Diario del año de la peste de Daniel Defoe


No ano 1722 Daniel Defoe publica “Diario del año de la peste”. É unha novela ambientada no ano 1665 en Londres, ano da peste, da gran epidemia, da morte negra. Defoe intenta facernos participes dunha crónica, coma se o que estivese contando fose a súa experiencia pero o autor contaba con cinco anos en dito ano.

A novela esta escrita de corrido, sen pausa, sen capítulos, coma se quixese facernos participes dese clima de medo, de caos, das presas por escapar desa morte negra. Cita barrios e rúas  de Londres para afianzar a verdade da súa historia. É testemuña dos comportamentos humanos: dos heroicos e dos mesquiños.

Daniel Defoe é outro deses escritores ingleses de vida fascinante. Nado en 1660 e tivo unhaa educación desordenada, gañouse a vida con distintas actividades sin éxito, estivo condenado á exposición na picota por un panfleto político, pasouse dun bando político a outro, actuando como espía e con varias traicións a súas costas… No ano 1719 publica Robinson Crusoe, que lle daría fama case inmediata, ó igual que Moll Flanders. Finaría no 1731, vivindo na clandestinidade e fuxindo das súas deudas.

Al estar paralizados todos los ramos de actividad, los empleos cesaron, desapareciendo el trabajo y, con él, el pan de los pobres; y los lamentos de los pobres eran, ciertamente, muy desgarradores al principio, si bien el reparto de limosnas alivió su miseria en ese sentido. Cierto es que muchos escaparon al campo, mas hubo miles de ellos que permanecieron en Londres hasta que la pura desesperación les impulsó a salir de la ciudad, al solo fin de morir en los caminos y servir de mensajeros de la muerte, pues hubo quienes llevaron consigo la infección y la diseminaron hasta los confines más remotos del reino.
Muchos de ellos eran los miserables seres de objeto de la desesperación a que he aludido antes; y fueron aniquilados por la desgracia que sobrevino después, pudiendo decirse que perecieron, no por la peste misma, sino por sus consecuencias; señaladamente, de hambre y de escasez de todas las cosas elementales, sin alojamiento, sin dinero, sin amigos, sin medios para conseguir su pan de cada día ni nadie que se lo proporcionase, ya que muchos de ellos carecían de lo que llamamos residencia legal y por ello no podían pedir nada a las parroquias.

Posted on 2 Marzo, 2011, in Club Forum tardes and tagged , . Bookmark the permalink. Deixar un comentario.

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s

%d bloggers like this: