés. La obra premiada fue “La primera tarde después de Navidad”.

En 2009 publicó La importancia de las cosas, y en 2010 Sombras.

Es licenciada en Ciencias de la Información y especialista en Comunicación Política por la Universidad Complutense de Madrid y profesora de escritura creativa en la Escuela de creación literaria Hotel Kafka de Madrid.

Colabora en diversos medios como El País Semanal y el programa de radio Al sur de la semana de la cadena COPE y Ámbito Cultural.

Es hija del conocido periodista lucense Francisco Rivera Cela.

Posted on 5 Novembro, 2011, in Actividades do club, Club Castrillón, Libros lidos and tagged . Bookmark the permalink. 3 Comentarios.

  1. Una nvela de muy facil lectura:
    Los personajes demasiado responsbles; para mi,poco creibles

  2. Efectivamente es una novela fácil de leer. A mi me parece que la trama esta bien urdida pero no tanto bien narrada. Así como en lo relativo a la parte intima de Cecilia, la relación con su familia y especialmente con su madre, la autora en ocasiones nos emociona y nos hace sentir lo que ella quiere que sintamos, en lo que respeta a la historia de Silvio flojea.Es probable su actividad como agente doble, pero no alcanza un climax de intriga y misterio que nos haga sentir incertidumbre alguna. Es todo muy plano. Esta bien la descripción de los personajes de esta parte de la historia, pero le falta algo, le falta tensión.En todo caso me alegro haber conocido a esta paisana, que no para de darle al word y editar obras.

  3. Me ha resultado fácil de leer y me ha entretenido.Pero creo que la autora se ha excedido con el tema de la madre;a veces te emociona pero otras,te sobrepasa.Recomendable .

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

w

Conectando a %s

%d bloggers like this: